Nino Caicedo denuncia daños contra Sayco y desmiente señalamiento de acoso sexual

Nino Caicedo denuncia daños contra Sayco y desmiente señalamiento de acoso sexual

Septiembre 21, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Meryt Montiel Lugo | Editora de Domingo, El País
Nino Caicedo denuncia daños contra Sayco y desmiente señalamiento de acoso sexual

Nino Caicedo, gerente de Sayco.

Nino Caicedo, gerente de Sayco, sociedad que protege los derechos de autores y compositores, denuncia el daño que le hizo el interventor del Gobierno a la entidad.

Tal como lo deja ver el compositor Nino Caicedo, el remedio fue peor que la enfermedad, ya que, dice, la intervención que hizo el Gobierno Nacional a la Sociedad de Autores y Compositores de Colombia, Sayco, por diez meses (8 de agosto de 2012 a mayo de 2013), desmejoró la situación de la ya desprestigiada entidad, calificada por muchos como una cueva de ladrones. Desde que llegó hace un año y dos meses a dirigir Sayco, entidad privada que se encarga de recaudar y distribuir millonarios recursos por los derechos de autor de músicos del país, el chocoano manifiesta que se propuso destapar la corrupción, reconstruir la Sociedad y eso le ha traído, incluso, amenazas de muerte a él y a su esposa.El autor de los éxitos de Guayacán, ha debido enfrentar protestas de colegas que le han pedido la renuncia; intento de toma de la sede de Sayco; escándalo por el sueldo que recibe ($22 millones más parafiscales que sumarían $34 millones) y acusaciones por acoso sexual de una empleada.Hoy vuelve a la palestra porque está denunciando, entre otras cosas, que durante la intervención a Sayco en cabeza del agente Andrés Espinosa Pulecio, se cometieron irregularidades como la de no recaudar $7000 millones ni tener un plan de acción para recuperarlos; se giraron $470 millones a socios fallecidos y se pagaron $229 millones a la empresa Servinteg sin evidencia de que sus servicios se hayan prestado.Además, porque Giancarlo Marcenaro, director de la Dirección Nacional de Derecho de Autor, DNDA, entidad adscrita al Ministerio del Interior encargada de la vigilancia y control de Sayco, ha manifestado no estar de acuerdo con sus denuncias y lo señala de generar cortinas de humo, victimizándose y queriendo hacer ver al Gobierno como el malo del paseo.Sobre sus denuncias, pero también de las que recaen sobre él, Nino Caicedo habló con El País.¿Por qué el interventor no rindió cuentas sobre la gestión en Sayco?No sé. Cuando yo llego como gerente de Sayco, el Consejo Directivo me informa que el gerente interventor no dio ningún informe de gestión. Ni siquiera después de que luego de su intervención es elegido por el nuevo Consejo Directivo de la entidad como gerente por dos meses (mayo de 2013 al 21 de junio de ese año). Pero tampoco rinde informe él ni la Dirección Nacional de Derecho de Autor, DNDA.¿Entonces qué hizo?Siendo ya gerente me reuno con Ernest and Young, la revisoría fiscal que el mismo interventor del Estado había contratado y me dicen que ellos ya habían dado un informe durante la intervención, pero que el interventor no implementó las mejoras. ¿Qué encontraron?Varios hallazgos. Por lo que investiga Ernest and Young se muestra que la Sociedad tenía debilidades, cosas para solucionar, pero en lo que me muestra Deloitte, la empresa de auditoría que yo contraté, vemos que el interventor del Gobierno también cometió errores. Yo muestro a medios de comunicación los dos informes y al de Deloitte le dan más importancia, porque si bien ambos muestran irregularidades no entienden cómo una intervención del Gobierno, en vez de solucionar, entra a crearle más dificultades a Sayco.Habla de daños que hizo el interventor. ¿Como cuáles?Firma un contrato con Servinteg para realizar la gestión de recaudo. Así, un trabajo que se hacía por el 7 %, esta firma lo hace por el 11. 25 %; un trabajo que se hacía con los mismos empleados de Sayco él se lo cede a Servinteg, firma que era una empresa inmobiliaria dos días antes de firmarse el contrato, sin experiencia en el recaudo y con un patrimonio de $20 millones. Además, Deloitte confirma las violaciones que Andrés Pulecio hizo a la ley porque él actuaba como gerente y como Consejo Directivo, o sea, él mismo firmaba y él mismo se lo aprobaba. Deloitte descubre que él defrauda el presupuesto de la sociedad en $2337 millones 777.718 porque entrega estos rubros, por ejemplo, a músicos que no tenían derecho, violando la ley y la decisión Andina 3-51 de 1993.¿Y por qué la polémica con el director de la Dirección Nacional de Derecho de Autor, Giancarlo Marcenaro?Porque él, a través de un boletín y declaraciones a medios, dice que la firma del contrato (con Sevinteg) no se hizo dentro del tiempo de la intervención. Y nosotros tenemos la firma del contrato: se firmó el 13 de abril de 2013. Y si la intervención del Gobierno fue de agosto a mayo, yo creo que abril está primero que mayo, ¿o no? Además, como si fuera poco, por eso creemos que Mancerano está equivocado, en el último párrafo del acta número 20 de marzo 13 de 2013 el interventor convalida y ratifica todos los contratos y decisiones adoptadas desde la fecha de entrada en funciones del cargo de gerente general; esto es, de agosto de 2012 y hasta que entre en ejercicio y funciones el Consejo Directivo elegido en la próxima Asamblea General Ordinaria. O sea, que desde el 13 de marzo legaliza todo lo que vaya a firmar de allí para adelante. Esto lo que demuestra es que el doctor Giancarlo no ha leído todo el acta, sino que parte solo de la fecha en que se hizo, marzo 13 de 2013; por eso, dice, que ese contrato no se firmó en la intervención. ¿Ya hizo las respectivas denuncias?Instauramos una denuncia por responsabilidad civil al Estado por la defraudación de los $2333 millones, porque el Estado colombiano fue el que llevó al interventor. Y colocamos una acción civil solicitando la nulidad del contrato suscrito con Servinteg y una denuncia penal contra funcionarios y exfuncionarios de la Sociedad para que respondan por otros hallazgos.¿Cuántos implicados hay?Más o menos quince, entre funcionarios y exfuncionarios. Es una denuncia penal porque se han hallado anormalidades reales y confirmadas. Esta es una revolución mediática porque por primera vez Sayco abre las puertas a Colombia, pone denuncias, reconoce que tiene irregularidades, pero el Gobierno entró y en vez de solucionar, lo que hizo fue generar más problemas y lo estamos demostrando con documentos. Y, por primera vez, estamos entregando un proyecto de mejoras para que la Sociedad cambie.¿Desde cuándo van a poner en práctica esas medidas?Necesitamos el apoyo del Gobierno, pero primero debemos estar de acuerdo en realidades y responsabilidades. Si estamos de acuerdo, primero muestro los problemas hallados y luego el plan de mejoramiento. En el recaudo, por ejemplo, encontramos una cartera morosa de $7000 millones sin un plan de acción para recuperarla. O sea, ¿qué hizo el Gobierno durante los diez meses que estuvo ahí? El plan de nosotros en recaudo es que implementamos un área de cobro prejurídico y jurídico. Con relación a las quejas de los compositores que reclaman que su música suena pero Sayco no les liquida un dinero equivalente al uso de sus obras, estoy entregando un proyecto de monitoreo digital que nos garantice en un periodo de tres años el ciento por ciento del registro musical de las obras utilizadas. La gestión internacional es otro gran problema, la música colombiana suena en el mundo, pero los compositores no reciben un dinero que satisfaga el uso efectivo de sus obras. Implementé un Departamento Internacional que estaba abandonado. Además, como el derecho de autor ha migrado hacia el internet, tengo listo para celebrar un contrato con la empresa argentina Faro Latino que va a capacitar al personal de Sayco con el fin de gestionar de manera óptima los cobros en las plataformas digitales. ¿A Sayco se le critica su poca ayuda a los músicos, porque muchos mueren en la pobreza?Es que los mismos medios que informan sobre la muerte de un compositor en la pobreza y cuestionan qué está haciendo Sayco, son los mismos que no le están pagando por el uso de la música. Vienen los periodistas de las cadenas más grandes de televisión y preguntan: ¿qué está haciendo Sayco por el pianista que está en el Cartucho? Yo le digo, si es pianista no es responsabilidad de Sayco, porque Sayco responde es por autores y compositores. Tiene que irse a Acimpro y si no es miembro de Acimpro, quien tiene que responder es el Estado. Es que muchas veces le endilgan a Sayco responsabilidades del Estado colombiano. ¿Por qué asegura que el interventor violó la decisión Andina 351?Porque repartió dineros de Sayco en autores y compositores que no tienen música en utilización. O sea, él se convierte en Papá Noel, pero violando la norma y el mismo representante del Gobierno no puede violar la norma. Él le dijo al diario La República (viernes 12 de septiembre) que él encontró que varios compositores estaban pasando trabajos económicos y que no tenían salud y por eso se las dio. Pero esa no es responsabilidad de Sayco, porque esta es una empresa privada que tiene que repartir ese dinero proporcionalmente por el uso efectivo de sus obras, eso dice la decisión Andina 351. Él con esa respuesta busca la solidaridad del pueblo colombiano y de algunos compositores que se beneficiaron con eso. ¿Entonces cómo ayudar a los músicos en desgracia?Tenemos que mirar entre Gobierno y todos cómo le solucionamos el problema de salud y de bienestar general a esos hermanos compositores que están pasando grandes tragedias pero que no tienen música en utilización, sin embargo, yo no puedo quitarle el dinero a los que tienen música en utilización de manera abusiva, violando la norma y entregárselo a otros.Una gran gestión del interventor del Gobierno hubiera sido esa, si él consigue que el Gobierno lo apoye con unos recursos económicos para solucionar el problema a los compositores nos quitaríamos el sombrero ante él. Él usó recursos de los compositores que tenían música en utilización y se los dio a los que no tenían. Violó normas y defraudó a Sayco en $2337 millones y pico. ¿Esa plata la invirtió toda en la salud de los compositores?Supuestamente. Un juez de la República nos dirá si fue esa cantidad, si fue menos, para dónde se la llevó, pero eso está entre los hallazgos, todo lo que él hizo y lo que defraudó. ¿Con esa polvareda que ha levantado, ha recibido amenazas?Sí, claro, desde que entré. Me amenazan de muerte a mí y a mi esposa. Primero iniciaban inventando calumnias, la llamaban a decirle que yo andaba con mujeres, que ella por qué no se pasaba por Sayco, buscando la división del hogar, después consiguieron a una funcionaria de Sayco, que se prestó, para decirle a los medios que yo le hacía acoso sexual. Precisamente quiero preguntarle por ese caso. ¿En qué va?Ella hizo una carta dirigida al Comité de Convivencia de Sayco para que le ayudaran para saber qué hacía porque el gerente le estaba haciendo acoso sexual. ¿Cuántos años tenía ella en la entidad?Puede tener dos años. Ella hizo la carta en una licencia por enfermedad y le pasa copia a los medios de comunicación, a la Asociación Nacional de Derecho de Autor, al Ministerio y el Viceministerio del Interior y reparten el volante con la denuncia precisamente un día en que estamos en una asamblea extraordinaria desde que llegué tratan de sacarme.Entonces ella toma sus días de incapacidad y los une con vacaciones y esperamos que entrara a trabajar porque ella tiene derecho a su debido proceso.Cuando entra de vacaciones la llama el Comité de Convivencia y ella le dice que no tiene testigos (de lo sucedido), que fue que ella entró a mi oficina dos veces y que yo la invité a salir y que en esa invitación a salir ella supuso que yo “se lo estaba pidiendo”. Así lo dijo. ¿Pero usted la invitó o no a salir?Eso no es cierto, eso es un montaje. La prueba es que eso ni siquiera hizo carrera en Sayco. Ella dice que no tiene testigos porque como ella estaba trabajando en el tercer piso, yo bajaba cuando el tercer piso estaba solo. Y está escrito, por lo que ella dijo en el comité. O sea como que yo tenía alguien que me dijera ya está sola, puede bajar y yo bajo (risas). Además, dice, que cuando yo bajaba, con la mirada que yo le hacía ella supone que le estoy insinuando cosas en contra de su moral. Y dice que yo le decía mamita y qué perfume tan rico tenía. ¿Y usted qué hizo al respecto?Le coloqué una demanda penal por injuria y calumnia que está en proceso. ¿Y ella sigue trabajando en Sayco?Es que después de que ella estuvo en el Comité de Convivencia de la empresa y yo también, cada uno por su lado, solicité que Gestión Humana comprobara que ella había violado la norma que dice que ella no puede enlodar el nombre del gerente ni de Sayco. Le hicieron sus descargos, no se defendió, dijo que no diría nada, por eso es despedida sin derecho a indemnización. Mientras están haciendo el documento para entregárselo porque eso fue con el debido proceso, se volvió a enfermar, pidió incapacidad y tenía que entrar a trabajar y no lo hizo, ella ha sabido dilatar todo. Pero ya está despedida. Y un día llegó la mamá de ella con una carta de renuncia provocada, que renuncia debido a que está enferma por el acoso. ¿Pero usted tenía un tipo de relación cercana con ella?Ninguna, ninguna, ninguna. ¿Entonces, el proceso sigue andando?El interno ya se terminó, el judicial sigue andando. Ella nunca me denunció penalmente porque es que ella no tiene testigos. Ella llevó la denuncia fue ante los medios de comunicación no ante la Fiscalía, pero yo sí la denuncié. ¿Por qué cree usted que lo quieren sacar?Porque desde que yo llegué dije a qué iba y hay gente interesada en que las cosas no se aclararan. ¿Por qué cree usted que lo quieren sacar? ¿Porque dijo que iba a destapar ollas podridas?Sí, les dije que yo sabía que Sayco tiene muchas dificultades y empecé a decir a qué iba y eso levantó todos los problemas que se fueron presentando, por ejemplo, la Sociedad se la tomaron para sacarme precisamente aquellos compositores que habían recibido beneficios sin merecerlos. ¿Piensa también que fue un ardid de sus enemigos formar escándalo por el aumento de sueldo que se hizo?Yo no me hice aumento de sueldo. ¿Entonces cómo fue el asunto?Yo negocié mi salario con el Consejo Directivo, les dije, yo vivo en Cali, si quieren que yo sea gerente cobro tanto y ellos lo aprobaron. La prueba fue que eso fue investigado por la Asociación Nacional de Derecho de Autor y no encontró ninguna anomalía en mi sueldo. Todo ha sido difamación. ¿Cómo voy yo a aumentarme el sueldo? El mismo gerente no puede. El Consejo Directivo está por encima de mí, eso se cae de su propio peso, no tiene ni pies ni cabeza. Pero como que el aumento fue demasiado elevado porque generó mucha ampolla entre sus críticos…No, no, no, ya otras personas que no han sido autores ni compositores han ganado más, han tenido un sueldo superior, ya ha habido sueldos de $27 millones allí, pero según ellos, Nino Caicedo por ser compositor o no sé por qué no puede tener un buen salario. Por eso yo hablo de discriminación gremial y hasta racial, además, el salario no me lo coloqué yo. Se le ha criticado que tiene conflicto de intereses, que usted como compositor está tomando todas esas medidas por su labor como compositor, para así recibir más dinero…Claaaaro que sí. Como compositor que soy eso fue lo que más me movió para entrar a la Sociedad y revisar lo que está sucediendo, porque si es que yo arreglo anomalías que no benefician las obras de Nino Caicedo, con eso se benefician también todos los compositores. Yo no voy a arreglar solo para mí. Yo tengo obras en utilización en el exterior, entonces si arreglamos los problemas del exterior para todos, también se solucionan los míos. Si arreglamos el monitoreo digital a nivel nacional arreglamos los míos. Esos compositores que venían recibiendo ese dinero se molestan. Porque cuando yo entré a la Sociedad había salido el disco de los 25 años de la Orquesta Guayacán, un éxito total, que tiene que reflejarse en la liquidación, ¡por Dios! Ellos se molestaron porque hubo un incremento en mi liquidación, pero no me pueden decir que el disco no está al aire, es que yo soy un compositor exitoooooso, entonces eso moleeesstaaa. Es una cosa jodida. ¿Qué medidas ha tomado por las amenazas de que ha sido objeto o no cree que estas pasen a mayores?En este país no se puede desestimar ningún tipo de amenaza, pero tampoco podemos salir corriendo y dejar tirada una función. Yo estoy mostrando que Sayco es una sociedad buena, que le da seguridad social a los socios activos, que le permite recreación, salud, que le da un auxilio exequial para todos y cada uno de los 7708 socios, sin ninguna excepción, o sea que no hay que hacer recolecta para enterrar a algún compositor como fue en un pasado remoto. Es una sociedad que a sus socios activos les permite auxilio por enfermedad catastrófica, auxilios por calamidad doméstica y anticipos ordinarios sobre sus liquidaciones y anticipos extraordinarios, es una sociedad que no puede desaparecer porque quedarían desamparados 3000 familias que son los socios activos, o sea las personas que tienen canciones en utilización, porque el beneficio social no es solo para el compositor sino para familia, su esposa e hijos.Vea aquí el Libro de Inscripción Dignatarios Sayco Vea aquí la denuncia penal de Sayco

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad