¿Qué tanto conoce del café colombiano?

¿Qué tanto conoce del café colombiano?

Junio 10, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Isabel Peláez | Reportera de El País
¿Qué tanto conoce del café colombiano?

Conozca los diferentes tipos de café que se dan en el país. Cata entre líneas.

¿Qué pensaría usted de un francés que no supiera de vinos, o de un argentino que no supiera de carnes? Lo mismo que piensa un extranjero que nos visita y se extraña de la escasa cultura general de los colombianos en torno al café. Sobre esto se debatió en la cuarta versión de la Feria de Expo Especiales, que se realizó en Bogotá en días pasados, y que fue la oportunidad perfecta para percibir sensorialmente las diversas características de los cafés de Colombia. Más de 7.500 visitantes disfrutaron cafés de todas partes del país, desde la Sierra Nevada hasta Nariño, cada uno con distinto aroma, sabor, balance y acidez. El reto: conozca las variedades más famosas de café colombiano y, según sus propiedades, encuentre el que más se ajusta a su paladar.Acidez baja: Santanderes y Tolima Quienes toman muchas tazas al día prefieren cafés como los de los Santanderes, sin mucha acidez pero con cuerpo, para sentir su llenura en la boca (que no está aguado). Alirio Laguna, coordinador del programa de Cafés Especiales del Comité de Cafeteros del Tolima, dice que allí donde 38 de los 47 municipios son cafeteros, se cultiva el grano sobre la Cordillera Central, Oriental y en el Macizo Colombiano, desde los 1.300 metros hasta 2.000 metros. Eso da origen a un café con balance, una acidez media pero brillante, dulce, muy aromático y un sabor residual medio que invita a repetir la taza.Orgánicos: Sierra NevadaLos cafés de esta zona tienen acidez media pero alto cuerpo. Y pueden servirse solos. El grano es cultivado bajo sombra, sin usar productos agroquímicos. Eso se lo aprendieron los colonos a “los hermanos mayores” de las etnias Kogi, Arhuaco, Kankuamo y Wiwa. “La producción orgánica no cambia el sabor del café y conserva su aroma suave. Es un café amigable con la naturaleza (no hay talas, se cuidan las fuentes hídricas) y tiene el sello del comercio justo, que invierte en programas sociales”, dice Gustavo Arias, director ejecutivo de Café Orgánico Kía de Pueblo Bello, Cesar.Dulce y muy aromático: NariñoEl café de Nariño es 100% arábigo, sembrado a altas alturas (hasta los 2.300 metros sobre el nivel del mar) recolectado selectivamente y procesado por la vía húmeda en las parcelas cafeteras de los productores. Se caracteriza por su alta acidez, cuerpo medio, notas dulces con aromas frutales y florales, lo que da origen a una taza limpia, suave y de una fragancia muy especial. Hernando Delgado Gómez, director ejecutivo del Comité de Cafeteros de Nariño, afirma que en Nariño el promedio de tenencia en café es de 0.56%, es decir, media hectárea por caficultor. Y que se comercializa a través de un programa de cafés especiales: Nespresso AAA. Es de los cafés más finos del mundo. Y ha sido primer lugar de la Taza de la Excelencia y finalistas en Ili-Café. Además, Nariño acaba de ser declarada zona protegida para la producción del café.Balanceado: Valle del CaucaSegún Manuel Fernando Peña, catador del Comité de Cafeteros del Valle del Cauca, el café de nuestro Departamento se identifica por tener un grado de acidez medio y un cuerpo medio también, lo que lo hace un café muy balanceado y muy fácil de tomar. Sin embargo, en la medida en que se quiera más fuerte o más suave, se puede adaptar al gusto personal de cada quien.“En el municipio de Sevilla tenemos unos cafés sembrados a 1.400 y 1.500 metros de altura, muy equilibrados, de buen cuerpo. En el norte del Valle, por El Águila, se consiguen cafés mucho más ácidos y más utilizados en los ‘tintos’ de la mañana, 100% puros o para mezclas, y son óptimos para mejorar la acidez de aquellos cafés que la tienen baja. Un café del municipio de El Águila se puede mezclar con cafés brasileros para equilibrar la taza”.Aromas florales y frutales: Antioquia y CundinamarcaBuena aroma, buena fragancia, acidez media y cuerpo pronunciado hacen de los cafés de Antioquia unos de los más apetecidos. Carlos Enrique Ospina, de Café Don Édgar, cultivado y procesado en Ciudad Bolívar, al suroeste antioqueño, asegura que cada marca de café antioqueño pertenece a una finca y que no tienen ninguna mezcla, lo que los hace más naturales y agradables al paladar.En la exquisitez de su aroma coinciden con los cafés de Cundinamarca. Son de tres tipos: el de aroma floral, el dulce y el de notas cítricas, según la cantidad de ácido. Una autoridad en materia cafetera, Germán Castiblanco Diaz, ingeniero agrónomo de la Federación Nacional de Cafeteros, dice que en Cundinamarca se trabaja con buen sombrío y el ecosistema (las características del suelo y el clima) favorecen para que sean cultivos de alta diversidad biológica y de bajo impacto ambiental, pues el consumo de productos agroquímicos se disminuye bastante.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad