Escuchar este artículo

Recuperar toda la infraestructura en San Andrés y Providencia tomaría un año y medio

Diciembre 13, 2020 - 11:57 a. m. 2020-12-13 Por:
Colprensa
Reconstrucción y reactivación económica en San Andrés y Providencia tras el paso del huracán Iota

Aunque el 2019 fue el mejor año en materia de turismo, la pandemia del covid-19 y el paso de los huracanes Iota y Eta provocaron una de las peores crisis económicas en en archipiélago de San Andrés y Providencia.

Foto: Colprensa

"Recuperarnos puede tomar un tiempo considerable, hablamos de año y medio o dos años, más o menos", estima Sebastián Ospina, secretario de Turismo de San Andrés y Providencia, a poco más de un mes del devastador paso del huracán Iota por el archipiélago. Aseguró que pese a los esfuerzos para acelerar la reconstrucción, los retos en la isla aún son grandes.

El apetecido destino turístico fue el más golpeado en los últimos nueve meses, por cuenta de la pandemia del coronavirus y los huracanes Iota y Eta, que azotaron la región con pocos días de diferencia y dejaron miles de damnificados.

Desde que se decretó la cuarentena por el covid-19 y se ordenó el cierre del aeropuerto Gustavo Rojas Pinilla, en marzo pasado, la economía de esta región se fue al piso. Por eso, es urgente reactivar la economía que depende principalmente del turismo.

Lea además: Ponen lupa a contrato del alumbrado navideño en San Andrés pese a emergencia en la isla

El funcionario está al frente del proyecto con el que buscan incentivar la llegada de viajeros. Hizo un balance de lo que queda por hacer.

¿De cuánto se calcula que han sido las pérdidas económicas en el sector turístico de San Andrés por la pandemia y por el huracán Iota? ¿Cuánto tiempo esperan que tarde esa reactivación?

La dependencia del archipiélago con el turismo es del 97,4 %, así que las cifras se tienen calculadas a partir de esa base. Es una cifra difícil de medir, aún la seguimos calculando porque San Andrés, a pesar de que ya abrió, no está generando los mismos ingresos que generaba antes de la pandemia. Entonces, aunque vamos por un buen camino y se está reabriendo, seguimos en cifras negativas.

Recuperarnos puede tomar un tiempo considerable. Esta recuperación puede tomar un año y medio o dos años, más o menos, mientras se ve un punto de equilibrio entre las pérdidas que hubo en el sector turismo, que con la dependencia que existe es apenas normal.

¿Cuánto dejó de recibir la isla en este 2020?

La manera más fácil de explicarlo es mediante ejemplos. La Administración Departamental recaudó en 2019, donde se superó el millón de turistas, una cifra bastante considerable, luego pasaron a cero.

Asimismo, estuvieron los prestadores turísticos, aquellos que vendían en un mes 20, 30 o $40 millones. Los hoteles no se quedaron atrás, pues estaban acostumbrados a facturar una cifra aproximada de 1.000 a $3.000 millones, y pasaron a un cero absoluto. Entonces, estas cifras son cercanas a una tragedia económica, nosotros vivimos una mini-crisis acá en el archipiélago, que es completamente ajena a la crisis que está viviendo el país en su totalidad.

¿Cuántos empleos se han perdido y cuántos se han recuperado?

Este panorama es difícil, pero depende del caso. Es decir, por ejemplo aquellos operadores que tenían una nómina compuesta y formalizada, muchos de ellos estuvieron en 'stand by', muchos de ellos pagaron salud y pensión, muchos de ellos incluso siguieron pagando parte del salario en esta época de pandemia. Sin embargo, otros que no hacen parte de una nómina, que eran independientes y que no estaban sujetos a la formalidad, si llegaron a cifras cero y les tocó dedicarse a otras actividades mientras el turismo volvía a su punto normal.

¿A qué otra actividad recurre la gente que pierde su trabajo en el sector turístico? ¿Aumentó la informalidad?

La pesca apareció como un bálsamo, como una actividad complementaria en este tiempo de pandemia, muchas personas sobrevivieron a partir de esto.

Con respecto al tema de la informalidad, esta ya se encontraba antes de la pandemia y como los empleos se perdieron directamente de esa fuente, lo que se logró observar es que la gente está buscando formalizarse, principalmente porque se dieron cuenta de todos los beneficios a los que no pudieron acceder por no estar formalizados. Pero no solo en el punto de vista del Registro Nacional de Turismo, si no bancario, en donde el tema de los ahorros se volvió un tema muy importante.

Reconstrucción y reactivación económica en San Andrés y Providencia tras el paso del huracán Iota

¿Cree que los colombianos han perdido la confianza en viajar a San Andrés?

No lo creo, por el contrario considero que la gente está muy entusiasmada de venir al archipiélago, creo que el miedo es normal, incluso ir a la tienda en cualquier ciudad de Colombia. El virus está latente, hemos aprendido a convivir con él, las personas ya saben los riesgos que asumen al momento de salir de sus casas, pero aquí en la isla estamos siendo muy precavidos con todo el tema de bioseguridad y los alojamientos han sido muy estrictos con esto, y se les ha pedido que no bajen la guardia. Sin embargo, es importante recordar que esto también depende del turista y de su autocuidado.

¿Cómo se está preparando el sector turístico de San Andrés para recibir a los turistas?

Este tiempo de pandemia sirvió para que los operadores turísticos tomaran conciencia sobre la importancia del autocuidado, de cuidar al visitante y la isla se ha preparado en el sentido de recibimiento desde el mismo aeropuerto, desde los mismos taxistas, hasta los alojamientos en donde no existe ninguno que no te solicite una prueba de tamizaje.

¿Por qué San Andrés no es solo playa y mar, qué lo hace único?

San Andrés no es solo playa y mar, porque dentro de su playa y mar hay muchas cosas. La reserva de biosfera no se refiere solamente a la parte ambiental, esta tiene un componente étnico y social muy fuerte, es una población que tiene una forma de ver el mundo distinto, que habla un idioma totalmente distinto, que tiene una gastronomía distinta y unas costumbres que son totalmente diferentes a las del resto del país, esto nos hace únicos.

Por eso San Andrés tiene un componente mucho más fuerte que el sol y la playa, que es lo que hemos vendido siempre, pero la invitación después de esta pandemia es a conocer un poco más lo que el destino tiene por dentro, las personas que lo componen y todas sus costumbres.

Reconstrucción y reactivación económica en San Andrés y Providencia tras el paso del huracán Iota

Lea además: Ponen lupa a contrato del alumbrado navideño en San Andrés pese a emergencia en la isla

Acelerar la reactivación

"Sobrevivir fue difícil. Tuve que estirar cada peso que tenía ahorrado y los mercados que envió el Gobierno llegaron, pero no los supieron distribuir. Algunas personas recibieron mucho otras, como yo, muy poco", cuenta Zuli Margarita García, habitante de la isla.

Ella no fue la única. Yolima Martínez, propietaria de un negocio de recuerdos, dijo que los ahorros le salvaron la vida, pero señala que muchos no pueden trabajar aún. Cuenta que locales están vacíos, porque "la gente no aguantó la espera, tienen necesidades y buscan otras actividades para sobrevivir".

Juan Carlos Osorio, presidente ejecutivo de la Asociación Hotelera y Turística de Colombia en San Andrés, indico que han sido meses difíciles, primero, porque durante el cese por la pandemia, que se extendió por unos seis meses, no hubo movimiento significativo del sector.

Y aunque hubo una leve recuperación, tras la temporada de huracanes, la situación empeoró todavía más. "Hemos tenido ocupación en los hoteles que oscila entre el 6 % y el 8 %, en las últimas semanas", detalla.

Osorio considera que el turismo es la llave para que el archipiélago vuelva a la normalidad.

"San Andrés está listo para recibir a los turistas, con todos los protocolos de seguridad" y añade que en la medida en que las cifras del covid-19 disminuyan, la confianza de los colombianos irá aumentando para acelerar el proceso de reactivación.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS