Paola Gómez presenta 'Voces Valientes' en Oiga, Mire, Lea

Escuchar este artículo

Paola Gómez presenta 'Voces Valientes' en Oiga, Mire, Lea

Septiembre 07, 2019 - 12:05 a.m. Por:
Sara Otálora y Yefferson Ospina / El País
Paola Gómez, periodista

Paola Gómez ha ejercido el periodismo por más de 22 años en el diario El País, en donde actualmente se desempeña como Jefa de Redacción y columnista.

Foto: Bernardo Peña / El País

Voces Valientes es el título del libro de crónicas sobre el conflicto armado que presenta este sábado a las 4:00 p.m., la periodista y jefa de redacción de este diario, Paola Andrea Gómez, dentro de la programación del Festival de Literatura Oiga Mire Lea.

Se trata de un compendio de 17 crónicas que relatan lo ocurrido en el conflicto armado y urbano en el Valle del Cauca desde las perspectivas de las víctimas y de los victimarios, pero que ante todo se propone mostrar la dignidad de quienes perdonan y piden perdón para salir de la oscura espiral de la violencia.

En palabras de Olga Behar, quien prologa esta publicación del programa editorial de la Biblioteca Departamental, “Voces Valientes nos transporta a una mirada implacable y al mismo tiempo sensible, que logra un gran aporte en el proceso de construcción de la memoria de una de las regiones que más padeció, a causa de las múltiples violencias que enmarcaron la segunda mitad del siglo XX y las primeras dos décadas del siglo XXI. Es un ejemplo a seguir; es la demostración de que siempre será posible, a través del buen periodismo, de la sensibilidad y el respeto hacia las fuentes, contribuir a lo que tanta falta hace en este país: verdad, reconciliación y perdón”.

Esta publicación hace parte del Museo Virtual de la Memoria y el Conflicto del Valle, que en una de sus salas tendrá ‘expuestas’ las 17 crónicas, con sus imágenes. Y el libro estará en la Red de Bibliotecas Públicas de Cali y el Valle.

¿Cómo inicia este proyecto de escribir sobre las víctimas del Valle del Cauca?

El proyecto inició en 2016 antes de la firma del acuerdo de paz entre el Gobierno y las Farc. Las primeras crónicas hacen parte de una serie que fue publicada en El País denominada ‘Voces del Posconflicto’. Para esa serie yo hablé con varias víctimas de las Farc y de otros grupos armados en el Valle. Luego de la firma del acuerdo de paz seguí escribiendo historias por esa misma línea, por eso en el libro hay crónicas que fueron escritas en 2017, 2018 y 2019. En 2016 fui becaria en Suecia para realizar un taller sobre periodismo para el posconflicto, y eso aumentó mi inquietud por narrar las historias de la gente que ha sufrido la guerra en Colombia.

El libro está dividido en cinco capítulos. ¿Cuáles son los ejes temáticos de cada uno?

El primer capítulo se llama ‘Mujeres invencibles’, y allí están las historias de mujeres que han sufrido el conflicto armado tanto en el campo como en la ciudad.

El segundo capítulo es sobre el perdón, con dos historias muy fuertes, la primera es la del sargento César Augusto Lasso, que fue el policía que más tiempo estuvo secuestrado en poder de las Farc, y quien ahora da conferencias sobre el perdón y propicia encuentros entre víctimas y victimarios.

También está en este capítulo el testimonio de Sebastián Arismendy, hijo de uno de los diputados del Valle secuestrado y asesinado por las Farc. El tercer capítulo se llama ‘Artistas de acero’, y está compuesto por las historias de dos víctimas que convirtieron su dolor en arte.

El cuarto capítulo son dos historias de victimarios, un exguerrillero del Sexto Frente de las Farc que ahora ayuda en los procesos para prevenir el reclutamiento infantil en Cali, y la historia de Ofelia, una exparamilitar enfermera del Bloque Calima de las Autodefensas Unidas de Colombia, y quien tuvo que hacer un trabajo social para su comunidad para reintegrarse a la sociedad.

El capítulo quinto tiene que ver con la reparación, con el proceso de levantarse, de renacer, y allí aparece, entre otras, la historia de El Arenillo, una vereda de Palmira que hizo un proceso de reparación colectiva en el que toda la comunidad se volvió a unir, porque el pueblo estuvo confinado durante cuatro años por el bloque Calima y también sufrieron un atentado de las Farc.

Hay también un intento por reivindicar el papel de la mujer como sanadora en el conflicto armado colombiano...

Sí. Es lo que presento en el primer capítulo, en donde la primera historia es la de Esperanza, una crónica que quise que fuera la primera en el libro porque es una radiografía de todos los fenómenos del conflicto armado. Ella es de la vereda La Palma, en el municipio de Roberto Payán, en Nariño, y fue abusada por tres paramilitares, le fue expropiada su tierra, la amenazaron de muerte y debió huir y abandonar lo que era suyo. Creo que es una historia que cuenta, además del abuso, varios fenómenos característicos del conflicto armado en Colombia, incluyendo la problemática de los cultivos ilícitos en el Pacífico.

También aparecen las historias de las mujeres del grupo ‘Yo no parí para la muerte’, del Distrito de Aguablanca, que son mamás que han perdido a sus hijos en el conflicto urbano. Por otro lado está la historia de las psicólogas que atienden a las mujeres víctimas, que las ayudan a sanar, y la de Marly Bernate, una de las policías fundadoras de la patrulla de género en Cali.

¿Qué tan difícil es escuchar esas historias tan dolorosas y luego escribirlas?

A mí nunca ha dejado de sorprenderme nada de lo que oigo, y creo que una de las cosas que no debe pasarle a un periodista es perder la capacidad de asombro. Si eso pasa, de alguna manera nos morimos en vida, nos convertimos en máquinas registradoras de hechos.

A mí esas historias me afectaron, claro, pero sobre todo me llenaron de enseñanzas. No son un evangelio, pero creo que hay lecciones muy grandes ahí, como el caso de Daisy Chocó, una mujer a la que le mataron sus dos hijos en un mismo año y quien, sin embargo, dice que ella no quiere hablar de rencor sino de esperanza, que no podemos seguirnos matando, sino perdonar. Es una gran capacidad de resiliencia y de humanidad la que habitan estas personas.

La última pregunta

¿Cómo ve la importancia de escribir estas historias en el contexto del rearme de las Farc en el país?

En algún momento creí que el libro perdía coyuntura y que habíamos regresado a la oscuridad, pero después, hablando con María Fernanda Penilla, directora de la Biblioteca Departamental, quien me ha apoyado en este proceso, descubrimos que esta situación lo que hace es poner en mayor vigencia estas historias, para que no se nos olvide lo que ha pasado.

Lea además: Juan Manuel Santos, uno de los invitados a la Feria del Libro de Cali 2019

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad