El joven vallecaucano que se ha hecho seis cirugías para parecerse a una calavera

El joven vallecaucano que se ha hecho seis cirugías para parecerse a una calavera

Septiembre 12, 2018 - 12:17 p.m. Por:
Redacción de El País 
Kalaca

Kalaca vive en Cartago, donde es reconocido por su apariencia

Especial para El País

Erick Jeinner Hincapié tiene muchos objetivos en su vida, pero quizá el principal -y por el que se ha hecho seis cirugías en su rostro- es parecerse a una calavera. 

Oriundo de Cartago, Valle, Hincapié ahora se hace llamar 'Kalaca'. Dedica su vida al tatuaje y en su cuerpo tiene más de 200 grabados. Su lengua es bífida (similar a la de una culebra). Nariz chata con sus orificios pronunciados y un rostro bastante particular.

La transformación la emprendió hace cuatro años en Armenia, Quindío. En ese lugar se realizó su primera cirugía que fue la mutilación de su nariz. 

Lea también: Policías con tatuajes son inaceptables, según un supuesto concepto de la institución

Sin embargo, su impulso por querer parecerse a la muerte inició diez años atrás, cuando apenas era un niño de 12 años. 

Su obsesión, según cuenta, nació con el fallecimiento de su madre. Luego de triste momento, en sus pensamientos solo había espacio para pensar en la muerte. 

"Siempre me han gustado las claveras, y, finalmente las calaveras representan a todos, sin importar que seamos hombre o mujer", afirmó 'Kalaca' en una entrevista en la emisora La W. 

Su nombre y su figura se han hecho célebres en Colombia en los últimos días. "Pueda que tenga cara de muerto, pero me siento bien", dice. 

En su proceso de transformación este joven -aparte de la mutilación de nariz- se ha hecho una completa modificación corporal, con pigmentación de piel y la bifurcación (división en dos) de la lengua. 

Kalaca tiene una hija, pero no vive con ella y a quien le impiden la cercanía por su apariencia.

Además, tiene novia "... me ha hecho cambiar varias locuras. Uno aprende que lo importante es que me quiera", relató a la W. 

Sobre su transformación, dice, que aún le falta para ver su principal obra de arte totalmente culminada. "Me falta acabar la calavera en la cara y terminar el cuerpo llenito de tatuajes, que no se vea ni un pedacito de cuero", complementa. 

Por ahora, se enfoca en destacarse en el mundo del tatuaje y ser reconocido como el hombre que fue capaz de darle vida a la muerte.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad