¿Deben ser reguladas las redes sociales?, expertos responden

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

¿Deben ser reguladas las redes sociales?, expertos responden

Febrero 12, 2019 - 11:45 p.m. Por:
Redacción de El País
Whatsapp Cadenas mensajes falsos noticias

La Corte Constitucional debatirá, el próximo 28 de febrero, el alcance y la legalidad de los insultos y ofensas en las diferentes plataformas digitales.

Archivo de El País

¿Cuáles son los límites de la libertad de expresión en un Estado democrático? ese ha sido un dilema eterno que cada tanto vuelve a ponerse en el centro de la discusión y mucho más en tiempos de apogeo de las redes sociales.

Esta vez la pregunta surge tras la convocatoria, por parte de la Corte Constitucional, de una audiencia pública, el próximo 28 de febrero, para debatir el alcance y la legalidad de los insultos y ofensas en las diferentes plataformas digitales, luego de que analizara una serie de casos sobre el derecho a la intimidad y la libre expresión en las redes sociales.

El objetivo de esta citación, según la presidenta del Alto Tribunal, Gloria Ortiz, es abrir camino para que la Corte pueda sentar jurisprudencia frente a los límites que pueden existir para el contenido que se publica en las plataformas virtuales.

Y es que continúa la tendencia a insultar, calumniar e injuriar en las redes sociales, una cuestión que no es exclusiva de uno u otro sector ideológico, pero que sí se le pone la lupa cuando se trata de casos sonoros como los que han ocurrido recientemente con funcionarios.

El episodio más reciente lo protagonizó el director de servicio de televisión de la Casa de Nariño, Ignacio Greiffenstein, quien tuvo que renunciar a su cargo tras publicar un controvertido trino en el que acusa de “putas” a las mujeres que simpatizan con Gustavo Petro.

O, el caso de la directora del Centro Democrático, Nubia Stella Martínez, que emitió trinos insultantes hacia la periodista Vicky Dávila, a quien llamó “rata petrista”, y que después tuvo que pedir disculpas.

Lea además: Renuncia funcionario de Presidencia que insultó en Twitter a mujeres petristas

Redes sociales

La Corte buscará definir límites entre la libertad de expresión y los contenidos ofensivos. Google y Facebook han sido citados.

Andrés F. Martínez - Laura Melissa Durán / El País

¿Se les debe poner un límite a las redes sociales? ¿Cómo proteger la libertad de expresión sin que se violen otros derechos?

El experto en marketing político de la Universidad Javeriana de Bogotá, Pedro Viveros, cree que todo debe tener límites. Por eso, considera el analista que es momento de implementar en estas plataformas lo que él llama “ética digital”.

“Todos desde el 2007 hemos aprendido a manejar las redes, desde Facebook a Twitter, a base de prueba y error. Llegó el momento de crear una ética digital, y aquellas personas que no se comportan dentro de los códigos de la ética digital deberían ser sancionados y expulsados de las redes”, explicó.

Propone, por ejemplo, que redes como Facebook y Twitter suspendan para siempre las cuentas de quien incumpla un código de ética digital y que esto se regule mediante la identificación facial o dactilar. También, que se adapten las normas a los cambios tecnológicos, pues “si cambia el derecho, cambia la sociedad”.

Al respecto, Axel Díaz, abogado y experto en temas de seguridad informática de la compañía Adalid, señala que las mismas redes tienen su propia regulación y cumplen con un protocolo como, por ejemplo, la opción de denunciar los contenidos, y el Estado interviene en caso de violación de derechos de integridad.

Por lo tanto, considera que sería peligroso que se les diera a las redes la facultad de controlar lo que se publique en ellas.

“Si les ponemos esa carga a las redes sociales, se perdería su función de intermediarias y tendrían que entrar a regular otros temas. ¿Qué tanto poder se le va a dar a las redes para que hagan esto? Eso generaría un problema gigantesco que decantaría en violación directa a nuestra intimidad porque estas tendrían que regular todo nuestro contenido”, dice el experto.

Por eso Díaz está de acuerdo con Viveros en que hace falta una ética digital en lugar de otro tipo de regulación. Dice que las redes deberían hacer campañas más fuertes en las que se indique qué tipo de contenidos están permitidos y cuáles no y, así, quienes violen la normativa sean retirados de esta red.

La experta en comunicación y marketing político de la Universidad Externado, Katherine González, tercia en el debate y sostiene que si bien, una regulación podría abarcar ciertos aspectos de lo que ocurre en las redes, muchos otros se quedarían por fuera “porque no hay nadie que pueda hacer un control”.

“La forma de combatir este problema no es a través de la vía legal, jurídica sino haciendo que estas personas entienden el alcance de los medios y se instruyan para hacer buen uso de su comunicación”, precisa.

Responsabilidad

Algunos funcionarios han querido desligarse de su responsabilidad atribuyendo publicaciones polémicas a sus ‘community managers’. Para Pedro Viveros “no hay responsabilidades subsidiarias” y el dueño de la cuenta siempre será el responsable.

Dice Katherine González que cuando se representa a una institución, se debe tener una estrategia de comunicación socializada con el equipo para que todos trabajen en el mismo sentido y se debe crear “un guión de mensajes” para que el ‘community’ sepa “cuál es la línea narrativa”.

“Más que pensar en ‘community manager’ como alguien que está tratando de llenar de contenidos una cuenta, deberíamos pensarlos como unas personas que tienen una herramienta para ejecutar una estrategia de comunicación”, señala González.

Tres tutelas

Los casos que motivaron a la Corte Constitucional a llevar a cabo una audiencia sobre el alcance de los derechos a la intimidad y el buen nombre en las redes sociales, no involucran a personajes reconocidos ni se debaten a diario en los medios de comunicación.

Son conflictos entre personas anónimas, que con el altavoz de las redes sociales se salieron de control. Una mujer a la que llamaron en Facebook estafadora y dos hombres a los que acusaron al uno, de ladrón y al otro, de mafioso.

En los tres casos, las personas que se sintieron afectadas presentaron acciones de tutela que llegaron a la Corte, con el propósito de defender sus derechos a la intimidad y al buen nombre.

La audiencia citada por la corporación busca recaudar argumentos sobre cuáles son los límites a la libertad de expresión las redes sociales y cuáles son los mecanismos más apropiados y más efectivos para defenderlos.

Vea además: El País le explica en un minuto, ¿sancionarán a los que insultan en redes sociales?

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad