Isabella Echeverri, jugadora de Colombia: “este es el principio de lo que no se sabe”

Isabella Echeverri, jugadora de Colombia: “este es el principio de lo que no se sabe”

Febrero 24, 2019 - 12:00 a.m. Por:
Jhon Montenegro- Especial para El País
Isabella Echeverri

El lunes de esta semana las redes sociales se vieron convulsionadas por un vídeo en el que aparecen dos mujeres hablando acerca de los problemas que han vivido en su paso por la Selección Colombia femenina.

Quienes hablan son Isabella Echeverri y Melissa Ortiz, jugadoras profesionales de fútbol e integrantes de la ‘tricolor’. “Hoy queremos hablar sobre algo muy importante: nos sentimos amenazadas. No nos pagan. Ya no nos dan vuelos internacionales. Los uniformes son viejos. La federación ha cortado jugadoras por hablar. Un empleado trató de venderme mi propia camiseta”, dicen enumerando la lista de problemas que las aquejan.

Sin embargo, el vídeo termina con una esperanzadora voz de aliento para el fútbol femenino y todas las jugadoras que han decidido denunciar tantas irregularidades: “Ya no tenemos miedo. Estamos aquí para hablar”, asevera Isabella Echeverri, radicada en Estados Unidos.
Echeverri argumenta que una de las razones por las que se radicó fuera del país es precisamente porque en Colombia no existe un torneo femenino sólido dónde jugar y obtener recursos.

La jugadora ha tenido un paso destacado defendiendo la camiseta ‘tricolor’. Con solo 24 años, ha defendido la camiseta de Colombia en Copa América, del mundo, y Juegos Olímpicos.

Los hechos señalados por las dos jugadoras tuvieron lugar la misma semana en la que el portal La Liga Contra el Silencio publicó una serie de denuncias en las que algunas jugadoras de la Selección, que prefirieron ocultar su identidad, también exponen problemas no menos graves.

Vea también: Jugadoras de la Selección Colombia femenina denuncian corrupción y abusos

Según el medio, el extécnico Felipe Taborda realizó convocatorias paralelas a las oficiales en las que les cobró a las jugadoras por estar, y que también les cobraba entre 40 mil y 60 mil pesos a las jugadoras por las camisetas.

También se conoció esta misma semana que dos jugadoras de la Selección femenina Sub 17 denunciaron ante la Fiscalía que fueron víctimas de acoso sexual y laboral durante las convocatorias previas al Mundial de Uruguay, que se jugó en noviembre del 2018.

Lea también: Dos jugadoras de la Selección Colombia femenina Sub 17 denuncian acoso sexual

Esta semana ha sido una hecatombe para el fútbol femenino, pues han quedado en tela de juicio los manejos de la Federación y se ha sentado un precedente sobre la precariedad y abusos que viven las mujeres que practican el deporte ‘rey’ en Colombia.

La jugadora Isabella Echeverri se sinceró sobre los motivos que la llevaron junto a Melissa Ortiz a hacer públicos los problemas que al igual que ellas muchas jugadoras han vivido y callado durante años.

¿Qué las motivó a realizar esta denuncia?

Quisimos denunciar la situación porque ya no aguantábamos más. Además, no teníamos absolutamente nada que perder. Ya hemos logrado muchas cosas con la Selección.

Lo hacemos por las generaciones de futbolistas que vienen atrás, queremos cambiar su futuro, para que ellas no tengan que vivir todos los años de sufrimiento y silencio que hemos vivido nosotras. Quizá nos demoramos en hacerlo porque en principio pensábamos que nos podrían vetar, como ya ha pasado. Pero decidimos actuar.

¿La Federación aún no se ha comunicado con usted?

Hasta el momento la Federación no se ha comunicado con nosotras. El vínculo entre ellos y nosotras está roto. No tenemos ningún tipo de comunicación y eso dificulta que podamos hacer algo más.

Ahora sigue una etapa de construcción. Con honestidad hemos hecho estas denuncias y expuesto muchas irregularidades. Nos gustaría poder llegar a un acuerdo con la Federación e intentar plantear una solución para el fútbol femenino.

¿El exdirector técnico Felipe Taborda ha hablado con ustedes?

No, tampoco. Él no nos ha buscado ni mucho menos se ha comunicado con nosotras.

¿Han sentido el apoyo del país hacia ustedes?

La verdad, sí. Ha sido increíble. En las redes sociales nos han apoyado demasiado. Al igual que los medios de comunicación. Yo creería que un 95 % de los mensajes que hemos recibido son de apoyo. Aunque no falta el machista que nos “manda a la cocina”.

Cuando pensamos en hacer el vídeo, yo le dije a Melissa: ‘¿estás lista para no volver a la Selección?’, pero no nos importaron las consecuencias que pudieran llegar. Nosotras vamos es para adelante con esto. Nuestras familias no sabían nada sobre lo que pasaba, se enteraron por completo fue por el vídeo.

¿A qué se debe esta hecatombe administrativa y deportiva?

Antes de los torneos es que nos llaman. No hay preparación. ¿Cómo nos van a exigir resultados deportivos? Cuando hemos llegado a durar cuatro y cinco meses sin entrenar juntas. Esto sumado a todos los temas mencionados por nosotras como que nos toca utilizar uniformes viejos o incluso, como en el suramericano, indumentaria de la selección masculina.

Imagínate que yo mido más de 1.74 m, soy la más alta del grupo, y me quedan grandes esos uniformes, entonces piensa en cómo les quedan a las demás. No tenemos viáticos desde hace
aproximadamente un año, no tenemos ayudas.

Es muy complicado para nosotras mantenernos bien. No nos reconocen el tiempo que estamos en las convocatorias. Es muy difícil. No ha habido compromiso por parte de los directivos.

¿Usted llegó a vivir una situación similar a la denunciada por las jugadoras de la Sub 17 (acoso sexual y laboral)?

Afortunadamente a mí no me ha tocado vivir una situación como la que vivieron las niñas de la sub 17, pero sí sé de muchos casos, porque las mismas jugadoras me lo han contado.

No puedo dar nombres, pero el problema que se está viendo no termina aquí. Esto es solo el principio de todo lo que viene y de lo que no se sabe. Esto es muy grave y hay que solucionarlo.

¿Va a tomar la batuta en todo lo que se viene?

Sí, seguiré tomando el liderazgo para denunciar los temas cuando sea necesario. Melissa y yo ya pusimos la cara y el corazón en esto.
Aceptamos las consecuencias y retaliaciones deportivas que puedan llegar. Esperamos poner un granito en esta historia, para cambiar las cosas y que, en adelante, las jugadoras pierdan el miedo a expresarse y alzar su voz. Yo lo que le digo a los dirigentes es que nos busquen y que se reunan con nosotras para poder hablar.

¿Contempla volver a la Selección?

Claro que sí. Me encantaría volver a vestir la camiseta de la Selección después de todo esto. Sería un honor. Lo haría con mucho orgullo, porque siento que fui llamada a hablar para cambiar esta historia y ponerle el pecho a la situación. Quisiera seguir representado esta camiseta con el mismo amor de siempre.

¿Qué les dice a los comentarios despectivos que han hecho algunos dirigentes y a Álvaro González, presidente de la Difútbol?

En el caso de lo que dijo Gabriel Camargo hace un tiempo, me parece una completa falta de respeto hacia nosotras como futbolistas y nuestros años de trayectoria en este deporte. Ese tipo de palabras provienen de una total falta de conocimiento y educación. Lo peor es que el Comité disciplinario no lo sancionó. Ni siquiera se retractó. Sobre Álvaro González, prefiero no dar declaraciones todavía.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad