Amparo Grisales habló con El País sobre sus explosivas fotos en Instagram

Amparo Grisales habló con El País sobre sus explosivas fotos en Instagram

Abril 07, 2019 - 07:55 a.m. Por:
Meryt Montiel Lugo, editora equipo de Domingo
Amparo Grisales

Amparo Grisales, actriz y modelo colombiana.

Giorgio Del Vecchio / Especial para El País

Con la publicación de una de sus más recientes fotografías en Instagram, luciendo un bikini blanco, Amparo Grisales revolucionó su red social. La imagen obtuvo más de 141.000 me gusta y 6400 comentarios.

Es que lo que haga y diga la diva colombiana jamás pasa inadvertido. Mucho menos si se trata de sensuales imágenes donde deja apreciar su cuerpazo sano, esbelto y atlético.

Para estas nuevas fotos que hizo en una playa cercana a Cartagena, le pidió al fotógrafo Giorgio Del Vecchio que hicieran las imágenes empleando la luz natural de amaneceres y atardeceres. Y una vez las llevara al laboratorio “no empleara casi Photoshop”, para que no cambiaran sus rasgos.

Amparo Grisales

Foto: Giorgio Del Vecchio / Especial para El País

“Yo observo las portadas de mis colegas o de las modelos que son divinas y veo que las dibujan mucho. A mí también me han dibujado mucho. Con el Photoshop (editor de gráficos para retocar imágenes) te cambian los ojos, el color de la piel, las proporciones, te borran los músculos. Yo quería volver a lo que se hacía antes: el fotógrafo midiendo la luz. Quería que vieran un cuerpo saludable, que vean que no hay Photoshop, que se ven los poros de la piel, las pequitas del pecho, las arruguitas de los ojos. Que las fotos se hicieran siguiendo el eslogan de Del Vecchio: ‘Todo lo que necesitamos es luz’. Eso es un arte. Ahora los fotógrafos se están volviendo muy facilistas, usan mucho Photoshop y te cambian la fisonomía, no eres tú”.

Lea también: La reinvención de Jennifer López, ¿cómo ha logrado seguir vigente?

Contenta con los resultados, la actriz y productora ahora se concentra en otros asuntos: la obra de teatro que presentará próximamente en Bogotá, la preproducción de una película basada en el libro ‘Melodrama’, de Jorge Franco, del cual compró hace cuatro años los derechos. Y se muestra feliz porque en Netflix ha tenido gran acogida la segunda temporada de Las Muñecas de la Mafia, y porque ya fue convocada, al igual que César Escola y Pipe Bueno, para la próxima versión de Yo me Llamo, en agosto.

¿Cuándo decidió hacer las fotos?

Quería tener unas fotos pronto, porque ya después viajo y si como la pizza, la pasta, tomo vino, ya no es lo mismo, porque el cuerpo sí cambia. Como me conozco tan bien, al saber que todo está en armonía, que tengo un equilibrio mental, espiritual y físico, me dije: es el momento de hacerlas. Porque llevaba cuatro semanas sin carbohidratos, con un montón de infusiones de hierbas maravillosas, más la meditación y respiración que hago, todo esto me hace sentir súper bien. Me puse en forma, con mucha disciplina, siempre he sido una atleta de alto rendimiento (risas) entonces me puse ‘full’ con las comidas, porque hay que tener equilibrados los aminoácidos. Como no como carne de animal, la reemplazo con otros alimentos, con semillas, con legumbres y tomo infusiones todo el día y eso con el ejercicio, que nunca dejo, hace mucho efecto.

Amparo Grisales

Foto: Giorgio Del Vecchio / Especial para El País

¿Tuvo una preparación especial?

Yo igual hago ejercicio todos los días, hago cinco días a la semana y tengo unas rutinas espectaculares. Para mí el ejercicio es básico, pero también acompañado de la alimentación. Lo que pasa es que, no para estas fotos, para cuando voy a hacer Yo me Llamo o una película, yo me preparo con mucho tiempo de anterioridad, no ocho días antes. A mí no me llaman para Las Muñecas de la Mafia y a los ocho días es que voy a hacer ejercicio, no, ya yo traigo días de entrenamiento, de comer bien, por salud física y mental. También por eso cuando me despierto le doy gracias a Dios, medito, les hablo a mis células. Hay una cantidad de herramientas hermosísimas para uno tener equilibrado todos los chacras, es algo también más profundo.

