'El hipnotista', una película que se mueve entre la tensión y el drama

Escuchar este artículo

'El hipnotista', una película que se mueve entre la tensión y el drama

Julio 15, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Claudia Rojas .A. | Especial para Gaceta

Este thriller sueco, basado en la novela del mismo nombre, dirigido por Lasse Hallstrom quien regresa a su país luego de trabajar en Hollywood.

El comienzo de esta película no podría ser mejor. El gimnasio de un colegio se convierte en escenario del asesinato de un entrenador, muerto a cuchilladas. Al lugar acuden toda suerte de investigadores, entre los que encuentra Joona Linna, un detective solitario que se apersona del caso. Sin embargo aquello es solo el comienzo, porque unas cuantas horas después el detective descubre que la familia de aquel hombre también ha sido asesinada casi a la misma hora, quedando como único sobreviviente el hijo adolescente.Así empieza la investigación a la que poco después se vinculará Erick Bark, un médico caído en desgracia por haber utilizado la hipnosis algunos años atrás. Entonces empieza otro conflicto, aquel médico vive su propio drama personal en medio de un matrimonio que está en crisis por cuenta de una infidelidad ocurrida en el pasado. El médico, adicto a las pastillas para dormir, no muestra muchos deseos de involucrarse en la dichosa investigación. A su vida le sobra drama para meterse en algo más. Entonces la película cambia de intensidad y aquello que empezó veloz y sin preámbulos, ahora se convierte en una narración pausada, que no parece avanzar con suficiente velocidad. Es obvio que los detectives continúan empeñados en averiguar quién es el verdadero asesino, pero el único testigo se encuentra gravemente herido. De ahí que sea necesaria la hipnosis. Sin embargo el intento pronto se desvanece y la película de repente da un giro repentino, complicándola un poco y, por qué no, haciéndola lucir un poco más forzada. El hijo del hipnotista es secuestrado y éste es forzado a detener su investigación. Pero esto produce un efecto contrario, ahora sí al médico hipnotista le sobran motivos para intentar llegar al fondo de todo y a partir de ese momento se une con el detective Joona para lograr encontrar al culpable. ‘El hipnotista’ es la adaptación de una novela que lleva el mismo nombre, escrita por Lars Kepler, a quien se le da muy bien esto del suspenso y en sus páginas logra mantener al lector al borde de la tensión. La obra fue llevada a la pantalla por Lasse Hallstrom, quien lleva mucho tiempo radicado en Hollywood, dedicado a la dirección de películas más comerciales, entre ellas ‘Querido John’ (2010) y ‘Chocolate’ (2000).Retorno a las raícesEl regreso de Hallstrom a su país, obedeció un poco a su deseo de cambiar de género. Acostumbrado, como estaba, a las películas comerciales (románticas y comedias), esto de contar una investigación le exigió mucho más que inscribirse en la última moda de la industria cinematográfica escandinava que en los últimos años ha apostado por la adaptación de novelas policíacas. Baste recordar la famosa trilogía de ‘Millennium’ (‘El hombre que no amaba las mujeres’, ‘La chica que soñaba con una cerilla y con bidón de gasolina’ y ‘La reina en el palacio de las corrientes de aire’), que fue tan bien recibida por el público y la crítica.‘El hipnotista’, sin embargo dista mucho de mantener la tensión que le es propia y necesaria a este tipo de películas. Por el contrario, Hallstrom invierte más tiempo en las relaciones interpersonales y ahonda en los dramas sicológicos. De ahí que haya secuencias conformadas por diálogos íntimos, puestos al servicio de la pareja conformada por el hipnotista y su esposa, quienes intentan sobreponerse a su drama cotidiano con tal de salvar a su hijo. Este propósito produce en la película un efecto contrario. En lugar de acelerar la acción y poner todas las pruebas en un tobogán que desembocará en una resolución sorpresiva, confunde y altera el género. De repente aquello que debía ser solo intriga y tensión, termina siendo también un asunto de pareja que intenta expiar sus culpas mientras resuelve un misterio. Un misterio que por demás se resuelve medio fácil y sin mucha investigación. Una pista lleva a la otra y la tensión se disuelve a punta de diálogos y explicaciones habladas. Después de todo, las apuestas del director siempre estuvieron puestas en otro aspecto. Su interés como lo dijo en alguna oportunidad no era sacrificar a los personajes en servicio de la trama, pues si bien ‘El hipnotista’ es una historia policiaca, “la película no trata de indagar en la psicología criminal, o de lo que ocurría en la familia asesinada, sino que se fija más en el hogar del médico, el hipnotista. El libro en el que se basa la película trata en cambio de dar un fundamento psicológico más completo sobre el comportamiento del chico”. Y este cambio es tal vez el que menos convences a los seguidores del libro quienes no pueden perdonarle al director el haber cifrado sus apuestas en algo distinto a la tensión. Para otros, por fortuna, este cambio es bien recibido.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad