Familia de Buenaventura atraviesa una tragedia por el paseo de la muerte

Familia de Buenaventura atraviesa una tragedia por el paseo de la muerte

Octubre 07, 2018 - 04:16 p.m. Por:
Redacción de El País - Buenaventura 

Lo que Diego Fernando Hurtado Castro vivió en sus últimas horas, es lo más parecido a un verdadero paseo de la muerte. Su viacrusis empezó en Buenaventura, cuando no pudo ser atendido en la Clínica Santa Sofía por un fuerte dolor en su espalda, y terminó en Cali, donde recorrió al menos cuatro entidades de salud.

Al llegar a la primera clínica en Cali, se enteró de que su EPS Medimás, la había cerrado, luego pudo ser trasladado al Hospital San Juan de Dios, gracias a la intervención de un equipo periodístico que estaba en el lugar.

"Del San Juan firmamos una salida voluntaria, por la mala atención que recibimos, nunca le quitaron el dolor a mi hijo", contó Hermelinda Castro, madre de Diego.

Lea también: ¿Hay salidas para la crisis de salud que vive el país?, esto dicen los analistas

Recordando el viacrusis, la familia del joven de 30 años, asegura que en varios de los centros asistenciales donde estuvieron, les negaron la atención por la falta de convenio de su EPS.

"Yo no había escuchado eso del paseo de la muerte, con lo que viví con mi hijo lo entendí", aseguró Diego Hurtado, padre del joven.

Hacía las 8 de la noche del pasado viernes, en el último hospital donde los atendieron, les confirmaron que Diego había fallecido, por una neumonía severa, la familia aún no los convence ese diagnóstico.

"No creo que esa haya sido la causa, no creemos en ese diagnóstico, no estamos conformes", dijo la madre.

Aunque la EPS Medimás, anunció una investigación por lo sucedido con el paciente, la familia también adelantará sus diligencias para esclarecer la muerte de su ser querido.

Diego había viajado el pasado jueves de Buenaventura a Cali, porque en el puerto no pudo recibir atención oportuna a un fuerte dolor en la espalda y el pecho.

Este sábado el cuerpo del joven arribó a Buenaventura donde le darán cristiana sepultura.

El joven de 30 años, trabajaba en una entidad bancaria, deja una esposa y dos hijos de 4 y 5 años.

En Buenaventura su familia reside en el barrio la Ciudadela, él vivía junto a su esposa y sus hijos en el barrio La Independencia.

Lo recuerdan como un joven atlético, amante del fútbol, buen amigo y trabajador, era hincha fiel del América de Cali.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad