Isabel Allende habla de su libro 'Mujeres del alma mía'

Diciembre 20, 2020 - 05:05 p. m. 2020-12-20 Por:
 Dulce María Ramos, especial para El País
Isabel Allende

La escritora, que vendrá a Colombia en enero, habla sobre su novela ‘Mujeres del alma mía’.

Especial para El País

Inició su carrera literaria en el año 1982 con la publicación de su primera novela, La casa de los espíritus, y desde ese instante Isabel Allende es una de las autoras más leídas en lengua española, con más de setenta millones de ejemplares vendidos.

Después de veinticuatro libros, Allende escribe Mujeres del alma mía (2020) su obra más autobiográfica. Reflexiones sobre cómo empezó su feminismo, la relación con su madre, su oficio, su construcción femenina en países como Chile y Venezuela donde la belleza importa más que el intelecto y por último la vejez, permitirán al lector entender el activismo y pensamiento de la escritora chilena, quien afirma que llevará la antorcha de la lucha feminista hasta el último día de su vida.

Puede leer: Historia del disco 'Siempre Alegre' de la Orquesta La Selecta

Con la pandemia, ¿su proceso y ritmo de escritura cambió? Por otra parte, ¿cree usted que el mundo sí será distinto?

La pandemia, que ha sido tan terrible para la gran mayoría de la gente, para mí ha sido productiva. En los últimos diez meses he tenido tiempo, silencio y privacidad como nunca antes, eso me ha permitido publicar Mujeres del alma mía y terminar una novela larga.

Vamos a salir de esta crisis apenas se pueda vacunar masivamente y volveremos a una cierta normalidad. Espero que esa normalidad no sea una vuelta al pasado, espero que hayamos aprendido una lección fundamental: somos una sola familia humana, lo que le sucede a una persona en una ciudad de la China nos sucede a todos. No podemos vivir divididos en tribus, en una carrera desbocada por consumir, sin consideración por otras especies ni por el planeta.

Si bien el feminismo ha tenido avances, según datos manejados por la Organización de Naciones Unidas ONU, es probable que el COVID-19 cause una reducción de un tercio en el progreso hacia el fin de la violencia de género para el año 2030. Después de la pandemia, ¿cuál debería ser la agenda del feminismo?

Existe una guerra no declarada contra las mujeres. La violencia contra la mujer, que se manifiesta de muchas maneras, significa que la mitad de la humanidad – el género femenino – vive con miedo. Esta afirmación parece exagerada, pero es absolutamente cierta. Una niña aprende temprano a tener miedo: no provocar, no ponerse en situación de riesgo (riesgo hay en todas partes), no andar sola de noche, cuidarse de los hombres en general, etc.

Todavía las niñas y las mujeres sufren mutilación genital, matrimonio prematuro, trabajo y prostitución forzados, violación, golpes, feminicidio, discriminación y explotación. Lo más importante de la agenda feminista es terminar con la violencia de género. Hay que denunciarla, crear consciencia de este problema global, legislar al respecto, proteger, etc. ¿Cómo puede avanzar el movimiento feminista si las mujeres viven con miedo?

Lea también en la edición digital de Gaceta, la lista de los libros más vendidos en 2020, los más leídos y otros que fueron necesarios para resistir el año de la pandemia.

Usted ha comentado que guarda toda la correspondencia que intercambió con su madre, ¿piensa en algún momento publicarla?

No. Mi madre y yo nos escribíamos sin censura en el entendido de que nuestra correspondencia iba a desaparecer con nosotras. Cuando yo muera, mi hijo va a quemar las 24.000 cartas que tenemos archivadas en cajas de plástico.

¿Qué sueños realizó su madre a través de usted?

El sueño de la independencia económica y psicológica. Mi madre era un espíritu libre, pero vivió siempre sometida a la voluntad de un hombre, primero su padre y después su marido. Su creatividad, su mundo intelectual y emocional eran libres, pero no pudo realizarse como pude hacerlo yo.

Ud. en el libro relata una anécdota sobre un periodista que le pregunta con cuál de sus personajes quisiera cenar, pero pensaba en su madre Panchita y en su hija Paula. Imaginemos esa cena con su madre y su hija, qué les preguntaría, de qué hablarían.

Creo que hablaríamos de muchos temas, pero empezaríamos por la relación abuela-madre-hija, que fue tan fundamental en nuestras vidas. Yo les diría que las echo terriblemente de menos, que quisiera compartir con ellas el día a día, como siempre hicimos antes, que la realidad se me escabulle entre los dedos como arena porque no puedo contársela a ellas. Les preguntaría cómo es el Más Allá y les pediría que cuando llegue el momento me vengan a buscar. Las estaré esperando.

En el libro Ud. habla de Sophia Loren. En una de sus últimas entrevistas, sobre la vejez la actriz dijo: “En la edad que sea, la vida es bella” ¿Ud. qué piensa?

Depende de la persona. La vida no es bella para todo el mundo, ojalá lo fuera. En lo personal, no puedo quejarme, porque a pesar de que mi vida no ha sido fácil, a pesar de las penas y las pérdidas, nunca me ha faltado lo más importante: amor, salud, energía, trabajo y perros.
Lea la entrevista completa en la edición de hoy de la revista Gaceta digital. Solo descargue la app de El País y disfrute de más contenidos.

VER COMENTARIOS