Al terminar Yo me Llamo me fui de vacaciones con mis hermanas y allá tuve súper gimnasio también, donde yo llego siempre busco gimnasio y nunca dejo mi ejercicio. Yo dejo tres días de hacer ejercicio y ya siento que se me nota la pasta que me comí (risas). Entonces lo que hago simplemente es cortar los carbohidratos, el dulce, tomo infusiones de hierbas medicinales que mantienen en equilibrio la parte digestiva, el colesterol, los triglicéridos. Esto (su imagen) es producto de una forma de vida de mucho tiempo. Y no estoy sacrificando nada. Soy vegetariana y como delicioso. Me alimento bien: tengo mi fibra, mis proteínas, mis aminoácidos, mis carbohidratos, todo. Pero cuando vienen las fotos lo que hago es que tres semanas antes corto los carbohidratos, por ejemplo, no me dan antojos de comerme un plato de pastas, ni un pan de masa madre. Pero esto no es de un día para otro. Yo aprendí mucho de esto cuando viví con Jorge Rivero (su exmarido, el actor mexicano), que dos semanas antes de filmar una película iba cortando alimentos y solo comía su proteína. Eso tiene que ir acompañado mentalmente, de un diálogo contigo mismo, con tu interior, tiene que haber un equilibrio de cuerpo, mente, espíritu, pensamientos, emociones.

Amparo Grisales

Foto: Giorgio Del Vecchio / Especial para El País

¿Y cómo va la preproducción de ‘Melodrama’?

El año lo arranqué preparando todas las reuniones de la preproducción de la película ‘Melodrama’, basada en un libro de Jorge Franco, que es maravilloso, con unos personajes divinos, con una historia que me encanta. Yo soy coproductora, porque tengo los derechos, pero más que todo porque mi pasión es actuar y el personaje de Perla (la protagonista) lo tengo hace rato en mi mente y me fascina. Se está armando una producción muy grande con Francia, México y Colombia.

¿Cómo ha sentido la acogida de la segunda temporada de Las Muñecas de la Mafia en Netflix? ¿Por qué hasta ahora no la vemos en
Colombia?

La cosa es así: La primera temporada de Las Muñecas de la Mafia se la vendieron a Netflix, hace ocho años. Esa todo el mundo la vio. A mí, por donde ande, me conocen como la de La Muñeca de la Mafia y tuvo tanto éxito que Netflix quiso hacer la segunda parte. Es con tecnología 4K, HD, impresionante; las escenas de mi personaje son de acción, no es tan pasiva como la vez pasada, ella viene con toda la acción, con la venganza hacia los tipos que le hicieron daño. Netflix se la encargó a Caracol y me imagino que en la negociación acordaron lanzarla mundialmente, pero Netflix bloquea a Colombia hasta que Caracol la pase en nuestro país. Pero ahorita sí está en todas partes: me llegan cartas de Sidney, de Londres, de Canadá, de todos lados. La gente está fascinada, porque de verdad es una producción muy grande, muy hermosa, de mucha acción, pasa de todo.

¿Qué les responde a los que critican producciones como esta, que dicen que son una apología y que hacen que nos miren peor desde afuera?

Pues es gente que no ha viajado, mi amor. Y esto no es ninguna apología a nada, porque El Padrino tampoco es una apología a la mafia, simplemente la historia se cuenta y se cuenta en forma de ficción para que sea entretenimiento. Aquí somos a veces hipócritas, queremos tapar el sol con un dedo y es parte de lo que ha pasado en Colombia. Se cuenta historia real con ficción, es lo que hay en las películas de acción en el mundo entero. Colombia no tiene fama por eso, porque la droga ya está en otras partes, está en todos lados. Esto es entretenimiento y yo como actriz adoro el entretenimiento y la acción. Catherine Zeta Jones estuvo haciendo el papel de una colombiana (en ‘Cocaine Godmother’) y Penélope Cruz, en la historia de Pablo (Escobar) y Virginia (Vallejo) (en ‘Loving Pablo’). Todos quieren hacer esos personajes porque a la gente les fascinan esas historias, así como les fascinaban las de El Padrino.

¿En Las Muñecas de la Mafia hace usted todas las escenas de acción?

A mí me llevaron dobles, pero yo no acepté ninguna doble, porque no se mueven igual y mi actuación no se la puedo soltar a alguien que no va a tener la misma expresión corporal. Todas las escenas las hago yo. Las de acción, las de bala, las de peleas, todas. Hay unas cosas buenísimas.

Hablemos sobre la obra de teatro que presentará en Bogotá…

Es la misma obra que presenté hace dos años (‘Me ericé’) y con la que fui de gira por todo el país. Es de un montaje tecnológico muy complejo, como es musical, tiene luces y proyección, porque yo me integro con dibujos animados hechos especialmente para la obra, igual que las canciones. Es muy lindo el espectáculo. Como es Semana Santa, la gente viene mucho a Bogotá y aprovecha ver teatro. Y me han pedido mucho que la presente. Entonces voy a estar en el Teatro Patria que se ha convertido en un espacio teatral muy importante para los bogotanos.

Voy a hacer funciones en Semana Santa el jueves 18, viernes 19, sábado 20 y domingo 21 de abril. Y luego el siguiente fin de semana solo viernes 26, sábado 27 y domingo 28 de abril.

¿Quiénes participan en su obra?

Cuento con el actor Alberto Barrero, que es maravilloso, es un camaleón, él hace nueve personajes. La obra es una mezcla de realidad y de ficción sobre mi vida artística, es reírme un poco de todos los memes, de todas las burlas que hacen conmigo. Empiezo dándoles la bienvenida a todos los amparólogos, los biógrafos gratuitos que creen saber más de mí que yo misma. Es de un humor inteligente, de mucha altura, muy fino y picante. El libreto es de César Betancur ‘Pucheros’, que es un gran amigo y es maravilloso escribiendo los libretos.

Usted aprovecha hasta las críticas que le hacen en redes sociales, las vuelve una fortaleza…

Creo que reírse de uno mismo es lo más inteligente que uno puede hacer. Cuando uno sabe quién es, dónde está parado y todo, no hay nadie que eso te lo cambie. Con esas personas que no conocen tu proceso, que no conocen tu evolución, no pasa nada. Como dicen: de los ladrillos que te tiran es bueno hacer tu castillo. Eso es lo que yo hice. Y lo empezamos a preparar desde un año de anterioridad, ir armando los libretos, qué se hablaba, qué no se hablaba. En la obra también se habla del cuarto poder: de la prensa; de los políticos que al final ninguno es amigo, ni ninguno sirve cuando los necesitas, porque solo cuando están en campaña quieren hacerse al lado de uno, para aprovechar la popularidad de uno. Y las cosas que van pasando en la vida: los amantes, las parejas, por qué se han ido, por qué tú los has dejados, por celosos o porque quieren que uno deje la carrera. Se pasa por muchas cosas, como por el gimnasio.

Ha tenido fuertes debates por temas relacionados con el piropo, el feminismo, la violencia sexual, y los hombres...

Yo no estoy de acuerdo con el radicalismo extremista, me parece que estamos exagerando. Hay mujeres a las que sí nos gustan los piropos, los piropos siempre son lindos. Soy femenina, no soy feminista. Si la palabra machista me parece inmunda, la palabra feminista me parece terrible.
Les estamos quitando el derecho a los hombres a ser caballerosos. Ellos ya no se atreven a invitarlo a uno a cenar o a decirte qué linda estás, porque a ellas no les importa, es un clan de mujeres que están llevando la cosa por donde no es. Porque se pelea por los derechos de igualdad en cuanto a oportunidades, a tener más campo de acción, pero se fueron fue solamente a la parte sexual.

Me parece que a los hombres ni siquiera se les da el beneficio de la duda. Cualquier mujer puede llegar a decir: hace 30, 40 años ese hombre me violó ¡y no hay pruebas, eso es un absurdo! Hay mujeres que son vengativas y pueden tomar revancha metiendo en problema a un hombre que a lo mejor no ha hecho nada. El tipo queda estigmatizado por la sociedad, queda señalado, igual que su familia. Me parece que es como una manera de maltratar al hombre también. Hay mujeres terriblemente agresivas, que también les pegan a los hombres y ellos no se atreven a decir nada por vergüenza.

Uno tiene que mirar hacia el futuro. Que si se tiene que reeducar al hombre se tiene que reeducar a la mujer, porque está muy agresiva también.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad