Dos denuncias diarias de robos se reportan en el sistema MÍO

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

Dos denuncias diarias de robos se reportan en el sistema MÍO

Marzo 14, 2019 - 11:40 p.m. Por:
Redacción de El País
Robos en el MÍO

Los auxiliares bachilleres son los encargados de brindar la seguridad de forma permanente, junto con guardas privados, en las estaciones del MÍO.

Foto: Archivo de El País

Cada día, las autoridades en Cali reciben al menos dos denuncias de robo en las estaciones, terminales, paraderos o en los buses del transporte masivo MÍO.

Los cacos, que se camuflan entre los pasajeros, se pegan de un celular, una billetera, un reloj, un par de monedas. La mayoría de veces se quedan con las cosas de una forma casi imperceptible pues, según las autoridades, el llamado ‘cosquilleo’ es la táctica predilecta de quienes utilizan los buses con la intención de terminar el recorrido con las manos llenas.

Precisamente, el hurto es el delito por el que más reportan quejas los usuarios dentro del sistema. De acuerdo con los registros de la Policía Metropolitana de Cali, en lo que va corrido de este año se han registrado 129 denuncias por robo, tres más que en el mismo periodo del 2018, cuando se registraron 126 anotaciones de hurto en los buses, estaciones y terminales del MÍO.

Vea además el video: así funciona Acción Valle, la red de ciudadanos que apoya la lucha contra el crimen

Daniela Ramírez, quien a diario utiliza la ruta T57A para ir a su trabajo en el centro, dijo que fue víctima de robo en dos ocasiones en los últimos dos años.

“La primera vez me sacaron la billetera del bolso con todos los papeles y parte del sueldo; no sentí nada porque iba parada y había mucha gente apretujada, solo me dí cuenta que no tenía las cosas cuando llegué al trabajo. La segunda vez me sacaron el celular del bolsillo del pantalón mientras salía del bus en San Pascual; esta vez sí sentí cuando me rozaron, pero cuando mandé la mano para evitar que me robaran, no vi a nadie. Grité e hice escándalo, pero no había policías cerca y nadie hizo nada”, cuenta.

En un sondeo realizado a través de la Fan Page de El País en Facebook varios usuarios denunciaron haber sido víctimas de robo. Por ejemplo, Fanny Ospina, Luisa Castaño y Glore Álvarez comentaron que durante uno de sus viajes les hurtaron sus billeteras con toda la documentación dentro.

Entre tanto, los usuarios David Ríos y Leidy Méndez dijeron haber sido víctimas de la misma táctica de robo: un empujón y adiós al celular; mientras que el usuario Johan Mera confesó que lo asaltaron con un arma blanca dentro de un bus.

Situaciones como estas tienen a usuarios y concejales exigiendo mayor presencia de la Policía en el sistema para ponerle freno a la inseguridad.
Para Mauricio Venté, vocero del Comité MÍO Usuarios, la inseguridad dentro del transporte masivo es un fenómeno que va en aumento, en parte, debido a la poca presencia que tiene la Fuerza Pública en el sistema.

“El convenio que hicieron Metrocali y la Policía garantizaba un poco la seguridad en los buses y estaciones, pero desde que se terminó no hay las garantías para los usuarios. Hace falta más gestión, porque no es lo mismo tener un contingente robusto de oficiales fijos para el sistema a que esporádicamente se hagan operativos, como pasa actualmente”, asegura Venté, quien señala que diariamente recibe entre tres y cuatro denuncias de usuarios que han sido robados durante sus viajes.

Cabe recordar que en el 2017 Metrocali y la Secretaría de Seguridad y Justicia entablaron un convenio de cooperación con la Policía Metropolitana para reforzar la seguridad en el interior y las afueras de las estaciones del MÍO. Entonces, se designó a 281 agentes de la Policía y el Municipio otorgó cuatro vehículos y 19 motocicletas para que se realizaran patrullajes y se facilitara la reacción ante cualquier evento que amenazara la seguridad. También se entregaron impermeables, cascos, cámaras de seguridad.

Desde entonces, asegura la Policía Metropolitana, no ha faltado el acompañamiento en las siete troncales del sistema. Sin embargo, ese convenio rigió solamente por un año y, por ende, desde el 2018 las condiciones de seguridad en el MÍO cambiaron.

La ceja derecha del capitán Albeiro Sierra ya tiene una pequeña mancha de vitiligo, esa enfermedad con la que la piel empieza a perder pigmento y da lugar a pecas blancas. El comandante, quien está a cargo de la seguridad del MÍO, asegura que esa es la primera seña de que padece estrés por tener que velar por la seguridad de los 480.000 pasajeros que diariamente utilizan los buses del MÍO.

Y cómo no estresarse. Hoy, las cincuenta y cinco estaciones y cinco terminales del sistema son custodiadas por 160 oficiales, de los cuales 100 auxiliares deben distribuirse en los puntos de parada y otros 60 profesionales hacen patrullajes en moto por las troncales. Es decir que mientras estuvo vigente el convenio entre el Municipio y la Policía había un promedio de cuatro oficiales por estación, mientras que hoy, escasamente, permanecen dos uniformados en una parada.

“En todas las estaciones no tenemos auxiliares, pero ningún sector está desatendido porque hacemos patrullajes. La seguridad del sistema es privada, pero la preocupación institucional por las problemáticas delictivas genera que haya funcionarios de la Policía en las estaciones. Con el personal que tenemos, cumplimos en las labores de seguridad, porque son 480.000 usuarios y, en promedio, solo se denuncia un hurto al día”, dice Sierra.

El funcionario explica que en el 2018 fueron capturadas 40 personas por hurto dentro del MÍO, pero todas fueron dejadas en libertad por no tener anotaciones en su historial judicial. Este año han sido aprehendidas diez personas por robar dentro del sistema, a seis de ellas se les dictó medida de aseguramiento.

Para el concejal Roberto Rodríguez “es muy preocupante que hoy solo haya bachilleres en algunas estaciones, no hay Policía. No hay lo que se prometió, en pie de fuerza, que iba a tener el sistema. Esto va de la mano con que todas las puertas de todas las estaciones están dañadas y esto hace que los delincuentes se suban por allí, atraquen a las personas y vuelvan y se bajen sin ningún tipo de control”.

Al respecto, Venté indica que “hoy la Policía no tiene alcance para garantizar la seguridad en todas las estaciones y en muchos sitios. Por ejemplo, los colados entran como Pedro por su casa porque no hay quién vigile ni supervise nada. Con ellos uno nunca sabe, porque puede ser una persona que no tiene para el bus o un delincuente con arma blanca o de fuego dispuesto a cometer algún delito”.

El vocero del Comité MÍO Usuarios indica que entre las estaciones en las que hay una carencia de oficiales se cuentan “las de la Carrera 15 hasta Villacolombia, donde vuelven a verse un par de policías. También hay dos o tres estaciones sobre la Carrera 1 donde nunca ha habido Policía y son las que más solas mantienen, como en El Piloto. En Chiminangos, por ejemplo, en el primer vagón está el guarda de seguridad pero el segundo vagón está totalmente solo y se presta para atracos y que la gente se suba sin pagar”.

De otro lado, el director Comercial y Servicio al Cliente en Metrocali, Andrés Pla, señala que las condiciones por las que se no se renovó el convenio con la Policía no están claras para el ente gestor del MÍO, dado que fue un acuerdo establecido por parte de la Secretaría de Seguridad y Justicia.

“Para garantizar la seguridad en el sistema, en conjunto con la Utr&t, estamos implementando 180 cámaras dentro de los buses; tenemos un centro de control que está conectado con las terminales y estaciones, donde tenemos más de 130 cámaras; esto está acompañado de la seguridad privada y agentes de seguridad”, cuenta Pla.

No obstante, el funcionario reconoce que es necesario tener más oficiales fijos en estaciones del Centro, la Calle 5 y la Carrera 1 para mejorar la experiencia de los usuarios al usar el sistema pero, al mismo tiempo, advierte que “obviamente se van a seguir presentando casos de inseguridad así haya o no convenio con la Policía, porque se aglomera gente, son casi 500.000 personas las que pasan a diario por un sistema que tiene cobertura en toda la ciudad”.

Vea además el video: así funciona Acción Valle, la red de ciudadanos que apoya la lucha contra el crimen

Código de Policía

No obstante, pese a la insuficiencia en el número de uniformados que están reforzando la seguridad en el MÍO, durante el 2018 se impusieron 790 comparendos a personas que incumplieron algún lineamiento del Código de Policía.

A quienes más se sancionó fue a los ‘colados’ (309), seguidos de 81 personas que irrespetaron a los oficiales y otras 70 personas que perturbaron la tranquilidad de los pasajeros.

En lo que va del 2019 se han impuesto 103 comparendos.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad