Un guarda de tránsito es agredido semanalmente en Cali

Un guarda de tránsito es agredido semanalmente en Cali

Junio 26, 2019 - 11:30 p.m. Por:
Redacción de El País
Agentes Guardas Tránsito Cali

La Secretaría de Movilidad informó que las agresiones a guardas se registran en toda la ciudad, pero con mayor frecuencia en la zona oriente y ladera de Cali.

Archivo de El País

Entre tres y cuatro agresiones a guardas de tránsito al mes se han registrado en Cali en lo corrido de este año. En promedio, serían 24 los casos que se han presentado en los primeros seis meses de 2019, de los cuales al menos 14 fueron de alto impacto en la ciudad, según datos de la Secretaría de Movilidad Municipal.

“Sin embargo, la cifra podría aumentar considerando que a diario se registran agresiones que no trascienden a la opinión pública o a las instancias judiciales. La preocupación que tenemos es que todos los días se registran situaciones de intolerancia con conductores, que en su mayoría son infractores a la norma”, explicó William Bermúdez, líder del Centro de Gestión de Cali.

El funcionario explicó que estas situaciones se desatan en medio de operativos regulares de registro y control que, por lo general, pretenden sancionar el mal uso de las ciclorrutas o vías del MÍO.

Precisamente, el último caso de agresión a un guarda de Tránsito se registró el pasado sábado 22 de junio, cuando el agente Wílmer Calvache denunció haber sido víctima de un brutal ataque por parte de un motociclista al que iba a multar luego de sorprenderlo transitando en contravía sobre la Autopista Simón Bolívar entre carreras 68 y 69, en Ciudad 2000.

El servidor público explicó que, sin mediar palabra, el motociclista le dio varios golpes en la cara con el casco y lo tiró al piso. La ayuda de los presentes en el lugar evitó que las lesiones fueran más graves, sin embargo, el funcionario recibió cinco días de incapacidad por lo sucedido.

Este hecho ocurrió dos días después de que un grupo de ciclistas agrediera con puños a agentes de Movilidad que realizaban un operativo de control en el oriente de Cali, sobre la Calle 54 con Carrera 67A, donde al parecer los ciclistas se movilizaban haciendo zigzag entre los vehículos, golpeando así la motocicleta de una guarda que cayó al suelo.

Lea también: 'Agentes de tránsito llevarán cámaras para 'blindarse' de agresiones'.

Tras el hecho, los agentes procedieron a inmovilizar una de las bicicletas, lo que generó una discusión que terminó en agresión en contra de los funcionarios públicos.

Un mes atrás una guarda fue atropellada por un motociclista que no respetó la luz roja del semáforo de la Carrera 5 con Calle 15. La funcionaria terminó en el pavimento con fractura en uno de sus dedos.

“Hemos registrado casos con frecuencia, en promedio tres y cuatro agresiones por mes. Hablamos entonces de agresiones con vehículo hacia nuestros agentes, algunos de los cuales han sufrido incapacidades, lesiones o fracturas también ocasionadas con elementos contundentes como el casco, e incluso, con armas blancas”, explicó el Secretario de Movilidad de Cali, William Camargo, quien aprovechó para hacer un llamado de atención a la ciudadanía.

“Cuando tenemos 35.000 comparendos viales al mes es evidente que hay una constante de infringir las normas. Aquí lo que cabe es una invitación a la tolerancia y el respeto, dejar claro que la naturaleza de la norma es proteger a los ciudadanos de siniestros viales y los agentes son seres humanos que salen a cumplir esa función, y como todos, tienen una familia que los espera en casa”, dijo Camargo, al informar que ya se están tomando medidas al respecto.

“Próximamente implementaremos unas ‘body cam’ que se van a poner en funcionamiento solamente para que los guardas de Tránsito graben los operativos. Esto además de permitirnos monitorear nuestra función, servirá como elemento de prueba en caso de que se presenten agresiones”, dijo el Secretario.

Para Fernando Tamayo, presidente del Concejo de Cali, la agresión a guardas representa el desconocimiento e imposición de un principio de autoridad.

“Cali es una ciudad sumamente anárquica, donde la gente no solamente agrede guardas de Tránsito, sino todo tipo de representación de autoridad. En el caso de los agentes de Movilidad hay que pasar de los encuentros cívicos y las posiciones de reconciliación a una posición en la que una persona que agreda a una autoridad o a otro caleño, tenga la certeza de que va a ser judicializado. A partir de que el primer agresor pague cárcel, se acaba la sinvergüencería”, dijo el Concejal.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad