Escuchar este artículo

¡Idilio escarlata! Estas fueron las claves de la estrella catorce del América de Cali

Diciembre 07, 2019 - 05:53 p. m. Por:
Redacción de El País 
América de Cali campeón

Jugadores del América de Cali celebran uno de los goles con los que vencieron al Junior en la gran final de la Liga Águila.

Raúl Palacios / El País

América de Cali subió al cielo este sábado y, tras pasar cinco años en el infierno y once sin conocer la mayor de las dichas, celebró su estrella 14.

Fue un proceso liderado por Alexandre Guimaraes y por figuras como Neto Volpi, Marlon Torres, Rafael Carrascal, Luis Paz, Duván Vergara y Michael Rangel.

¡Grítalo, rojo! Así fue el gol de Carlos Sierra que tiene a la estrella 14 muy cerca de bajar del cielo

En ese camino lleno de espinas y que no estuvo ausente de momentos de crisis, varias fueron las claves que le permitieron al conjunto escarlata darle una nueva alegría al pueblo que ayer colmó el Pascual Guerrero y las calles más emblemáticas de la capital del Valle del Cauca.

Esos factores que inclinaron la balanza hacia el lado americano y que le permiten hoy empuñar su mano para gritar ‘campeón’ y pensar desde ya en los retos venideros. El más importante: la Copa Libertadores de América.

El País repasa las que, a su juicio, fueron las cartas más importantes que tuvo el ‘Diablo’ en su viaje hacia la estrella 14.

No ‘arrugarse’ en las grandes citas, confiar en una base de jugadores durante todo el semestre, sabiduría para sobrellevar los momentos de crisis y poder superarlos, acierto en la llegada de los refuerzos y del nuevo estratega fueron algunas de ellas.

Firme en grandes citas

Las grandes citas nunca fueron un problema para el América campeón. En muchas sufrió, pero en la mayoría de los casos sacó los resultados. En la segunda fecha le ganó al Tolima en Ibagué (0-1), en la cuatro conquistó el Metropolitano ante Junior (0-1). En la jornada 7 venció 1-2 a Santa Fe en El Campín y en la 10 se hizo fuerte en casa en el clásico ante el Cali (2-1). Supo superar una crisis con un doblete de victorias ante Millonarios, en Bogotá, y Nacional, en Cali, en las jornadas 17 y 18. En cuadrangulares fue el único capaz de ganar sus tres juegos como local.

Continuidad del once

Incluso cuando las críticas de la prensa le agobiaron y los resultados no llegaban, Alexandre Guimaraes no inventó y confió en una misma base de jugadores que lo terminó llevando a la estrella de fin de año.

Tampoco inventó respecto a la disposición táctica elegida, aunque fuera criticada en muchas ocasiones por pragmática. Para los partidos cruciales, excepto que hubiera algún lesionado o sancionado, ya se sabía cuál sería el once americano. Además de los inicialistas de siempre, suplentes como Yesus Cabrera, Cristian Álvarez y Pedro Franco aportaron.

Superó las crisis

Las crisis de resultados y de buen juego no estuvieron ausentes en el elenco campeón. Las más importantes se dieron en la fecha 5, tras la goleada sufrida como visitante ante el Deportivo Independiente Medellín (4-1), y entre las jornadas 11 y 15, cuando acumuló cinco fechas sin ganar.

La primera la superó con un par de victorias ante Santa Fe —en Bogotá— y Envigado, que lo ubicaron como líder parcial del campeonato en la fecha 8.

La segunda la dejó atrás con tres victorias consecutivas ante Unión Magdalena y dos de sus más acérrimos rivales: Millonarios, en El Campín, y Atlético Nacional.

Lo más importante fue que en los últimosdos triunfos mencionados desplegó un gran juego, que dejó goles para enmarcar: un misil de media distancia de Carrascal ante Millonarios y una chilena maravillosa de Rangel a Nacional.

Refuerzos que fueron garantía

Hay que decirlo: América de Cali acertó con los refuerzos que llegaron al equipo para la campaña campeona que ayer culminó.

Neto Volpi, quien regresó de su préstamo en el Deportivo Pasto; Rafael Carrascal, proveniente del Tolima; Duván Vergara, quien aterrizó de Argentina; y Michael Rangel, que llegó buscando las oportunidades que no tenía en Junior, se convirtieron en gran parte de la columna vertebral que le permitió al rojo llegar a lo más alto tras once años.

Pese a que su defensa no se destacó precisamente por recibir pocos goles a lo largo del torneo, sí lo hizo en los últimos partidos, en donde además se vio al Volpi más seguro del campeonato. Su juego con los pies fue un plus para el inicio de los ataques rojos.

En el medio, Carrascal supo poner el buen pie y clarificar las salidas escarlatas, además de imponer su sello de gol en momentos cruciales. Valió la pena el litigio con Tolima.

En ataque, el goleador Michael Rangel y la ‘culebra’ Duván Vergara fueron la pesadilla de las defensas contrarias. Juntos participaron en 24 de los 40 goles que los dirigidos por Alexandre Guimaraes consiguieron en el camino a la anhelada estrella 14. Mención especial para Matías Pisano,quien apareció en momentos claves. 

Experiencia en el banco

Muchas dudas generó la llegada de Alexandre Guimaraes al banco del América de Cali a mitad de año. Por no conocer el medio del fútbol colombiano y por el tiempo de inactividad que llevaba como técnico.

Sin embargo, lo que no se podía negar era su vasta experiencia como entrenador. Desde su debut en el Belén de Costa Rica, en 1994, dirigió 12 equipos y las selecciones nacionales de Costa Rica y Panamá. A la selección tica la dirigió en las Copas del Mundo de Corea-Japón 2002 y Alemania 2006.

Esa experiencia le permitió sortear los momentos de crisis y no dudar de sus convicciones en los momentos en que las ‘papas quemaban’.
Guimaraes, en la suya, metió al América en las finales y allí no defraudó, contribuyó a que fuera el mejor equipo del año —por rendimiento— y añadió el quinto título a su palmarés.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS