El esperado encuentro que no se cumplió en Caldono entre Duque y la minga indígena

El esperado encuentro que no se cumplió en Caldono entre Duque y la minga indígena

Abril 09, 2019 - 11:20 p.m. Por:
Redacción de El País 
El esperado encuentro que no se cumplió en Caldono entre Duque y la minga indígena

El presidente Duque esperó por varias horas a los miembros de la minga indígena. Pero ellos insistieron en que la reunión debía ser pública y no privada.

José Luis Guzmán / El País

Quinientos metros antes de llegar al parque principal del municipio de Caldono, Cauca, la guardia indígena ya tenía los primeros cordones de seguridad.

Como si fuera un concierto, las comunidades ascendían lentamente y en orden para llegar hasta el parque, donde se empezaba a sentir la aglomeración. Esta vez no esperaban ver a un famoso cantante, sino al Presidente de la República, Iván Duque.

Sobre las 9 y 30 de la mañana, el sonido de los helicópteros les hizo pensar que la petición que habían hecho hace un mes, cuando se dio inicio a la minga indígena, se iba a cumplir: se verían cara a cara con el Primer Mandatario.

A través de las redes sociales el Gobierno Nacional informó: “el Presidente llegó al municipio caucano de Caldono para reunirse con las comunidades indígenas, tal y como lo había anunciado tras el levantamiento del bloqueo”.

Lea también: Crece tensión en el Cauca por frustrada reunión entre Duque y la minga

La expectativa seguía entre la comunidad. Una chirimía conformada por niños de menos de 10 años amenizaba la espera que se hizo bajo el candente sol de la mañana. Mientras tanto, seguían llegando familias indígenas, acompañadas de muchos niños. Otros le hacían un homenaje al joven que murió en la minga.

A menos de 200 metros del parque principal de Caldono (donde se encuentra la Alcaldía, la Iglesia, la única Notaría y donde estaban los ‘mingueros’), el Presidente se reunió, en uno de los colegios, con un amplio grupo de funcionarios de su Gobierno, Procuraduría, Defensoría, entre otras entidades mediadoras. Estaban a la espera de tomar decisiones.

Alrededor de las 11 y 30 de la mañana la ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez, declaró a los medios de comunicación que por razones de seguridad el Mandatario no podía reunirse con el pleno de la minga indígena en el parque y lanzó una propuesta: que los líderes de los diferentes resguardos se reunieran con el Presidente Duque, a puerta cerrada, y en el colegio de Caldono en el que permanecía.

En el parque, los líderes de la minga reunieron a los representantes de las 126 autoridades indígenas. Luego del llamado a lista y ante la impaciencia que empezaba a crecer entre la comunidad, presentaron las alternativas: “Hay dos propuestas, dijo uno de los líderes en la tarima: se nombra una comisión para ir a hablar con el Presidente (al colegio) o la reunión se traslada a la Iglesia, donde es posible que entre un grupo mayor de personas”, dijo.

Los chiflidos no se hicieron esperar y los bastones de mando de los indígenas en alto evidenciaron la respuesta. Decidieron no ir al encuentro del Presidente y volvieron a pedir que el Mandatario bajara al parque.

“Vinimos a trabajar, no desperdiciemos esta oportunidad de avanzar en lo acordado”, dijo el procurador, Fernando Carrillo, quien estaba acompañando el encuentro, intentando convencer a la minga de reconsiderar y aceptar la petición de Duque de conformar una comisión para hablar con él, pero en el recinto cerrado.

La minga en pleno se mantuvo en su petición de que querían ver al Presidente en la plaza y no en privado. Era ya la una de la tarde.

Se dieron 15 minutos para que el Gobierno enviara un mensaje definitivo. Pasó media hora y los miembros del Consejo Regional Indígena del Cauca, Cric, se anticipaban a lo que iba a pasar. “La minga no termina acá y seguimos abiertos al diálogo, lo que viene es duro, pero toca continuar, hacer seguimiento a los acuerdos, no hemos perdido, hemos ganado como movimiento indígena”.

Al mismo tiempo Duque hacía una alocución desde el colegio donde se encontraba en Caldono. “Lamento profundamente que no se haya valorado el gesto del Estado hoy, y que se haya rechazado la posibilidad de tener este encuentro. Lamento que no se valore la presencia de todas las instituciones y de organismos internacionales para poder avanzar en ese diálogo”, dijo el Mandatario.

Agregó que “no podemos seguir manejando el diálogo entre el Estado y las comunidades con ultimátums”, pero reiteró que los acuerdos logrados con las comunidades indígenas del Cauca  tienen total viabilidad.

La minga inició sesión sin el Presidente, quien se fue de Caldono sin que quienes lo esperaban pudieran verlo. Eran las dos de la tarde.

El consejero Neis Oliverio Lame del Cric invitó a una movilización nacional antes de finalizar el mes y dijo que los ‘mingueros’ volverán a su territorio. “Somos gente de palabra, el diálogo queda abierto. Por el momento no volveremos a la Panamericana, pero quedamos en asamblea permanente, el acuerdo sigue”.

El presidente Duque volverá al Cauca el próximo sábado, al municipio de Timbío, donde realizará un encuentro con la comunidad y gremios de la región.

Reacciones

El analista bogotano Jorge Iván Cuervo consideró que tanto las comunidades indígenas como el Gobierno perdieron al no concretar su reunión ayer en Caldono.

Agregó que a ambas partes les faltó madurez y realidad política para sentarse a negociar, sin embargo, sostuvo que parte de la culpa de que esto haya terminado de esta manera es del fiscal Néstor Humberto Martínez, quien, a su juicio, “envenenó la situación porque no dio información clara, ni detalles de la supuesta amenaza contra la seguridad del mandatario”.

Por su parte, el analista político Eduardo Pizano aseguró que la forma en la que actuó el Presidente fue adecuada, en cuanto había una amenaza en contra de su seguridad, advertida por las autoridades, a la que no se podía exponer en una plaza pública.

Añadió que las comunidades indígenas no pueden sobrepasar la institucionalidad que representa Duque, ni esperar a que le pase algo para comprobar si hay o no infiltrados en la minga.

“El Presidente mostró voluntad e hizo su deber en no ir cuando no había desbloqueo de las vías, porque salieron afectados los derechos de varios ciudadanos. Lo que hicieron los indígenas fue mostrar una actitud de desafío a la institucionalidad”, sostuvo Pizano.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad