Cabalgatas, desbordadas en los municipios del Valle

Cabalgatas, desbordadas en los municipios del Valle

Diciembre 17, 2018 - 11:40 p.m. Por:
Redacción de El País Cali, Palmira y Tuluá
Cabalgata

En Cali, desde el 2014 no se realiza cabalgata dentro de la programación de la Feria. Otros municipios apoyan el evento, pero aseguran tener controles.

Archivo de El País

La muerte de una mujer, tras caer de un caballo en una cabalgata que se realizó el sábado pasado en Jamundí, revivió el debate sobre la pertinencia de la realización de estos eventos y el control que se debe ejercer sobre los mismos.

El hecho trágico llevó a que el alcalde del municipio vecino, Édgar Yandi, anunciara la prohibición de las cabalgatas durante lo que resta de su administración. Según el mandatario, en Jamundí hay unas 100 pesebreras y más de mil equinos, por lo tanto estos eventos mueven la economía de un sector importante de la población.

“A veces se hacen esas cabalgatas como para no dejar morir la tradición... el problema no es la cabalgata, el problema es que la gente no tiene cultura y revuelve el alcohol con la cabalgata, entonces lo que queremos es prohibir ese tipo de eventos hasta que haya una buena organización”, manifestó Yandi.

El alcalde añadió que se debe esperar el dictamen de Medicina Legal para saber con certeza las causas de la muerte de Mariceth García, quien era contratista de la Secretaría de Salud de Jamundí.

“Hay unos videos que muestran que ella sabía montar muy bien los ejemplares, es más, me habían mencionado que asistía a una gran cantidad de cabalgatas que se realizaban en varias partes del Valle, que ella era una persona experta en el manejo de estos ejemplares”, añadió Yandí.

Según Terry Hurtado, vocero de la Federación de Comités de Liberación Animal, es necesario que los alcaldes prohiban las cabalgatas mediante acuerdo municipal, con el fin de garantizar que este tipo de eventos no se vuelvan a realizar.

Lea también: 'Mujer falleció este sábado en cabalgata de Jamundí'.

“Se sabe que las cabalgatas siempre traen heridos tanto equinos como humanos, y es una actividad donde la gente hace abusos de todo tipo: el alcohol, el cuerpo de los caballos, muchas veces del cuerpo de las mujeres, y Jamundi es un centro de irradiación de estos eventos que afectan el sur de Cali”, manifestó Hurtado.

En Cali, desde el 2014 dejó de realizarse la cabalgata dentro de la Feria, sin embargo, el defensor animal advirtió que estas actividades son constantes en la ciudad.

“Son cabalgatas sin permiso y por lo general arrancan desde el sur de Cali en los límites con Jamundí. Se hacen los fines de semana, son cabalgatas chiquitas que a veces llegan bien adentro de la ciudad, hasta la Pasoancho con 66 o por los lados de la Simón Bolívar”, precisó Hurtado.

Opiniones divididas

El País consultó con municipios cercanos a Cali y otros donde son tradicionales estos eventos, sobre las restricciones que hay al respecto. Lorena Peña, secretaria de Salud de Yumbo, indicó que desde el 2016 expidieron un decreto para prohibir las cabalgatas, debido a que fue una de las promesas del plan de gobierno municipal, en pro de los derechos de los animales.

“En la Feria de Yumbo generalmente se hacían cabalgatas, las cuales fueron sustituidas por un desfile de comparsas donde está prohibida cualquier participación con animales”, expresó Peña.

Por su parte, Gustavo Vélez, alcalde de Tuluá, indicó que en esta ciudad se realizan dos cabalgatas al año, que cuentan con el apoyo y el acompañamiento de la Policía y de la Administración Municipal. El mandatario no está de acuerdo con acabar con estos eventos.

“Consideramos que las cabalgatas hacen parte de nuestra cultura, de la idiosincrasia campesina, cuando se programan se reactiva la economía local”, afirmó Vélez y añadió que “esos eventos hay que hacerlos bajo unas reglas y unas condiciones de seguridad muy estrictas para evitar inconvenientes”.

Entre tanto, Fabio Mejía, secretario de Gobierno de Palmira, aseguró que no es partidario de las cabalgatas, sin embargo, en este municipio son permitidas, bajo estrictos permisos. “Nos demoramos unos tres meses para expedir el permiso, el trayecto de la cabalgata no puede exceder los cinco kilómetros, y por donde pasan los equinos deben haber vallas, las cuales son custodiadas por unas 200 personas de logística, y también los organizadores deben tener una póliza de seguros”, precisó Mejía.

Control en otros municipios

Luego del caso registrado en Jamundí, municipios como Buga indicaron que evaluarán la realización de las cabalgatas. “Es una fiesta desenfrenada que se vuelve incontrolable porque supera la capacidad de respuesta de las autoridades por más medidas que se adopten”, dijo Jaime Ochoa, secretario de Gobierno de Buga.

Wilmar Velasco, secretario de Gobierno de Florida, aseguró que “la cabalgata es una tradición de muchos pueblos en el Valle del Cauca y lo único que podría determinar es que cuando se solicite un permiso que el recorrido no sea extenso, que el consumo de alcohol sea reducido al máximo en el cumplimiento de la norma y que se cumpla con todos los requisitos”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad