Las tuercas que debe ajustar Guimaraes en el América de Cali (opinión)

Escuchar este artículo

Las tuercas que debe ajustar Guimaraes en el América de Cali (opinión)

Marzo 08, 2020 - 10:05 a. m. Por:
César Polanía - Editor de Afición 
alexandre guimaraes america de cali

Alexandre Guimaraes, DT de América.

Jorge Orozco / El País

Todavía hay amargura en el paladar del hincha americano por la derrota 0-2 del martes a manos de Gremio, en la reaparición de los ‘Diablos’, 11 años después, en la Libertadores. Esa derrota no me alerta, porque las alarmas estaban prendidas hacía rato. Lo que pasó en el Pascual fue la ratificación de lo que viene sucediendo con el campeón de Colombia. Gremio o cualquier otro rival habría sido complejo de vencer para este América versión 2020.

Lea también: El PSG: más de lo mismo (opinión)

En diciembre, los rojos se coronaron campeones del fútbol colombiano con un juego práctico y sencillo, que no necesariamente gozó de la tenencia de la pelota, pero fue efectivo. El técnico Guimaraes aprovechó cada herramienta que tuvo para construir una máquina a su medida, aceitarla antes de cada partido y aniquilar a todos, incluidos los grandes rivales. Pero esta máquina anda ahora desajustada y el estratega brasileño aún no puede encontrar las tuercas precisas para que vuelva a funcionar como antes, a pesar de que le llegaron muchos ‘repuestos’ a comienzo de temporada.

Me sorprendieron sus declaraciones después de la derrota contra Gremio. Él, por supuesto, habla como técnico y entenderá el fútbol mejor que yo. Yo opino como espectador y periodista. Y no creo, como lo dijo el técnico, que América haya jugado un “muy buen partido” y que le demostró al continente que aquí hay rival. Sí vi a un América que luchó, que corrió, que quiso ir hacia adelante y que tuvo dos opciones de gol, pero en acciones individuales. No vi elaboración de juego claro y contundente para romper el muro que montaron los visitantes. Y solo con ganas no se triunfa.

Los 90 minutos frente a Gremio fueron la repetición de lo que he visto de este América en los partidos que ha jugado en la Liga. Y con un agravante: Gremio no hizo un partidazo. Y le bastaron dos jugadas para ratificar que la máquina roja está fallando y aún no ha sido posible que su técnico repare los daños.

Varias circunstancias se han sumado para empeorar las fallas. No tuvo el América a su capitán Segovia a comienzo de temporada por lesión. También por lesión y sanciones ha perdido a dos de sus baluartes en ese tridente que él se inventó: Paz y Carrascal. Y Ramos es poco lo que ha sumado; y, de repeso, se lesionó. Y además, sus dos atacantes estrellas, Vergara y Rangel, entraron en un bajón. Eso del “9-11” les ha funcionado últimamente más en las redes sociales que en la cancha.

De lo anterior no tiene ninguna culpa Guimaraes. Donde sí veo su responsabilidad es en las soluciones para esas adversidades. Ante la ausencia de Segovia insistió con Jaramillo como defensa, un puesto que si el volante conocía, se le olvidó totalmente. Prefirió jugársela Guimaraes con Jaramillo, a pesar de sus deficiencias, que con Franco o alguno de los dos zagueros juveniles que tiene. O están muy mal los tres últimos para que fuera Jaramillo el titular, o en esa posición no reforzó bien Guimaraes la plantilla.

También ha sufrido el técnico tratando de reemplazar el tridente. Ahí debió estar siempre el chileno Ureña, ante las obligadas ausencias de Carrascal y Paz, pero Guimaraes prefirió ponerlo de lateral cuando tuvo necesidades en esa posición. Contra Gremio fue un buen volante.

El semestre pasado, el fútbol aéreo fue una de las fortalezas del América, tanto en ataque como en defensa. Ahora, como se vio en el clásico contra el Cali, es una de sus debilidades, sobre todo en la zaga. Ahí debe trabajar más Guimaraes.

Y en el ataque, algo se tendrá que ingeniar el brasileño para que Vergara y Rangel se dediquen a divertir más a los hinchas con fútbol en la cancha que con dramatizaciones en las redes sociales. Y, de paso, que si recuperan el nivel, ‘pellizquen’ a Pérez, que no ha rendido.

Estoy seguro de que cuando Guimaraes pueda encontrar las tuercas que necesita y terminen las adversidades ajenas a sus acciones, pondrá a funcionar de nuevo la máquina como él quiere. Y como lo quiere también el hincha.

Hubo un traspié en el inicio de la Libertadores, pero la Copa no ha terminado. Y esto no es solo cuestión de plata. Que Gremio, que Flamengo, que River, que Boca y no sé quién más valen un poco de plata que no tienen los clubes colombianos —porque eso fue lo que muchos dijeron para justificar las derrotas de América, Junior y Medellín— y que es muy difícil estar por encima de ellos, y etcétera, etcétera, etcétera. En teoría, sí. Pero les recuerdo que el jueves, un equipo que nunca yo había escuchado, un tal Deportivo Binacional, que no lleva dos años en la primera división de Perú, le ganó 2-1 al encopetado Sao Paulo de Pato y Alves. Dejemos tanto cuento, juguemos fútbol.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS