El pais
El gasto en alimentos de los hogares caleños creció 6,63 % durante el año pasado. En total las familias de la capital del Valle del Cauca destinaron a este rubro $15,11 billones. En 2018 el gasto en alimentos solo aumentó 3,64 %. | Foto: Archivo El País

CANASTA FAMILIAR

Precios de productos de la canasta familiar se mantendrían estables durante los próximos meses

La caída en la demanda de los hogares caleños y del país llevó a que la inflación presentara variaciones negativas en mayo.

8 de junio de 2020 Por: Redacción de El País

Los precios de los alimentos y productos de la canasta familiar en Cali y Colombia permanecerían estables en los próximos meses, debido a que la demanda de los hogares no se recuperará tan rápido, según opinan analistas.

En mayo pasado el Índice de Precios al Consumidor, IPC, en la capital del Valle fue negativo con una variación de -0,27%, siguiendo la misma tendencia nacional (-0,32% en Colombia).

Los rubros que más impactaron el indicador en Cali fueron: Información y comunicaciones con una variación de precios de -3,01; muebles para el hogar, -1,59 %; alimentos, -0,41% y transporte, -0,36 %.

Julio César Alonso, director del Centro de Investigaciones en Economía y Finanzas, Cienfi, considera que hay dos elementos a tener en cuenta: “lo que más cayó fue información y comunicación porque hubo una reducción temporal del IVA en los planes de telefonía, lo que provocó la baja de los precios. La segunda variable a tener en cuenta es que hay muchos precios que cayeron drásticamente por la pandemia, pues los negocios han estado cerrados”.

Agregó el académico que la cotización del dólar también ha cedido y con ello desaparece la presión inflacionaria en alimentos y productos importados.

Lea también: Gobierno afirma que seguirá apoyando a los empresarios y empleados durante la pandemia

“Todo eso hace que veamos en mayo la variación negativa de precios y uno esperaría que la inflación en los próximos meses siga muy estable, lo que es bueno para los hogares, pues sería más grave tener una crisis con altas tasas de desempleo y además una inflación alta. En los escenarios estamos en los menos graves”.

Asimismo, Carlos Sepúlveda, decano de economía de la Universidad del Rosario, explica que lo que se vio con los datos de inflación es que el choque de demanda fue más fuerte que el de oferta. Es decir que la reducción en los ingresos de los hogares fue más profunda.

“Estamos iniciando un proceso de recuperación, lo que hace prever que la inflación, no necesariamente seguirá con cifras negativas, pero sí en niveles por debajo de lo esperado”.

El académico considera que para el segundo semestre del año se verá un periodo de recuperación, al principio lento y que el ingreso de las familias dependerá de qué tanto rápido se reactive la economía nacional.

¿Qué pasó con los alimentos?

Al principio de la cuarentena los alimentos sufrieron alzas, en abril pasado la variación fue de 1,45%, sin embargo, en mayo la situación cambió y según los datos del Dane, los precios decrecieron 0,41%.

Analistas explican que esto se debe a que la oferta se ha mantenido, pero la demanda de los hogares empezó a restringirse.

La baja de precios también se ha visto en la Central de Abastecimiento del Valle, Cavasa, que reportó para mayo una variación negativa de 3,10% en los precios de los productos, tendencia que se ha mantenido en el inicio del mes de junio. Por ejemplo, en el mercado del domingo los precios de los alimentos, negociados en este lugar, variaron -2,1%. A Cavasa entraron 4262 toneladas, cuando se esperaban 3300 toneladas, esto por efecto del cierre de la plaza de mercado Santa Elena.

“En este mercado mejoró el precio de la papa, en todas sus variedades, al igual que el de la cebolla cabezona, con bajas que oscilan entre 8% y 29%. Este balance es positivo para el consumidor final, ya que son los dos productos de mayor consumo en la región”, explicó Óliver Medina, jefe de Precios de Cavasa.

AHORA EN Economía