Escuchar este artículo

Tres meses después, sigue el enigma sobre papel de ex militares colombianos en crimen del Presidente de Haití

Octubre 06, 2021 - 11:50 p. m. 2021-10-06 Por:
Por Anderson Zapata, editor de Orden
audiencias magnicidio haití

Esta es una de las pocas fotografías que se conoce sobre algunos de los exmilitares colombianos acusados de participar en el magnicidio del presidente de Haití Jovenel Moïse.

Foto: Colprensa

Hoy se cumplen tres meses del asesinato, en Puerto Príncipe, del Presidente de Haití, Jovenel Moïse, crimen que según las investigaciones habría sido cometido por mercenarios colombianos. Han sido tres meses de angustia, sufrimiento, noches sin dormir, zozobra y muchas preguntas sin respuesta para las familias de estos 18 exmilitares que se encuentran detenidos.

Al hablar con los familiares de estos connacionales detenidos hace 90 días insisten, a pesar de los videos y audios que han sido revelados en medios de comunicación y que los vincularían directamente con el asesinato del Presidente, en que ellos son libres y que fueron “usados como conejillos de indias”.

Mónica Tique es la esposa de Neil Cáceres Durán, uno de los exmilitares detenidos en Haití, e insiste en la inocencia de su esposo, pues según ella “iba con muchos sueños e ilusiones. Él me dijo que iba a prestar seguridad y siempre se comunicaba con nosotros por medio de WhatsApp, inclusive, la última conversación con él fue cuando se entregó y me dijo que fueron engañados y que no sabía qué era lo que había pasado”.

Mónica, quien tiene dos hijos con el soldado Cáceres, explicó que las últimas noticias que tuvo sobre su esposo fueron gracias a una carta que le mandó a finales de agosto y en la que decía que tenían una sola alimentación diaria y que les daban un solo litro de agua al día para compartir entre tres personas.

“El cónsul en principio nos trajo información sobre ellos por medio de cartas, pero luego no se ha manifestado más. Solo nos dicen que están bien y ya. Nosotros necesitamos vídeos o fotos contundentes que nos demuestren que ellos están bien, no queremos solo palabras”, recalcó Julián Gómez, hermano de John Jairo Ramírez Gómez, otro de los exuniformados detenidos en Haití.

“Han sido tres meses muy tristes y angustiantes y no podemos estar en paz, no tenemos tranquilidad y la vida nos cambió totalmente porque yo como madre no me esperaba esto para mi hijo. Él salió con unas ilusiones grandes e iba en busca de un mejor futuro para sus hijos, para poderle pagar la universidad y no sé en qué momento pasó todo esto. Es una angustia y una intranquilidad que no puedo soportar. No puedo soportar que yo aquí en mi casa tenga todas las comodidades y que ellos allá se estén muriendo lentamente”, expresó María Irene Gómez, madre de John Jairo Ramírez.

Las pocas noticias sobre sus familiares y el preocupante estado de salud de muchos de ellos obligó a las familias de estos connacionales a realizar una rifa con el fin de recolectar fondos para enviar a una persona de confianza hasta República Dominicana, país que limita con Haití, y así poder conocer detalles de la condición de los exmilitares.

“Esta persona todavía no nos ha dado información detallada de lo que ha averiguado, pero cuando llegue, que será la próxima semana, tendremos una reunión en la que nos contará detalles de lo que ha conocido allá. Por ahora nos ha dicho que hay unas bandas criminales que podrían atentar contra la vida de ellos y eso nos tiene muy preocupados y asustados”, reveló desde Sogamoso, Boyacá, Milena Africano, esposa del soldado Manuel Antonio Grosso, quien también está tras las rejas en Puerto Príncipe.

“La persona que contratamos es un militar de reserva y de nuestra confianza. Por medio de él se logró hacer todo lo de las medidas cautelares para los militares presos”, añadió Carolina Capador, hermana de Duberney Capador, uno de los tres exmilitares muertos en medio de la operación en Haití.

Sobre las versiones que aseguran que el soldado Duberney Capador era uno de los que conocía que el plan era asesinar al Presidente de Haití, su hermana sostiene de forma vehemente que él “es 100% inocente”.

“El día que le hicieron la propuesta del viaje yo estaba con él y estuve paso a paso y a su lado antes de irse. Él era un hombre lleno de valores y no es la persona que acusan de lo que sucedió. Lamentablemente los 22 colombianos fueron los conejillos de indias para el experimento que querían hacer”, recalcó Carolina Capador.

Sobre el cuerpo de su hermano no tiene noticias, ni siquiera sabe si se ha podido conservar en la cadena de frío.

“Solo hasta la semana pasada me di cuenta que el Gobierno de Haití aprobó la repatriación de los cuerpos y también sé que hay un documento firmado para volver el cuerpo de mi hermano cenizas. Sin embargo, ni yo ni mi madre estamos de acuerdo con que nos entreguen cenizas porque nosotros necesitamos el cuerpo físico de mi hermano, pues guardamos la esperanza de verlo por última vez así sea muerto”, dijo Carolina, y añadió que al parecer le tocaría a su familia pagar alrededor de 25 0 30 millones de pesos para poder hacer la repatriación del cuerpo porque el Gobierno “solo les colaborará con la documentación”.

Finalmente, Mónica Tique, esposa del soldado detenido Neil Cáceres, le solicita al Gobierno que los ayude más en este difícil proceso, “solo pedimos una ayuda y que ellos tengan un juicio justo y con la verdad. Queremos un juicio con el debido proceso”.

Han sido 90 largos días para todas estas familias que han enfrentado esta situación difícil. Por ejemplo, la madre del soldado Cáceres vive en una zona rural alejada de las ciudades, por eso la familia ha hecho todo lo posible para que ella no se entere que su hijo lleva tres meses sin dormir en casa.

Declaración de la viuda de Moïse

  • Martine Moïse, exprimera dama de Haití, fue entrevistada ayer por varias horas por el juez Garry Orélien, quien investiga el asesinato del presidente Jovenel Moïse en la Fiscalía de Puerto Príncipe, capital de Haití.

  • La viuda del presidente habló durante unos minutos con el decano del tribunal antes de pasar varias horas en el despacho del juez Garry. Al retirarse de las instalaciones la señora Moïse no hizo declaraciones a los medios de comunicación y abandonó inmediatamente la zona que es controlada por pandillas.
Obtén acceso total por $4.700/ trimestre Suscríbete aquí
VER COMENTARIOS