Chris Gardner: el gurú de la felicidad

Chris Gardner: el gurú de la felicidad

Septiembre 28, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Paola Guevara | Editora Vé / Isabel Peláez | Reportera de El País
Chris Gardner: el gurú de la felicidad

Chris Gardner, líder motivacional internacional.

Entrevista exclusiva con Chris Gardner, el hombre que inspiró la película ‘En busca de la felicidad’, protagonizada por Will Smith. Pronto dará su conferencia en Cali.

Cali, que se ha convertido en un destino atractivo para las grandes figuras de la espiritualidad y el desarrollo personal, recibirá este 8 de octubre al reconocido autor y experto en capital humano Chris Gardner, cuya historia de triunfo conmovió e inspiró a millones de personas en el filme ‘En busca de la felicidad’, protagonizado por Will Smith.El filme inspirado en la vida real, cuenta cómo Gardner pasó de ser un padre soltero, quebrado y sin hogar, a convertirse en un exitoso corredor de bolsa y líder mundial al que, por añadidura, la fortuna le ha sonreído generosamente. Como un adelanto de lo que será su charla en Cali, respondió esta entrevista para El País. ¿Cuál es el más importante mensaje que puede darle al pueblo colombiano en medio del actual Proceso de Paz? Cuando la paz esté de por medio, abrácenla. Ámenla. Reténganla tanto como sea posible. Porque fácilmente les puede ser arrebatada. Y cuando no tengan paz, ámenla igual, deséenla, añórenla, porque solo así podrán apreciarla cuando llegue. De esta forma, siempre podrán aprender algo verdadero acerca de ustedes.¿Cómo y dónde aprendió usted el principio rector de su vida: “Que nadie te diga que no puedes lograrlo”? Claramente recuerdo cuando le dije a mi ‘ex’ que quería volverme un corredor de bolsa. Llegué a casa y ella me ofreció un par de palabras que recuerdo bien: eran “delirante” y “poco realista”. Ella tenía razón en cierta forma, pues las grandes firmas de Wall Street comenzaban a requerir gente que tuviera un MBA, para ser aceptados en su programa institucional de entrenamiento. Yo ni siquera había ido a la universidad. No significaba que no fuera listo. No significaba que no fuera brillante, pero lo cierto es que yo no tenía un título universitario. Los hechos estaban en mi contra, pero seguí intentando por una razón: mi madre. Yo tuve una de esas madres de la vieja usanza, quien me repetía con mucha frecuencia, cada día: “Hijo, puedes ser o hacer cualquier cosa que te propongas”. Y yo le creí. Y aparentemente llevé esta creencia muy lejos. Miles de veces me dijeron que no lo podría lograr. Hice entrevistas por un año, sin tener ninguna garantía, solo para ser aceptado como pasante. Pero después de mucha persistencia mi sueño se hizo realidad. Su testimonio de vida ha tenido impacto global, ¿qué siente cuando la gente se le acerca y le dice “su historia cambió mi vida”? Cada vez que alguien viene a mí, yo me siento abrumado. Escuchar que causé impacto en la vida de alguien, que alguien cambió sus circunstancias, me da un propósito para vivir. v¿Cuál es la visión del mundo que tienen sus hijos, Christopher (interpretado por Jaden Smith en la película ‘En busca de la felicidad’) y Jacintha? Oprah Winfrey le preguntó a mi hijo: ¿Qué recuerdas de ese tiempo difícil en tu vida? Y él respondió: “Todo lo que recuerdo es que cada vez que miraba, mi padre estaba allí”. Nunca se dio cuenta que éramos mendigos sin hogar. Me siento orgulloso de saber que mi hijo nunca supo cómo se siente no tener casa, solo tiene un dato de esa época: yo estuve ahí. Es lo único que necesitó recordar. Mis dos hijos, Chris Jr. y Jacintha ven el mundo como lo que es: una oportunidad para abrir otra oportunidad. Hoy en día, los dos son emprendedores. Chris Jr. es productor musical y Jacintha Gardner es diseñadora de interiores. ¿Cuáles son los resultados de su lucha contra la inequidad social? Como CEO de la felicidad, estoy trabajando duro para empoderar a la gente con mi mensaje. Quiero ayudar a crear una nueva visión, un sueño universal. Alguien tiene que aumentar la llama. Los chicos necesitan ver la luz de la oportunidad y saber que obtener el sueño universal es posible. Hay que ir un paso más allá y saber que este es el tiempo en que todos nosotros contribuimos a crear una nueva visión del universo, una nueva visión que diga: “Encontrar balance en tu vida es tan importante como encontrar balance en tu chequera“. Una visión que diga: “Estar empoderado de algo es mejor que creer que se tiene derecho a algo”. Una nueva visión que diga: “Mientras hagas las cosas bien, no hay requerimiento para que alcances la felicidad en tus propios términos”. Una visión que diga: “Lo que haces no determina lo que eres”. Una nueva visión que diga: “No confundiré mi valor personal con mi popularidad en las redes”. Los resultados han sido miles y miles de cartas de personas de todo el mundo que dicen: “Gracias por creer en mí”. Pero el hecho más relevante es que ellos hicieron la diferencia en sus vidas porque creyeron en ellos mismos. Eso se llama invertir en Capital Humano. ¿Cuál es su visión acerca del dinero y las posesiones materiales en la búsqueda de la felicidad? Puedes hacer dinero, puedes perder dinero, pero no puedes hacer tiempo. Ese último latido de tu corazón no volverás a sentirlo de nuevo. Puedes preguntarle a cualquiera: “Cuánto más tendrás que trabajar antes de poder retirarte”, y lo sabrán. Podrás preguntarles: “Cuánta gasolina te queda en el carro”, y también sabrán. Pero si preguntas: “Cuánto tiempo te queda de vida”, ninguno de nosotros lo sabe. ¿Usted cree que habría hecho las cosas maravillosas que hizo si no hubiera tenido a su hijo como motor? Absolutamente no. Me apoyé en esa cosa que me hacía feliz: mi hijo. Cada día, cuando hacía esas 200 llamadas, era en su cara en lo que estaba pensando. Me hice a mí mismo una promesa a los 5 años de edad: cuando creciera y me convirtiera en un hombre, mis hijos sabrían quién es su padre. Mi amor por mi hijo y esa promesa eran toda la motivación que necesitaba. ¿Qué es la ‘Genética espiritual’? Es lo que te hace ser tú. No tiene nada qué ver con la anatomía, la biología, la química o la física. Es esa parte de ti que no puede ser medida o analizada o cuantificada, esa parte de ti que no tiene nada qué ver con el tipo de sangre, el ADN o la pigmentación de tu piel. Esa parte de ti que está más allá del alcance, investigación o comprensión de la ciencia, la medicina o la tecnología.¿Esa genética espiritual nace o se hace? No hay nada que un científico pueda poner bajo un microscopio que le diga cómo te volviste quien eres como hombre o como mujer. Este es un hecho totalmente espiritual. Por ejemplo, yo elegí abrazar el espíritu de mi madre, quien me dijo muy a menudo, todos los días: “Hijo, puedes ser o hacer lo que te propongas”. Ella no dijo “Puedes tenerlo todo”, ella no dijo “puedes comprar cualquier cosa”, ella no dijo “lo tendrás todo garantizado, asegurado o escriturado”. Ella dijo “puedes ser o hacer cualquier cosa que te propongas”. Y esa esa una sentencia muy superior a las demás, porque si puedes ser o hacer lo que quieras, entonces todas las demás cosas también te llegarán.¿En qué consiste su 'C-5 Complex'?En mi más reciente libro, ‘Comienza donde estás’, escribo acerca de la esperanza. Nadie en este planeta aprecia más la esperanza que yo, pero, ¿saben qué? No quiero desmoralizar a nadie pero, ¿saben lo que es la esperanza? Esperanza es ser un padre soltero y trabajador esperando que el billete que tiene en el bolsillo le alcance hasta la próxima quincena. Es bueno tener esperanza, pero es aún mejor tener un plan. Y hablo en mi libro de algo que he llamado el ‘C-5 complex’, que significa que tu plan debe ser claro, conciso, convincente, y debes ser consistente y comprometido con él. ¿Cuál es su consejo final para la gente que atraviesa por una situación económica difícil, como la que usted superó? Cuando yo era un desamparado, siempre tuve esperanza y un plan. Y ese plan era no excusarme o disculparme a mí mismo. Me hice a mí mismo la pregunta más obvia de la vida: “¿Por qué me pasó esto?”. Y la más brutal de las preguntas: ¿Cómo llegué aquí? Y la respuesta fue aún más brutal: “Yo me conduje hasta aquí”. Yo tuve todo qué ver con las situaciones y circunstancias que me condujeron hasta aquí y que se convirtieron en mi vida. ¡Yo me conduje a mí mismo hasta aquí! Y hubo algo muy empoderador en el hecho de decirlo, porque no podrás cambiar nada hasta que no te apropies de ello, hasta que no te empoderes y asumas tu responsabilidad: “Yo me conduje hasta aquí”. Y lo liberador es que si yo me conduje a mí mismo hasta aquí, yo también puedo conducirme fuera de aquí. En otras palabras, solo nosotros podemos cambiar la dirección de nuestro futuro. Esa es la razón por la que hay gente que hace mucho dinero en tiempos de crisis económica.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad