El jarillón del río Cauca puede soportar el invierno, pero sigue amenazado

El jarillón del río Cauca puede soportar el invierno, pero sigue amenazado

Octubre 14, 2018 - 07:55 a.m. Por:
Redacción de El País
El jarillón del río Cauca puede soportar el invierno, pero sigue amenazado 04

Para disminuir el efecto de amenazas como la de la hormiga arriera, a lo largo del jarillón se está construyendo pantallas de suelo - cemento de nueve metros de profundidad que ni las hormigas ni tampoco el agua pueden atravesar.

Foto: Giancarlo Manzano / El País

Ya lo dijo el Ideam: lo más probable es que la actual temporada de lluvias se extienda hasta diciembre. Incluso hay regiones declaradas en alerta roja como Magdalena, Cesar, Arauca, Caquetá, Meta, Caldas, Chocó y Nariño, donde en algunas zonas durante los primeros días de octubre llovió lo que en los promedios históricos llueve en todo el mes.

En el Valle, por fortuna, aún no se llega a esos límites, pero en todo caso se prevén lluvias intensas y bajas temperaturas para los próximos días. Octubre, se sabe, es el mes más lluvioso del año en la región, lo que incrementa los riesgos de crecientes tanto en el río Cauca como en sus tributarios.

En ese caso, la principal protección que tiene Cali es el jarillón de 26.5 kilómetros que se extiende a orillas del Cauca en el oriente de la ciudad. Si aquel ‘muro’ de tierra llegara a ceder, 79 barrios de 10 comunas terminarían inundados, al igual que las principales estructuras de potabilización de agua y las subestaciones de energía de Juanchito, San Luis y Aguablanca, por lo que el 80 % de la población se quedaría sin agua potable; un panorama en el que la única solución inmediata sería evacuar.

Teniendo en cuenta ese contexto que Cali jamás debe olvidar, ¿está listo el jarillón para soportar la actual temporada de lluvias?

El País realizó un recorrido en varios de los tramos del jarillón, en el que se aprecian cinco escenas que retratan lo que ha ocurrido con esta zona de Cali en los últimos años.

Por el sector del Paso del Comercio, muy cerca del barrio San Luis, por ejemplo, se encuentra la urbanización Ramalí, los bloques de apartamentos donde fueron reasentadas 200 familias que vivían en el dique.

Al frente de los apartamentos, sobre el jarillón, se aprecian casas levantadas en ladrillo y perros grandes como terneros con la postura de quien vigila.

Las casas corresponden a una invasión llamada Venecia, que continúan en el proceso de reasentamiento, como varias otras a lo largo del terreno.

Lea además: La CVC entregará 150 mil especies nativas para su siembra en el Día Mundial del Árbol

El jarillón del río Cauca puede soportar el invierno, pero sigue amenazado 01

Aunque más de 4000 familias despejaron el Jarillón y fueron reasentadas, aún hay decenas de casas a lo largo del dique. Deberán salir antes de que termine 2019.

Foto: Giancarlo Manzano / El País

Más adelante del recorrido se aprecian, a la altura de los barrios Alfonso López y Petecuy, máquinas de la CVC trabajando en el reforzamiento del dique, escombros de los 1790 techos que ya se han derribado, como si acabara de suceder un bombardeo, aunque también hay decenas de casas, algunas de varias plantas e incluso sótanos, con antenas de Direct TV, motos parqueadas a las afueras, equipos de sonido del tamaño de un niño de 12 años y muchachos de mirada desafiante.

Al final del dique, en Navarro, se observa cómo, en teoría, debería quedar el jarillón antes de finalizar 2019: completamente despejado de casas, cambuches, incluso árboles. Apenas pasto.

Los números del estado actual del dique traducen las anteriores escenas. En lo que tiene que ver con las obras que está realizando la CVC, de momento son 7.5 kilómetros de jarillón reforzados, y se viene trabajando en otros frentes para disminuir los niveles de riesgo para la ciudad.

“Dados el reconocimiento de los puntos críticos del dique, hemos priorizado la concertación y reasentamiento de las familias que se encuentran en frente de obra, es decir, sobre la cresta del jarillón. Allí entran. precisamente, las familias de asentamientos como Brisas del Cauca, Navarro, Floralia y Puerto Nuevo”, explicó la gerencia del Plan Jarillón, en cabeza de Juan Diego Saa Tafurt.

El jarillón del río Cauca puede soportar el invierno, pero sigue amenazado 02

Por su parte, Rubén Darío Materón, director de la CVC, comentó que las obras de reforzamiento del dique están contratadas en un 93 %, lo que quiere decir que hay 23.5 kilómetros contratados de los 26 kilómetros a reforzar.

“A finales de septiembre pasado se adjudicaron cinco kilómetros más, de los tramos IV y V del dique, quedando pendiente el tramo VI, debido a que se están haciendo gestiones presupuestales a través del Fondo Adaptación para conseguir los recursos económicos necesarios y así llegar a la contratación de este último tramo”, agregó.

Actualmente, las obras que se están ejecutando están ubicadas en los tramos conocidos como Brisas del Cauca, Navarro, Samanes, sector Los Guaduales, por un valor cercano a los $17.000 millones.

También se están realizando obras de reforzamiento y reconstrucción en la margen izquierda del dique en los sectores Las Vegas, Venecia y Cinta Larga, del tramo III.

“Con el Fondo Adaptación se ejecutan las obras en los sectores Brisas de un Nuevo Amanecer y Parque Lineal CVC (tramo II) y antiguo basurero de Navarro (tramo VII). El proyecto contempla obras complementarias en tres tramos del río Cauca, donde se realizarán trabajos de control. Las obras comprenden, además del reforzamiento longitudinal del dique, el reforzamiento transversal del mismo usando contrafuertes y columnas de grava para enfrentar la inestabilidad del terreno”, dijo Rubén Darío Materón.

Con estos trabajos, de momento el dique estaría listo para soportar la actual temporada de lluvias, sobre todo teniendo en cuenta que ya finalizaron los trabajos en los sectores donde se detectaron filtraciones de agua.

El jarillón del río Cauca puede soportar el invierno, pero sigue amenazado 03

En todo caso, uno de los asuntos que más preocupa es la gran cantidad de hogares que aún permanecen en un dique donde ni siquiera, para garantizar su estabilidad, pueden sembrarse árboles.

Según las cuentas del Plan Jarillón, a la fecha hay 4751 hogares por reasentar, y algunos han hecho excavaciones en el dique que amenazan su estabilidad.

La meta planteada desde el Gobierno Nacional es que el jarillón del río Cauca debe estar libre de asentamientos y completamente reforzado antes de que termine 2019, lo que no parece probable que ocurra debido, justamente, a la gran cantidad de familias que aún viven allí.

Líderes de la comunidad de Brisas del Cauca como Adriana España – son las familias que aún permanecen en protesta frente al CAM- asegura que la Alcaldía, más que reasentamientos, “está ejecutando desalojos”, y solicita que, al ser la mayoría de los habitantes de Brisas del Cauca una comunidad negra, sean inscritos como Consejo Comunitario y por lo tanto, les titulen un territorio colectivo para trasladarse.

Al respecto, el Secretario de Bienestar Social, Esaúd Urrutia, aclaró que estas comunidades (Brisas del Cauca, Raizales del Pacífico y Raíces del Cauca) no cumplen con las condiciones que establece la Ley 70 para ser consideradas Consejo Comunitario.

El gerente del Plan Jarillón, Juan Diego Saa, aseguró además que no es cierto que la Alcaldía ejecute desalojos en el jarillón.

“Hasta el momento son 4123 familias que aceptaron la oferta del Municipio y salieron voluntariamente del dique. Pero es cierto que uno de los principales obstáculos del proceso son las familias que se oponen a salir. Utilizan herramientas jurídicas, como la tutela, para retrasar los procesos de restitución, pero al final los jueces revisan y verifican que todo lo estamos haciendo bajo ley y respetando los derechos de cada familia. Los fallos salen a favor del Municipio”, afirmó Saa.

El funcionario agregó que quienes se niegan a desalojar, también alegan que se llega sin avisar a restituir la vivienda, pero tenemos los documentos que demuestran lo contrario. “Llevamos más de dos años en el proceso de concertación, el equipo de profesionales del área social del proyecto ha visitado a cada una de las familias para contarles la oferta del Municipio y a qué tienen derecho de acuerdo a cada caso e invitándolas a concertar y así evitar ese difícil momento de la restitución”, aseveró.

El gerente del Plan Jarillón igualmente ha venido denunciando agresiones por parte de la comunidad de Brisas del Cauca, como lo ocurrido el pasado jueves 13 de septiembre, cuando miembros de su equipo, la Secretaría de Infraestructura, el Icbf, Personería y otras entidades que participaban en el proceso de restituciones, realizaban la intervención del techo 3414. Uno de los miembros de la familia agredió a un funcionario con un objeto contundente para evitar el avance del procedimiento.

El caso fue denunciado formalmente y los agresores ya están identificados. “Nosotros tenemos acompañamiento de la Defensoría, del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar y diferentes entidades que vigilan el cumplimiento de los derechos humanos. Lo que hemos hecho es avanzar en el proceso porque primero está la vida de todos los caleños”, insiste Juan Diego Saa.

De otro lado, y para proteger los tramos del jarillón que ya están libres de asentamientos, desde agosto de 2017 el equipo del Plan Jarillón hace recorridos diarios, de domingo a domingo, para evitar que lleguen nuevas personas a invadir el dique.

El recorrido se inicia a las 6:00 a.m y en lo que va del este año el equipo contra invasiones de la Alcaldía ya ha levantado 1730 nuevos cambuches.

Según el Código de Policía, las autoridades cuentan con apenas 48 horas para desmantelarlos, pues de lo contrario se deberá proceder por vías judiciales.

Es decir: el jarillón del río Cauca está en condiciones de soportar la actual temporada de lluvias pero continúa seriamente amenazado.

Así van las obras

Tramo II: Parque Ecológico CVC: excavaciones y conformación de dique.
Brisas de un Nuevo Amanecer: construcción de dique y su reforzamiento mediante columnas de suelo - cemento.

Tramo III, Petecuy II. Se avanza en actividades de excavación, retiro y disposición de materiales y aprovechamiento forestal.

Obras subtramos. Brisas del Cauca: inicio de obras.

Guaduales: Ajuste de diseños. Se realizó socialización de las obras con la comunidad.

Lea además: La CVC entregará 150 mil especies nativas para su siembra en el Día Mundial del Árbol

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad