Cali le apuesta a la no violencia con la firma del Pacto Municipal por la Paz

Cali le apuesta a la no violencia con la firma del Pacto Municipal por la Paz

Marzo 29, 2019 - 11:40 p.m. Por:
Redacción de El País
Cali se convirtió en una ciudad pionera en la firma del Pacto Municipal por la Paz

Que hoy sea el primer día de una nueva paz de la que todos los actores se sientan parte. Dejemos la polarización. Se ha dado tantos pasos, y ya es hora de dejar de hacer tanta política con la paz”. Pablo Ruíz, director en Colombia del Pnud

Foto: Raúl Palacios / El País

“Afirmar el compromiso de NUNCA MÁS al uso de las armas en la política, ni al uso de cualquier forma de violencia, incluyendo la física o psicológica en la vida política y social en el municipio”.

Este es el primero de siete compromisos que políticos, Fuerza Pública, sociedad civil, medios de comunicación, iglesias, víctimas y comunidades étnicas y campesinas asumieron ayer, al firmar el Pacto Municipal por la Paz, la Vida y la Reconciliación.

La cita fue en el Centro Cultural de Cali, ciudad que, como lo destacó en un video enviado al auditorio quien fuera el jefe negociador del Gobierno ante las Farc en Cuba, Humberto de la Calle, ha sido pionera en lo que respecta a actos significativos de paz.

“Mi mensaje es persistir por los caminos que Cali ha empezado a construir para toda Colombia”, dijo al recordar que el Acuerdo de Paz incluyó la promoción de un Pacto Político Nacional que aún no se desarrollado.

Con él coindició el sacerdote Francisco de Roux, presidente de la Comisión de la Verdad, quien indicó que las víctimas de la región, como los familiares de los diputados del Valle, han dado ejemplo de lo que es liberarse de la rabia y la indignación que produce la guerra e invitó a los asistentes a seguir esa consigna desde los hogares.

“La dignidad de las víctimas está por encima de los partidos”, insistió.
El senador Pablo Catatumbo, que habló en representación de los excombatientes de las Farc, se comprometió a seguir fomentando la reconciliación y el cumpliento de la Paz.

“Es un acto histórico, porque Cali le está demostrando al país que la paz es posible y que podemos pasar la página de violencia y construir una nueva Colombia, solucionando los problemas que la guerra no dejó solucionar”, dijo.

Entre tanto, el alcalde Cali, Maurice Armitage, aprovechó el espacio de reconciliación para disculparse por “haberle levantado la voz” en días pasados a la gobernadora del Valle, Dilian Francisca Toro, en un acto público.

“La paz no es un propósito, la paz tiene que ser una actitud de todos los colombianos. Y el que tiene que empezar a dar ejemplo soy yo”, insistió.
Antes, la magistrada de la Jurisdicción Especial para la Paz, JEP, Xiomara Balanta, dijo que este no es un tribunal de impunidad ni de venganza y que, pese a las dificultades, ella y sus compañeros están comprometidos con su trabajo, en el marco del Estado Social de Derecho y del respeto por la separación de los poderes públicos.

Al final, varios excombatientes realizaron un acto simbólico alrededor de un guayacán, en representación de la tarea que ellos y los caleños deben asumir en pro de la reconciliación.

Lea además: 

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad