Así es Gustavo Petro, el primer líder de izquierda que será Presidente de Colombia

Junio 19, 2022 - 07:04 p. m. 2022-06-19 Por:
Redacción de El País
Gustavo Petro

El candidato del Pacto Histórico estuvo acompañado por su fórmula vicepresidencial, Francia Márquez.

Colprensa

Detrás de los lentes de Gustavo Petro se esconde una mirada fría y poco emotiva. La mayoría de los colombianos lo identifica como un hombre que ríe poco y hay quienes afirman que, incluso, se trata de un hombre con una "personalidad trágica".

Sin embargo, quienes lo conocen de cerca, aseguran que el nuevo presidente de los colombianos es una persona cálida, amplia y, sobre todas las cosas, alguien que se la ha jugado por los sectores más marginados de la sociedad. 

Cambio. Esa fue la palabra que utilizó durante la campaña para marcar su distancia del establecimiento y consolidar finalmente, en su tercer intento, el objetivo de llegar a la Presidencia de la República.

Y su figura encarna un cambio inédito para el país, pues a través de él, por primera vez en 200 años de historia republicana, la izquierda llegará al poder. 

Debido a ello, poderosos sectores económicos y de las Fuerzas Armadas lo ven como una amenaza, un "salto al vacío" o un izquierdista que podría llevar al país hacia un socialismo fallido.

A otros, más moderados, les repele su mesianismo. "Él se cree predestinado,  la única persona que puede salvar a Colombia", resumió una fuente próxima al mandatario electo que habló bajo reserva al medio independiente La Silla Vacía.

La historia de un hombre terco

Gustavo Petro reconoce ante sus más cercanos amigos que es un hombre terco. Esto, según él admite, muestra claramente su mayor virtud, y en algunas ocasiones su gran debilidad.

Lea también: Lo que puede venir para Colombia con el triunfo de Gustavo Petro

Pero es también la condición que marcó su trayectoria hasta la Presidencia. Porque ya se había lanzado sin mayor impacto en el año 2010 y luego logró llegar a segunda vuelta en el 2018, siendo derrotado por Iván Duque Márquez: la terquedad.

Nació en una familia de clase media el 19 de abril de 1960 en Ciénaga de Oro, Córdoba, aunque recientemente se destapó una polémica, ya que él mismo indicó que había nacido en Zipaquirá, Cundinamarca, población en la que creció.

Fue educado por sacerdotes lasallistas y desde su adolescencia es un orador consumado que siempre ha enarbolado las banderas de la ruptura con el régimen.

Miope desde pequeño, es economista de profesión, pero político por vocación: se graduó de la Universidad Externado de Bogotá y cuenta con una especialización en Administración Pública de la ESAP, así como con estudios de maestría sobre el sector público en dos universidades de Bélgica y España.

El hecho de ser una persona apasionada por la academia le genera confianza a sus más allegados y a sus votantes, en su mayoría jóvenes.

Su fecha de cumpleaños no es solamente anecdótica, ya que inspiró el nombre de la guerrilla del M-19, que se fundó después de las elecciones presidenciales de 1970 y de la que Petro hizo parte.

Admirador del Nobel de Literatura Gabriel García Márquez, en la clandestinidad adoptó el nombre de Aureliano, en homenaje al personaje de 'Cien Años de Soledad'.

Como resultado de su tránsito por la lucha armada el Presidente electo de Colombia, incluso, estuvo en la cárcel hasta el año 1989, cuando el gobierno de Virgilio Barco pactó la desmovilización de los guerrilleros pertenecientes a ese movimiento.

Siempre fue un combatiente "mediocre", recuerdan sus antiguos compañeros de armas. En su biografía lo resalta: "Nunca sentí, a diferencia de muchos de mis compañeros, una vocación militar, lo que yo quería era hacer la revolución".

Su "opción preferencial por los pobres", sostiene, no proviene del marxismo sino de la teología de la liberación.

Tras dejar las armas y desmovilizarse, Petro llegó a la política formal al fundar la Alianza Democrática M-19, movimiento con el cual llegó en 1991 a la Cámara de Representantes por Cundinamarca.

Le puede interesar: Gustavo Petro fue elegido como Presidente de Colombia para el período 2022-2026

Una larga carrera política

Petro, ya con un lugar en la política colombiana, desarrolló una intensa carrera como congresista, en la que dejó huella al realizar duros debates destapando grandes escándalos de corrupción en el sistema financiero y denunciando la expansión del paramilitarismo.

Hasta antes de llegar a la Presidencia, su mayor logro político fue ganar en el 2011 la Alcaldía de Bogotá. Sin embargo, su gestión no estuvo a salvo de la polémica, ya que cazó múltiples peleas con diferentes sectores sociales.

La más recordada de ellas se produjo en su intento por estatizar el servicio de recolección de basuras, hecho que terminó en una crisis sanitaria sin antecedentes en la Capital de la República. 

Esa polémica fue, justamente, el germen de un revés que terminaría catapultándolo hacia la Presidencia. En el año 2013 el entonces procurador Alejandro Ordoñez lo destituyó de su cargo, inhabilitándolo por quince años para participar en política.

Los cargos en su contra se cayeron posteriormente, en el desarrollo de una dura batalla jurídica, pero Petro logró que en un histórico fallo la Corte Interamericana de Derechos Humanos obligara a que le restituyeran sus derechos.

El movimiento Bogotá Humana, que lo llevó a la Alcaldía de Bogotá, pasó a convertirse en la Colombia Humana, con el cual aspiró a la Presidencia de la República, llegando a la segunda vuelta, en donde tuvo poco más de 8 millones de votos.

Aunque perdió frente a Iván Duque, Petro mantuvo su actividad política permanente desde el Senado, en donde ocupó la curul que se le asigna al segundo en las elecciones.

En los cuatro años de oposición al gobierno de Iván Duque, Petro logró consolidar una nueva coalición política, el Pacto Histórico, con la cual logró una participación histórica en el Senado y la Cámara en marzo pasado.

Lea además: "No es un cambio para construir más odios": Gustavo Petro convoca a un acuerdo nacional

En la primera vuelta presidencial, disputada el pasado 29 de mayo, Petro sacó más de 8 millones de votos, ratificando así el éxito de su campaña y de su mensaje.

No obstante, en el camino hacia la segunda vuelta su campaña estuvo  salpicada por múltiples escándalos. El de mayor impacto fue el de los  'Petrovideos', en los que políticos tradicionales que se acercaron a su coalición planearon una estrategia de guerra sucia en contra de los candidatos del centro y la derecha. 

Las dudas que despierta

En campaña Petro se presentó como progresista antes que izquierdista, para evitar que lo asocien con las guerrillas que por seis décadas han avivado el conflicto armado y no pocos odios entre los colombianos.

Aún así, su pasado en la lucha armada lo persigue y es el caballo de batalla de sus adversarios. Varias veces amenazado de muerte y forzado a un exilio de tres años en Europa, tuvo que blindarse para dar sus discursos electorales con chaleco antibalas, escudos y al menos 20 guardaespaldas en la tarima.

Casado con Verónica Alcocer y padre de seis hijos, durante la campaña electoral Petro confesó su miedo a ser asesinado.

Muchos críticos cuestionan lo que llaman "su personalidad arrogante y mesiánica".

Daniel García-Peña, asesor de Petro en la época de Alcalde y quien se alejó de él por su "despotismo", aún recuerda sus "dificultades para trabajar en equipo".

Tiene "un temperamento muy impetuoso y autoritario, y cuando se empeñaba en sacar adelante sus propuestas no supo concitar y convocar a los diferentes sectores para ponerlas en práctica", comentó el también profesor universitario.

Además, agrega, "casó muchas peleas al mismo tiempo y eso generó mucha frustración en las metas que él mismo se había trazado".

Aún así, en el camino a la segunda vuelta se mostró como un político moderado, cercano a la gente y al feminismo.

Ante los miedos que provoca, prometió que no buscará la reelección previa reforma constitucional, ni venganzas personales, y que respetará la propiedad privada. "Digo enfáticamente que nunca he pensado ni pensaré en confiscar o menoscabar los bienes de nadie", sostuvo recientemente.

La aparente docilidad que los colombianos le han visto en las últimas semanas es interpretada por algunos como "una máscara". Otros, como su hija Sofía, aseguran que Petro "es un hombre en deconstrucción".

Lo cierto es que el resultado de la segunda vuelta no representa un 'cheque en blanco' para Gustavo Petro, pues solo conquistó al 50% de los votantes, lo cual indica que tendrá medio país en contra.

Por ello, la pregunta que hoy muchos se hacen es que  tan sincera es su voluntad de construir un gran acuerdo nacional en el que incluso tengan cabida los sectores que lo consideran como un "salto al vacío"

VER COMENTARIOS