En panes y dulces están ingresando drogas ilícitas a colegios en Palmira

Diciembre 14, 2017 - 05:31 p. m. 2017-12-14 Por:
Redacción de El País - Palmira
Chocolatina

Se realizaron registros y se encontró que en los chocolatinas, brownies y otros dulces, los expendedores estaban agregando una sustancia conocida como cocaína rosada o '2CB', cuyos efectos generan adicción entre menores y jóvenes.

Archivo de El País

Panes, chocolatinas y brownies, son algunos de los nuevos métodos utilizados por los expendedores y 'jíbaros' de alucinógenos para ingresar sustancias psicoactivas al interior de instituciones educativas, tanto públicas como privadas, del municipio de Palmira, e incitar a los estudiantes a su consumo y distribución.

Así quedó demostrado luego que la Secretaría de Seguridad. en colaboración con la Policía de Infancia y Adolescencia, la Comisaría de Familia y la Secretaría de Educación, adelantaran una serie de actividades al interior y alrededores de los centros educativos donde en los últimos meses se ha registrado un incremento en el consumo y expendio de alucinógenos.

Según indicó el capitán (r) Maller López, de la secretaría de Seguridad, las acciones se llevaron a cabo después de identificar los colegios más vulnerables. En estos sitios se habló con los directivos y docentes para exponer la problemática a fin de iniciar acciones preventivas para contrarrestar esta situación.

Fue así como desde comienzo de este año arrancó un trabajo articulado entre las diferentes entidades y se adelantaron actividades de comando situacional que básicamente constan de tres pasos: unas charlas con los jóvenes sobre las sustancias psicoactivas y el Código de Responsabilidad Penal, entre otros temas.

Le puede interesar también: Desmontan publicidad política que está en sitios no autorizados en Tuluá

Posteriormente, se realizaron registros al interior de los planteles donde se encontraron que en los chocolatinas, brownies y otros dulces, los expendedores estaban utilizando una sustancia conocida como cocaína rosada o 2CB (se pronuncia 'tucibi' en inglés), cuyos efectos van generando adicción entre los menores y jóvenes y de esta manera los 'jíbaros' los inducen, no solamente a consumir sino también a expender.

"Cuando los muchachos la consumen, los expendedores les dan para la venta y les pagan con la misma droga, de esta manera se genera todo un tema que es muy difícil de atacar pues primero los seducen con los dulces, después los llevan al consumo y finalmente los usan para vender las sustancias en el colegio a sus demás compañeros", explicó López.

Dijo también que durante uno de los comandos situacionales se encontró en una institución un pan cuyo relleno había sido extraído y en su interior colocaron tres cigarrillos de marihuana.

"Hemos descubierto que las loncheras pueden ser una forma muy novedosa de introducir alucinógenos a los colegios pues difícilmente un docente va a sospechar que al interior de las mismas hay camufladas estas sustancias", subrayó el funcionario.

Asimismo, reveló que tanto en los colegios públicos como privados del municipio, se ha detectado esta problemática, e incluso, en instituciones solo para mujeres.

"Una niña de 14 años llevó un día un brownie con marihuana e intoxicó a ocho de sus compañeras", sostuvo.

De igual forma, durante las acciones de registro también se encontraron medicina para uso psiquiátrico que solo se consigue con fórmula médica, así como armas.

Además vea: Gobierno y centrales de abasto congelaron precios de más de 140 alimentos en Cali

En lo que va corrido del año se han hecho estos comandos situacionales en once planteles educativos de la ciudad.

"Vamos a seguir trabajando con los colegios para prevenir y atacar estas actividades que ponen en riesgo la integridad física y la salud de los estudiantes. La policía presta un servicio en los colegios a través de los auxiliares de policía para acabar con estos focos y evitar que estas personas sigan acercándose a los niños buscando atraerlos de distintas maneras hacia el consumo y expendio de alucinógenos", puntualizó López.

VER COMENTARIOS