Buscan apoyo para bailarines de salsa caleños varados en Turquía

Escuchar este artículo

Buscan apoyo para bailarines de salsa caleños varados en Turquía

Junio 28, 2019 - 11:30 p.m. Por:
Redacción de El País
Bailarines Cali Turquía

Dos meses completan los jóvenes bailarines en territorio turco, donde recibieron la invitación de empresarios para ir a mostrar sus dotes de baile.

Cortesía para El País

Familiares, amigos y bailarines del Distrito de Aguablanca iniciaron una cruzada para recaudar recursos para pagar la repatriación de tres de los doce bailarines que se encuentran ‘varados’ desde hace dos semanas en el aeropuerto de Antalya, Turquía, luego de haber sido engañados con una falsa promesa de trabajo.

George Ríos, artista y bailarín urbano, indicó que ya se están coordinando labores para hacer una presentación de baile en la que se consiga dinero suficiente para pagar el regreso de los jóvenes que, según cálculos de los familiares de los bailarines, ronda los $13 millones.

“Queremos hacer un evento este lunes festivo o martes en el que bailarines de salsa y urbanos, además de cantantes, se presenten y se recojan fondos. No sabemos cuánto podremos recaudar, pero es necesario darle una mano a los artistas que la necesitan en este momento”, dijo Ríos, quien indicó que aún se evalúa si el evento cultural se realiza en el Centro Comercial Río Cauca, la Plazoleta Compartir, Nuevo Latir o el Coliseo María Isabel Urrutia.

El artista hizo un llamado a la Cancillería, a las empresas privadas y líderes para que se sumen a la causa para lograr cuanto antes la repatriación de los bailarines.

Por su parte, Cassandra Paz, madre de Andrés Mosquera, uno de los bailarines que aún se encuentra en Turquía, dijo que “los tres muchachos que todavía están allá necesitan rápido la ayuda porque solo les quedan siete días de permiso de turismo para estar en Turquía. Si en siete días no se han devuelto, les cobran una multa y los deportan; pero eso es lo que no quieren, porque ellos son artistas y eso les mancharía el pasaporte”.

Según informó la Cancillería, las autoridades turcas deportaron a seis de los bailarines y ya regresaron al país, mientras que otros tres planean viajar en los próximos días.

“Los colombianos tienen un término de trece días para volver al país. De igual manera, se aclaró que nunca han estado indocumentados y que todos siempre han tenido sus pasaportes disponibles”, indicó la Cancillería, que señaló que continuará prestando asistencia consular.

Los bailarines, quienes tienen entre 15 y 23 años, salieron de Cali el pasado 16 de abril con destino a Antalya, donde les pagarían a cambio de presentaciones.

Sin embargo, según denunciaron sus familiares, los promotores del viaje se negaron a pagar el primer mes, y luego el segundo, lo que provocó el reclamo de los bailarines. Pese a esto, los jóvenes siguieron cumpliendo con las presentaciones hasta la última ocasión, cuando autoridades turcas les advirtieron que no podían trabajar porque su visado era exclusivamente turístico.

Desde entonces, los promotores del viaje resguardaron a los caleños en un hotel. En medio del encierro, los jóvenes escaparon hasta el aeropuerto de Antalya.

Lea también: 'Bailarines caleños, 'atrapados' en Turquía tras falsa promesa de empleo'.

Turquía, una ilusión recurrente

Antalya, en Turquía, parece ser la ciudad de moda que utilizan falsos empresarios para sonsacar bailarines de salsa de Cali que sueñan mostrar sus dotes en Europa.

Al caso de este grupo de doce bailarines del Distrito de Aguablanca se suma otro caso ocurrido en julio del 2018, cuando siete bailarines caleños también viajaron a Antalya porque una agencia turca los contrató para hacer espectáculos a cambio de un salario mensual de $1,5 millones, más tiquetes de ida y vuelta y costos de manutención.

Los artistas viajaron con una visa de turismo y se les prometió la visa de trabajo, que nunca les entregaron. Asimismo, tuvieron inconvenientes con los pagos, por lo que decidieron dejar de presentarse y pasar parte de su estadía en el aeropuerto de Estambul.

En ese sentido, George Ríos dijo que este modelo de falsas promesas laborales se está volviendo reiterativo en la ciudad. “Las autoridades deben empezar a ponerle cuidado a esto, porque a los bailarines se los están llevando sin siquiera un contrato o conocer en qué condiciones se van. Los muchachos se están yendo porque hay presiones familiares a ganarse lo mismo que les pagan aquí, por lo que se debe sospechar de esas ‘oportunidades’; en Europa y Asia hay personas que están desamparadas y nadie hace nada”, aseveró.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad