La historia del caleño que llegó a ser líder de la firma Palmolive en China

La historia del caleño que llegó a ser líder de la firma Palmolive en China

Abril 06, 2019 - 02:51 p.m. Por:
Aldda Livey Mera Cobo / El País
José Daniel Rodríguez Bolaños

José Daniel Rodríguez Bolaños, con su actual equipo de trabajo de Colgate Palmolive en la ciudad de Guangzhou, en República China.

Cortesía para El País

¿Cómo pasó José Daniel Rodríguez Bolaños de ser ingeniero de mantenimiento en la planta de Colgate Palmolive en Cali, al departamento de proyectos en la sede principal de Nueva York y luego gerente de investigación y desarrollo en una sede de la compañía en China?

Esta es la historia de 30 años de trabajo dedicado y buen juicio para tomar las decisiones correctas en el momento correcto.

Egresado del Instituto Técnico Municipal de Cali, José Daniel estudio Ingeniería Mecánica en la Universidad del Valle, que acompasó con su participación en el reconocido internacionalmente Grupo de Danzas de esa institución. Mientras allí bailaba los ritmos más propios de las costas Pacífica y Atlántica, se graduó.

Su primer empleo fue como ingeniero de mantenimiento en la planta de Colgate Palmolive en Cali, en 1988. Luego pasó al área de compras y más tarde al Departamento de Planeación de Producción, mientras a la par hacía un posgrado en negocios internacionales en la Universidad Icesi. Pronto fue ascendido a gerente de producción del área de productos de cuidado del hogar.

Esa trayectoria de 17 años de buenos resultados, le planteó la inquietud de crecer más profesionalmente, pues ya había alcanzado el máximo nivel en Cali. Para ello sabía que tenía que moverse internacionalmente.
Su deseo era ir a un país más desarrollado donde su familia, formada por su esposa, Adriana Rodríguez, bacterióloga también egresada de la Universidad del Valle, y sus hijas, las gemelas Natalia y Catalina, tuvieran mejores perspectivas.

José Daniel Rodríguez

José Daniel Rodríguez, en Nueva York, con su esposa, Adriana Rodríguez, bacterióloga, también egresada de la Universidad del Valle, y sus hijas, las gemelas Natalia y Catalina.

Cortesía para El País

En 2005 fue trasladado a la casa matriz en Nueva York, donde se desempeñó en el área de compras, después en la de estrategia de manufacturas y finalmente en la de manejo de proyectos, con tanto éxito, que en 2017 le ofrecieron la oportunidad de ir a la planta de Guangzhou.

En enero de 2018 viajó a la ciudad del Lejano Oriente, donde trabaja en el área de investigación y desarrollo de nuevos productos, en equipo con 60 ciudadanos chinos, 36 de ellos, profesionales, y 24 técnicos, con quienes se comunica en inglés porque no entiende nada de mandarín.
“Es una experiencia interesante porque es un proceso de aprendizaje, hay mucho qué aprender, es como una renovación donde se enfrentan cambios y retos”, comenta.

Mientras tanto, su esposa sigue ejerciendo su profesión en New Jersey, en una compañía que recibe donaciones de piel para tratamientos, injertos y reconstrucciones de pacientes que lo necesiten. Y su hija Natalia, estudia biología y matemáticas en la Universidad de Columbia, en Nueva York, y su hija Catalina, adelanta estudios de Economía y Ciencias Políticas en la Universidad de Northeasterm, en Boston.

Lo más difícil, dice José Daniel, es el crecimiento como persona y de su familia, porque cuando uno sale de su país, está expuesto a otras visiones y eso cambia la perspectiva de la vida y del mundo y se hace más sensible a otras situaciones. Por ejemplo, le llama la atención que en los Estados Unidos hay mucho trabajo social por los más necesitados y los más vulnerables, en cambio, en Colombia es muy escaso.

También le impacta que en la cultura anglo, la población lucha por otros derechos e ideales porque ya tiene sus necesidades básicas resueltas, lo que no ocurre en nuestro país. Algo más positivo aún, es que en Estados Unidos no son tan evidentes las diferencias entre clases sociales como se nota en nuestra sociedad colombiana.

“Y hay mucho respeto por la privacidad tanto en Estados Unidos, como en China. Allá nadie te dice si estás gordo o flaco, si bonito o feo, no hay esa presión social que existe aquí”, dice. Razón por la cual nunca sintió alguna muestra de discriminación por su condición afro. “En Colombia soy afro, en Estados Unidos soy latino y en China soy extranjero, así que nadie me ha dicho algo por eso”.

También destaca que la educación en Estados Unidos es muy importante y promueve un orgullo por los valores del país, están orgullosos de su historia y de los personajes que aportaron a ella, por pequeña que sea su acción.

José Daniel Rodríguez ‘Pibe’ Valderrama

De una visita del ‘Pibe’ Valderrama a la planta de la compañía en Cali, le quedó a José Daniel esta fotografía.

Cortesía para El País

“En Colombia solo nos hablan de Bolívar y Santander, pero no se sabe del líder de los años 60, o del indígena o del afro; en Estados Unidos desde la escuela se exaltan todas las personas, incluso, las del común que hacen algo destacado por la comunidad y a los niños se les inculca ese amor por esas personas y se les pone como un modelo a seguir”, comenta.

“Al verte fuera de tu país y lejos de tu familia, tiene su precio y eso es duro; es un proceso de aprender y desaprender”, comenta este ingeniero que ha vivido la experiencia del inmigrante. Por eso valora a los que inician de cero, porque “si para uno fue difícil, que al menos llegué a Nueva York con un empleo, un salario y ciertas garantías, cómo será para los inmigrantes que llegan con mucho sacrificio e indocumentados”.

En el campo laboral, dice que también “te miran con otras fortalezas, que tienes que desarrollar, comunicarte en un idioma diferente y ser exitoso en un entorno ajeno, porque el hecho de que seas exitoso en Colombia no significa que lo seas en el exterior. Todo depende de la flexibilidad y la capacidad de aprender que uno tenga”.

Por toda esta trayectoria profesional y personal destacada, este caleño fue postulado por la Fundación Color como aspirante al Líder Afro 2018, que otorga anualmente el diario capitalino El Espectador y que al final ganó el exministro del Medio Ambiente, Luis Alberto Murillo.

“Somos muchos colombianos trabajando en grandes compañías en el exterior, creo que por el hecho de que crecimos y nos formamos en épocas difíciles de conflicto y otras problemáticas, nos desarrolló la capacidad y el talento para ser exitosos en condiciones adversas; eso fue muy importante para lo que el mundo comenzó a vivir y nos dejó preparados para salir adelante en ambientes cambiantes e impredecibles, a tomar decisiones en situaciones de incertidumbre y eso nos dio fortalezas”, dice alrededor de su exitosa carrera profesional.

China

“Nadie sabe lo que es China hasta que no vive en ella”. Así lo plantea José Daniel Rodríguez sobre su experiencia de enfrentarse a una cultura distinta como la china.

En su opinión, China está creciendo económicamente a una gran velocidad, es un estado socialista, pero hace 30 o 35 años se abrió al mundo, aunque sigue siendo socialista, es regido por un solo partido, pero que les funciona, pero es uno de los países más capitalistas del mundo, donde ya existe la propiedad privada y tiene una economía de mercado.

“Lo más impactante es que se pueden hacer compras a la media noche y ‘online’, ya toman café, comen quesos, helados y les encanta viajar y gastar”.

La educación es gratuita, incluida la universidad, pero esta es manejada por el Gobierno y a ella solo acceden los más talentosos. El resto van a carreras técnicas, con las cuales luego encuentran empleo. “Allá no hay universidades privadas, pero los que tienen dinero salen a estudiar al exterior”, declara José Daniel.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad