Un café con Juan Sebastián Mesa, director antioqueño

Un café con Juan Sebastián Mesa, director antioqueño

Septiembre 04, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Especial para GACETA
Un café con Juan Sebastián Mesa, director antioqueño

Juan Sebastián Mesa director antioqueño

El 15 de septiembre se estrena en Colombia 'Los Nadie', la película de este director antioqueño que abrió el Festival de Cine de Cartagena y que retrata un anhelo: viajar, ser libres.

¿Por qué contar la historia de las personas a las que siempre, en los semáforos, les subimos el vidrio: los malabaristas, limpiavidrios, las estatuas humanas, los excluidos?

Se me ocurrió un boceto inicial de la historia durante un viaje que realicé por Sur América con unos amigos hace ya cerca de seis años. Y durante el viaje conocí muchísimos malabaristas y artistas callejeros  que se dedicaban a viajar y a vivir la vida un poco más libres a lo que estamos acostumbrados. Entonces comencé a escribir ese boceto, y cuando llegué a Medellín experimenté ese impacto de volver a la rutina de una ciudad, y empecé a buscar personajes que representaran ese sentimiento de querer irse de nuevo, que fue lo que de alguna forma me llevó a mí a hacer el viaje. Llamé a un amigo que hace parte de la película y le pedí que me explicará cómo eran las dinámicas de los artistas callejeros, y fue cuando me empecé a meter en ese mundo, entenderlo mejor, porque son ellos, los artistas de la calle, los que representan muy bien ese sentimiento de querer partir. Así surgió ‘Los nadie'.

La película la hicimos con un grupo de amigos que estudiamos Comunicación Audiovisual en la Universidad de Antioquia y que conformamos Monociclo, una  productora. Aunque también del proyecto hicieron parte muchas personas que nos cobijaron. 

¿Cómo fue estrenarla abriendo el Festival de Cine de Cartagena, y en primera fila el Presidente Santos?     Es interesante saber qué piensa él sobre, precisamente, ‘los nadie’ del país…

La idea de la película era también hablar de la gente que vemos todos los días en la calle  y que sin embargo es como si no la viéramos, que trascendiera esa superficialidad con que se mira a los artistas callejeros. Nos parecen raros, particulares, pero en realidad detrás de ellos hay un montón de sentimientos y de situaciones que valía la pena observar. 

Ahora, que la película la viera el Presidente para mí fue muy interesante. No me lo esperaba. Pero creo que fue un mensaje muy directo a una persona que  determina en gran parte el rumbo de este país. Nunca imaginé que mi primer público fuera a ser ese, pero fue interesante haber enviado el mensaje. El Presidente vio toda la película. Me gustó que no se fuera.  

Es una película, aunque hecha en Medellín,  muy latinoamericana, universal: en toda ciudad del mundo hay un artista en un semáforo.

Yo creo que ese sentimiento de querer viajar, escapar, es muy generalizado. Cuando yo viajé, vi gente que estaba subiendo por Sur América mientras nosotros estábamos bajando. Es muy latinoamericano eso de querer  conocernos a nosotros mismos, ver porqué somos tan distintos pero también porqué nos conocemos tanto.

En la película sin embargo ese sentimiento de querer viajar está ligado también a una frustración: estar en un país que no te da las oportunidades que esperas.

Sí, es un no pertenecer pero al mismo tiempo pertenecer a un grupo muy pequeño. La película también retrata esa etapa tan difícil en la vida que es salir de la adolescencia, el momento donde todos te señalan, te preguntan qué vas a hacer. Y lo que muchos  quieren es simplemente vivir la vida, recorrer el mundo, conocerlo. Su forma de ser felices y ser exitosos no radica en conseguir un trabajo o tener poder, dinero.  

Sin embargo el contexto actual del país, el acuerdo de las Farc, puede despertar otro sentimiento: las ganas de quedarse para construir una Colombia diferente, construir la paz.

 Aunque la película no va por ese lado, sí creo que puede generarnos un poco esa reflexión. Colombia es un país con muchísima de su gente viviendo por fuera a causa del conflicto.

Me parece en ese sentido que este puede ser un buen momento propicio para volver y empezar a mirar de nuevo hacia adentro, hacia el país.

 ¿De dónde viene eso de  ‘Los nadie’?

 Es un poema de Eduardo Galeano bastante latinoamericano. Habla de la vida de estos seres humanos invisibles para la sociedad.

La última pregunta

¿Por qué el cine?

Siempre me había gustado el cine,  pero lo que me llevó hacia lo audiovisual fue la fotografía. Fue también lo que me llevó a viajar. Veía el cine demasiado costoso, demasiado complicado, pero en medio de estar trabajando en fotografía me di cuenta que hacer cine no era tan lejano. El cine es el lugar donde puedo conjugar dos cosas que me gustan mucho: escribir historias y narrar con imágenes.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad