¿Hace falta un Día sin Carro en Cali?

Febrero 05, 2020 - 11:45 p. m. 2020-02-05 Por:
Redacción de El País
Con éxito y normalidad transcurre el Día sin Carro en Cali.

Durante el último Día Sin Carro, en 2018, salieron de las vías de Cali alrededor de 400.000 motocicletas y 400.000 vehículos particulares durante doce horas.

Giancarlo Manzano - El País

Mientras este jueves en Bogotá dejarán de circular 1,8 millones de vehículos y 450.000 motocicletas por la implementación del Día sin Carro, en Cali aún es incipiente la idea de vaciar las vías de la ciudad durante una jornada para dar lugar a medios de transporte alternativos y, de paso, alivianar la calidad del aire.

Cabe anotar que en la capital de la República este ejercicio se realiza desde hace veinte años, pero en Cali solo se ha llevado a cabo esta jornada en cinco ocasiones durante los últimos doce años (2008, 2009, 2010, 2011 y 2018).

La última vez que las calles de Cali estuvieron libres de carros y motos particulares fue el 22 de septiembre del 2018, un sábado. Entonces, el Dagma reportó una reducción en las emisiones de ruido, que cayeron entre 1,1 y 4,8 decibeles respecto a lo que se registra un sábado cualquiera; asimismo se mejoraron los indicadores de calidad del aire en las nueve estaciones de monitoreo de la ciudad. Incluso, la Secretaría de Seguridad y Justicia reportó que durante la jornada se redujeron las riñas en 25 %.

Le puede interesar: Propuesta de Policía Cívica Local para Cali ya despierta polémica en la ciudad

Para Ciro Jaramillo, director del Grupo de Investigación de Transporte, Tránsito y Vías de Univalle, la implementación del Día Sin Carro en Cali debe apuntar a sensibilizar a la ciudadanía en torno al uso de los vehículos particulares y los impactos que estos tienen en la ciudad, al igual que genera consciencia de la infraestructura disponible y el uso que se le está dando.

“Es fundamental estudiar o monitorear la jornada, porque no tiene sentido que solo sea suspender el uso de vehículos y poner en dificultades a ciertos colectivos que dependen del vehículo particular. En este ejercicio se deben tomar datos de impactos que puedan generarse en términos de emisión de partículas y ruido, para fortalecer que este tipo de laboratorios se sigan utilizando en la ciudad”, dijo Jaramillo.

El analista señaló que el ejercicio que se realizó en 2018 “no era conveniente hacerlo un sábado, porque la actividad ese día es distinta a la del resto de los días de la semana; en ese sentido, me inclinaría más porque fuera un martes, miércoles o jueves, porque los lunes y viernes, al igual que los fines de semana, tienen comportamientos disímiles con relación a los días típicos”.

Por su parte, Octavio Quintero, presidente de Fenalco en el Valle, dijo no ser partidario de una estrategia similar a la del Día Sin Carro en Cali. “Esto paraliza las actividades económicas y es muy complicado para el comercio. Entendemos que todos tenemos que cooperar, pero hay que apostarle a otras alternativas para contaminar menos, como compartir el vehículo, usar más la bicicleta y el transporte público; deben ser estrategias que no se basen en restricciones porque esto hace que la gente salga poco y la actividad empresarial baje”, apuntó Quintero.

El empresario recordó que hace dos años, cuando se implementó el último Día Sin Carro, las pérdidas que tuvieron los comerciantes ascendieron al 40 % de las proyecciones que normalmente se tienen para los sábados. El impacto lo sintieron más los centros comerciales, los supermercados, los restaurantes y, en especial, el Centro.

Ante esto, el secretario de Movilidad Municipal, William Vallejo, dijo que el Día Sin Carro es una propuesta que está sobre la mesa y estudia la Administración Municipal, pero que depende del alcalde Jorge Iván Ospina su implementación en el presente año o a futuro.

“La medida es buena. Desde el punto de vista pedagógico es una forma de mostrarle a la ciudadanía que hay otras opciones de moverse y genera un cambio de percepción de la movilidad de la ciudad. En este momento no hay nada puntual sobre el Día Sin Carro, hay intención pero para esto hay que hacer una evaluación de lo que conllevaría la medida y una concertación con todas las partes”, afirmó el titular de Movilidad.

De acuerdo con Vallejo, “el 67 % de los caleños todos los días tienen Día Sin Carro, porque aquellas personas que tienen carro o moto son solo el 33 % de la partición modal de la ciudad; esta es una medida que le apunta a ese público que sí utiliza el vehículo particular a diario”.

Por el momento, lo más cercano a incentivar el uso de los medios alternativos de transporte, a través de un acto oficial del Municipio, es un proyecto de acuerdo que presentaron los concejales Juan Martín Bravo y Juan Pablo Rojas y que busca institucionalizar que el primer domingo de junio sea el Día de la Bicicleta.

“Ojalá a este día se le sume el Día Sin Carro para que los ciclistas puedan salir a montar libremente. Puede ser ese mismo domingo y no habría mayor afectación al comercio; ojalá se pueda decretar en un horario entre mañana y tarde, que sea cómodo para las personas y que sea un día tranquilo, en el que se exploren nuevas alternativas de movilidad”, expresó Bravo.

Lo que dejó el último Día Sin Carro

En 2018, con el aumento de la velocidad del viento se dispersaron los contaminantes finos (que tienen un diámetro de hasta 2,5 micrómetros) en el aire y hubo concentraciones mucho menores a las de un día normal, sobre todo en el sector de la Base Aérea y el Acuaparque de la Caña, así como en Univalle; no obstante, los contaminantes aumentaron en el sector de Compartir.

Entre tanto, aquellas partículas sólidas o líquidas de polvo, cenizas, hollín, metálicas y cemento que tienen un diámetro varía entre 2,5 y 10 micrómetros, disminuyeron en La Flora, Cañaveralejo, Obrero, Pance y La Ermita, pero y aumentaron en Compartir.

Lee todo el contenido de El País sin límites. Suscríbete aquí
VER COMENTARIOS