El suelo pélvico: lo que usted debería saber si quiere relaciones más intensas

El suelo pélvico: lo que usted debería saber si quiere relaciones más intensas

Agosto 11, 2019 - 02:32 p.m. Por:
Danna Doncel Navia - Integrante del Semillero UAO – El País.
Pareja, cama, sexo, relación

Fortalecer el suelo pélvico permite una mejora en el desempeño sexual de hombres y mujeres.

El País

El dolor en el momento del coito (dispareunia), la contracción involuntaria de los músculos de la vagina (vaginismo), la eyaculación precoz o tardía, así como la imposibilidad o dificultad para obtener un orgasmo (anorgasmia, o disorgasmia) son algunas de las problemáticas que pueden afectar en desempeño sexual, por causa de la debilidad de los músculos del suelo pélvico.

Así como se conocen los distintos tipos de ejercicios para fortalecer, tonificar y llenar de vitalidad músculos como bíceps, tríceps, femorales, cuádriceps y demás, nuestro sistema de músculos del suelo pélvico necesita en una dinámica de ejercicio constante con el fin de evitar incontinencias urinarias o de otro tipo, evitar el descenso de órganos como la vejiga (prolapso) y mantener una dinámica sexual activa y sana.

Lea también: Estas son las claves para gozarse el sexo después de los 45

¿Qué es y donde se encuentra el suelo pélvico?

El suelo pélvico es conocido como el conjunto de músculos ubicados en la parte inferior de la cavidad abdominal, su principal función es la de dar sostén a los órganos pélvicos, como la vejiga y el recto, además del útero en las mujeres y la próstata en los hombres.

Sin embargo, el suelo pélvico también cumple funciones como la sexual y reproductiva, ya que no solo controla la sensibilidad, lubricación, respuesta eréctil y la intensidad en los orgasmos producidos por hombres y mujeres, sino que también da soporte durante el embarazo y permite pasar al bebé a través del canal del parto.

Le puede interesar: Los doce propósitos que usted debería hacerse para tener mejor sexo en el 2019

Además, este conjunto de músculos se encarga de regular la gestión dinámica de presiones, es decir el control de las contracciones involuntarias que pueden presentarse con acciones cotidianas como el estornudar, toser, hablar o incluso el levantar peso.

¿Qué los debilita?

Según la fisioterapeuta especialista en rehabilitación del suelo pélvico, Gloria Luz Villa, es determinante que se tome conciencia de la importancia de un diagnóstico antes de realizar cualquier ejercicio en casa. “Cuando una persona busca en internet e inicia a realizar contracciones para el fortalecimiento del suelo pélvico está poniéndose en riesgo de lastimarse, puesto que un profesional no ha evaluado su estado y por ende no sabe qué tipo de ejercicio necesita ni cuánto puede soportar”.

Del mismo modo, la especialista en rehabilitación del suelo pélvico y fundadora de la IPS Ser, Susana Restrepo, asegura que hay distintos factores por los que el suelo pélvico puede verse afectado y para cada uno de estos se ofrece un tipo distinto de tratamiento, dependiendo del nivel de debilidad.

Lea además: El sexo y el cerebro: la guía para entender lo que pasa con su pareja en la cama

Los casos más comunes son:

En las mujeres el embarazo, proceso de posparto, menopausia, los posquirúrgicos de cirugías como la histerectomía (extracción del útero) y los deportes de impacto como el ‘running’, ‘crossfit’ y halterofilia (levantamiento de pesas) pueden hacer que se presenten prolapsos (descenso de órganos) y con esto incontinencia, dolor en el momento del coito o dificultad para obtener un orgasmo.

En los hombres, cirugías como la prostatectomía (extracción de la próstata) por cáncer o por hiperplasia benigna (aumento del tamaño del órgano), la aplicación de radioterapia en la zona o los deportes hiperpresivos como ‘crossfit’, equitación, motocross y halterofilia (levantamiento de pesas) pueden hacer que se presente debilidad en el suelo pélvico y con esto problemáticas de salud y desempeño sexual.

¿Qué podemos hacer desde casa?

En internet suelen encontrarse distintas recomendaciones para fortalecer el suelo pélvico.

Una de estas, muy recurrente, es la de los ejercicios de Kegel. Consisten en una serie de contracciones en diversos intervalos de tiempo, posiciones e incluso herramientas de apoyo, como lo son las bolas chinas.

Aunque este tipo de ejercicios parezcan fáciles de seguir, la recomendación por especialistas como la rehabilitadora del suelo pélvico Gloria Villa, es que “es necesario que se busque una asesoría antes de realizar cualquier tipo de contracción o ejercicio, ya que todos varían según la necesidad del paciente. Por esto no deben realizarse sin un especialista en rehabilitación de suelo pélvico”.

Esta es una de las razones por las cuales las personas acuden a consulta, puesto que en la búsqueda de aliviar su dolor cometen el error de lastimarse haciendo ejercicios indebidos, tal como lo cuenta la fisioterapeuta especialista en rehabilitación de suelo pélvico Susana Restrepo.

“Muchas pacientes han empeorado su condición por querer realizar contracciones con conos vaginales o bolas chinas, las cuales son herramientas para la rehabilitación del suelo pélvico pero no se adaptan a todo tipo de personas, cualquier ejercicio para fortalecer el suelo pélvico debe de ser guiado por un especialista”.

Otro error común recomendado en blogs de internet, es el de suspender la micción, para de esa forma, identificar el suelo pélvico y realizar las contracciones de una manera clara.

Vea también: ¿Por qué los jóvenes tienen cada vez menos sexo?

Sin embargo, la especialista Susana Restrepo asegura que “esto no debería recomendarse ya que favorece la cistitis y la actividad normal del vaciamiento de la vejiga”.

Por esto, la rehabilitadora Gloria Villa recomienda mantener unos hábitos miccionales y defecatorios constantes, yendo al baño cada tres horas aproximadamente. Así se evitara realizar una contracción sostenida para contener la orina a voluntad, lo cual debilita el suelo pélvico.

Otra recomendación para quien desea ejercitar su suelo pélvico es acudir a un entrenamiento con ejercicios hipopresivos, consistentes en contracciones prolongadas y se conocen como una manera eficaz de tonificar, fortalecer e incentivar el adecuado manejo postural y de fortalecimiento de áreas como el suelo pélvico y la cavidad abdominal.

¿Cómo convertir el ejercicio en placer?

La psicóloga con énfasis en sexología Carolina Gutiérrez asegura que “el proceso de reconocimiento del suelo pélvico se liga a la masturbación, puesto que es mediante este tipo de exploración que la persona puede identificar y tener un primer acercamiento de lo que es la conciencia perineal, la relación entre contraer, sostener y relajar los músculos del suelo pélvico”.

Ese tipo de estimulación no solo permite un reconocimiento, sino que también puede disminuir el dolor en el momento de la penetración (dispareunia).

La fisioterapeuta Susana Restrepo afirma que “en los casos en los que se encuentran puntos gatillo (áreas de dolor localizadas), puede ser útil realizar una estimulación con un aparato vibrador que masajee la zona y permita que el musculo se relaje”.

Lea además: Sexualidad: siete consejos clave para tener una buena erección

El fortalecer el suelo pélvico, aunque parece un ejercicio meramente rehabilitador, permite una mejora en el desempeño sexual de hombres y mujeres, puesto que sus músculos adquieren una capacidad de contracción más fuerte y eso permite que se genere una sensación de placer duradera.

Gloria Villa explica que “la erección del pene y el clítoris, así como la expulsión del semen y la lubricación de la vagina, dependen del suelo pélvico y es por esto que su fortalecimiento permite que los músculos se irriguen con mayor facilidad, es decir que tengan una circulación adecuada de la sangre, se encuentren tonificados y puedan realizar contracciones dentro de las paredes vaginales, sintiendo mayor placer y mejorando el desempeño sexual del hombre y la mujer”.

La realización de contracciones para el fortalecimiento del suelo pélvico es conocida también como gimnasia sexual y aunque puede realizarse individualmente, la sexóloga Carolina Gutiérrez asegura que “es un ejercicio que puede realizarse en pareja y va a permitir no sólo que se mantenga una salud sexual y un fortalecimiento físico, sino también que se descubran nuevas maneras de estimular al otro y a sí mismo durante la relación sexual”.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad