Las 'Prostitutas' de Fernell Franco, en el museo Reina Sofía de España

Noviembre 28, 2011 - 12:00 a. m. 2011-11-28 Por:
Texto: Catalina Villa | Video: Katherine Arredondo I Animación: Jhonatan Herrera I Diseño: Diego Sánchez

Diez piezas de la serie ‘Prostitutas’ del fotografo caleño Fernell Franco, realizadas en 1972, hacen parte de la colección del Museo Reina Sofía de España.

Click, las putas. Así rezaba la primera frase del texto que, impreso en un bellísimo afiche color sepia, promocionaba su primera exposición individual realizada en la mítica Ciudad Solar de los años 70. El texto era obra de Hernán Nicholls, su jefe en la agencia Nicholls Publicidad, pero sobre todo el cómplice de esa mirada que ya para entonces intuía excepcional. La exposición: una serie de fotografías en blanco y negro sobre las prostitutas del barrio La Pilota en Buenaventura. Un poco a manera de crónica, pero también de documental, las fotos daban cuenta, entre la penumbra y la luz, de un mundo sórdido y melancólico humedecido por el mar: mujeres de vientres ruinosos hacinadas entre paredes sucias de olvido; niñas de cinturas anchas y sueños perdidos apiladas sobre colchones sin sábanas; adolescentes de vidas tan descascaradas como los muros que las acogían. Muchos años después, en su casa del barrio Centenario, el fotógrafo Fernell Franco le explicaría a la curadora María Iovino cómo las prostitutas siempre habían hecho parte de su entorno. En mi pueblo natal las prostitutas estaban cerca de la plaza central, a donde iba a acompañar a mi padre a cuestiones de trabajo; en Cali, para ir al colegio, todos los días atravesaba de ida y de vuelta el barrio en el que trabajaban, y entre ellas asistí a las primeras fiestas en el mismo barrio. También, cuando salía de paseo con mis amigos, siendo un adolescente de 12 o 13 años, conocí el momento álgido de rumba y prostitución en el puerto de Buenaventura, al que viajábamos para visitar a la familia de uno de mis compañeros de barrio, que trabajaba en el negocio de la madera, y de paso para ver el mar. No es de extrañar, entonces, que en 1972, paralelamente al trabajo que adelantaba como fotógrafo publicitario, Fernell Franco decidiera realizar esa serie de fotografías artísticas y experimentales en los burdeles del puerto. Él, que de niño había migrado del campo a la ciudad, sentía la necesidad de ir en busca de ese recuerdo que llevaba grabado en su memoria. Durante meses, el hombre delgado de pelo lacio y barba insipiente viajó con su cámara todos los fines de semana para fotografiar a las prostitutas de La Pilota. Las mismas que al principio fueron hurañas, claro, pero de las que supo ganarse su confianza hasta convertirse en su amigo. “Les llevaba regalos y leche para sus hijos.

Lee contenido sin límites en elpais.com.co por $800 primer mes
VER COMENTARIOS