Sigue la novela de la final de la Copa Libertadores entre River Plate y Boca Juniors

Sigue la novela de la final de la Copa Libertadores entre River Plate y Boca Juniors

Noviembre 27, 2018 - 11:54 a.m. Por:
Redacción de El País
copa libertadores boca juniors river plate

Empleados de la Conmebol retiran una base promocional de la Copa Libertadores, en el partido de la final de la Copa Libertadores entre River Plate y Boca Juniors en el estadio Monumental en Buenos Aires (Argentina).

EFE- El País

Un nuevo capitulo se dio en el novelón en que se ha convertido el juego de vuelta de la final de la Copa Libertadores entre River Plate y Boca Juniors.

Este martes y cuando todo apuntaba a una determinación definitiva para programarse el duelo de vuelta, la postura oficial de Boca Juniors es no jugar el partido hasta que salga la decisión del Tribunal de Disciplina de la Conmebol.  

La entidad rectora del fútbol suramericano tomó la determinación de jugar la final de la Copa Libertadores entre los días 8 y 9 de diciembre, fuera de Argentina y en un horario y sede aún por definirse.

La Confederación indicó que asumirá todos los gastos de viaje, hospedaje y alimentación de los planteles.

Aunque aún no se sabe en dónde se disputará dicho encuentro, Asunción, Miami y Santiago se perfilan como sedes alternativas viables, según medios argentinos.

Le puede interesar: Final de la Copa Libertadores entre River Plate y Boca se jugará por fuera de Argentina

Asimismo, se ha conocido de forma extraoficial que la Federación Colombiana de Fútbol ha ofrecido a las ciudades de Medellín, Cali y Barranquilla para albergar la final del torneo continental.

La serie se encuentra 2-2 tras el empate en el juego de ida de La Bombonera, y la vuelta se suspendió debido a que algunos hinchas de River agredieron el bus en el que se desplazaba el club Boca Juniors dejando algunos jugadores heridos.

Luego de la reunión de este martes en la mañana entre Alejandro Domínguez, presidente de la Conmebol; Daniel Angelici, presidente de Boca, y Rodolfo D'Onofrio, máximo dirigente de River, el titular de la entidad rectora del fútbol continental entregó detalles de la reunión.

"Nada justifica la violencia. No sé en qué momento se confundió que ganar o perder es de vida o muerte. No es posible que no podamos convivir en paz y en armonía", comentó Domínguez.

Te puede interesar: "Los estadios de fútbol no son lugares de violencia": Presidente de la Conmebol

En la misma rueda de prensa, el directivo paraguayo hizo énfasis en que se debe esperar la resolución del Tribunal de Disciplina para conocer su fallo y determinarse el futuro del título de la Libertadores.

"Si se juega el partido, será el sábado 8 o domingo 9 y fuera del territorio argentino. No están dadas las condiciones para que se juegue en Argentina. Hay que esperar el fallo del Tribunal", acotó el presidente de Conmebol.

Posterior a lo expresado por Alejandro Domínguez, fue Daniel Angelici quien habló con los medios ratificando la postura de Boca en "no jugar el partido", una declaración que le da un nuevo suspenso a una final que terminó siendo la más convulsionada en la historia de la Libertadores.

"Nosotros no aceptamos jugar ningún partido hasta que el Tribunal dé su respuesta. Creemos que la Conmebol tiene antecedentes para darle la razón a Boca. Si se apegan al derecho, creemos que dentro de Conmebol hay antecedentes suficientes. Esperemos que el Tribunal actúe libremente, no tengo por qué desconfiar. Si no estuviera convencido de que tenemos los elementos suficientes, no hubiese firmado la petición", agregó Angelici.

Lea además: "Boca va a agotar todas las instancias": Daniel Angelici, presidente del club 'xeneize'

Por ahora, el balón lo tiene el Tribunal de Disciplina que deberá emitir un fallo en el menor tiempo posible, teniendo en cuenta que el equipo campeón del torneo deberá representar al fútbol suramericano en el próximo Mundial de Clubes que se disputará en Catar a partir del 12 de diciembre.

Sin embargo, Boca podría apelar ese fallo y la definición se prolongaría un tiempo más, en un hecho que desde el mismo momento en que sucedieron los actos violentos dejó su protagonismo deportivo para convertirse en un hecho de vergüenza mundial. 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad