Fanny Lu superó la 'tusa': los secretos ocultos en su nueva canción

Marzo 16, 2022 - 01:40 a. m. 2022-03-16 Por:
Isabel Peláez R., reportera de El País
Fanny Lu

Fanny Lu es mamá de Mateo y Valentina, fruto de su relación con Juan Carlos Madriñán, empresario, de quien se divorció en el año 2010.

Tomado de redes sociales

Fanny Lu se cansó de cantarle a esos que no eran para ella, a los fanfarrones y donjuanes, de pedirles mucho más que flores. Siente que el mundo está esperando música bonita, canciones que ericen la piel, que devuelvan la fe perdida en los finales felices. Y quiere celebrar el amor correspondido, el de su propio cuento de hadas, que cimentó primero con su autoestima.

La artista caleña, jurado de varias de las temporadas del programa de canto La Voz, anunció con el video de su canción Valió la Pena, que se casará con su novio, el empresario peruano Mario Brescia, luego de más de 8 años de relación. Antes, sus más tres millones de seguidores en las redes sociales llenaron de ‘likes’ la foto en la que mostró su anillo de compromiso.

“Como agüita en un día de verano, un rayito de sol temprano, tú me haces feliz hasta con cosas pequeñas. Contigo nada me ha faltado, hasta la luna me has bajado, y aunque suene trillado a mí ya no me da pena sentirme así.... tan bella, tú me haces sentir tan bella, de tu vida soy la estrella, la protagonista de esta historia que es tan bella. Tú me haces sentir tan bella. Estaba tan acostumbrada a que el amor doliera, si fue por llegar a ti, valió la pena”, canta desde una playa de Puerto Colombia, escenario de su video.

Confiesa que aunque sigue divirtiéndole cantarle al despecho, quiere ser genuina en sus nuevas letras. “Cuando tú llegas a una persona que ama cada centímetro de tu cuerpo, de tu corazón, de tu alma, de tu mente, cuando valora cada cosa que has hecho, cuando aprecia tus gestos, tus malgenios y tus buenos genios, aprende a entenderte, y no te quiere cambiar, es un amor hecho para ti, que Dios nos manda”, dice la caleña.

Fanny Lu

Fanny Lu, artista caleña.

Especial para El País

Ella, que no es muy dada a compartir sus historias personales, se sincera y admite que es su “recompensa”, como le dice a su novio Mario. “nace desde el corazón, de una historia muy bella, de un sentimiento muy grande de agradecimiento. Cuando agradeces reconoces esos regalos que te bajan del cielo. Quería compartir con la gente este sentimiento hermoso y esta relación tan bonita y sincera que me ha dado una felicidad muy grande”.

La canción fue un regalo de Navidad para su novio, en diciembre, mes en el que se comprometieron. Aunque lo mantuvieron muy privado. Su equipo de trabajo la animó a lanzarla y al final ella accedió y pensó en un video como “un tributo a los finales felices, a las recompensas, a las historias de amor”.

Al publicar una foto del video para generar expectativa, “la gente asumió todo de una manera tan bella, que pensé eso es Dios, que como yo soy tan reservada con mis temas personales, me ha dado de regalo que mis fans celebren conmigo este momento”.

No es un lanzamiento más en su carrera, dice Fanny que “nace de ocho años de historia, de un amor tranquilo, respetuoso, valioso, tan sano que no pensé que existía”.

Por eso lo lanzó justo el 8 de marzo, el Día Internacional de la Mujer, para dar un mensaje: “Muchas mujeres nos embarcamos en relaciones dolorosas y tormentosas y el amor no tiene que doler. Es un regalo de Dios que mereces tener, pero depende de las decisiones que tomes”.

Ella fue de las que creyó que los cuentos de hadas no existían, que solo sucedían en las películas, “tu cuento de hadas lo creas tú y tiene que ver con tus decisiones y la persona que escoges. Nos dedicamos a excusar amores y encontramos todas las justificaciones de las cosas malas, que sabemos que no nos convienen; nos conformamos con un amor mediocre y doloroso y nos privamos de la real felicidad a la que tenemos derecho”.

“Estoy en un momento donde todo lo hago desde el corazón. Decidí
hacer de mi música un canal con mensajes reales”, Fanny Lu.

Advierte que si bien “cuando eres feliz, eres poderosa y cuando tienes un amor que te respalda andas por el mundo sintiéndote que nada te puede pasar”, todo llega con la autoestima, “la semilla del empoderamiento. Cuando tú te amas y tienes el complemento de otro ser que te ayuda a ser cada vez mejor, te incentiva y te acompaña, germina lo demás”.

“Quiero invitar a mis mujeres a que creamos en esa felicidad, que mi música sea un canal para que seamos nosotras mismas, y aprendamos a valorar lo que somos, no mostrarnos diferentes para que nos valoren”, dice en defensa del amor correspondido, merecido y feliz.

“Fueron tantas las puertas las que tuve que tocar, fueron tantas lágrimas las que tuve que llorar, para llegar a ti”, canta Fanny Lu, quien asegura que “cuando sufres bastante y llega alguien así, lo recibes como un premio después del dolor; yo sufrí y me afectó mucho, porque creía en la familia, en la felicidad, en el amor eterno y todo se derrumbó”.

Admite que entonces sintió “que el amor no era tan bonito, que dolía, que era injusto, incierto. Decía ‘¿por qué yo? Si he sido tan buena mamá, esposa, tan bonita. Quería un núcleo familiar sólido, pero cuando eso no se da, hay que valorar lo que esa persona te dio, promover el respeto hacia él por parte de tus hijos y rezar mucho por él. Pero darte la oportunidad de construir otro núcleo familiar que parta del amor”.

Llegó a creer en eso de que “todos son iguales”, o “mejor malo conocido que bueno por conocer”. “Pero entendí que mi felicidad no dependía de nadie más sino de mí, y al ser yo misma, confiar en mí, amarme, empecé una relación con independencia y certeza de lo que soy y cuando vi que él lo recibió con los brazos abiertos sin esperar nada diferente, transformé mi forma de pensar”.

Ahora cree en los finales felices y en las recompensas. Y junto a su nuevo amor construye una familia, “con sus hijos y mis hijos y se siente tan sólida, tan bella y tan estable como la otra. Es mi recompensa porque después de llorar tanto, no hago sino reír y agradecer. Recompensó esas dudas y sufrimientos, llegó a traerme un amor sano, en el que no tengo que cuestionar, ni sufrir”.

VER COMENTARIOS