Telenovela en Brasil

Telenovela en Brasil

Septiembre 28, 2018 - 11:40 p.m. Por: Muni Jensen

Un candidato hace campaña desde el hospital, donde se recupera de una puñalada enemiga, y el otro tomó las banderas de su padrino, que no se pudo lanzar por estar en la cárcel, condenado a 12 años por corrupción.

Lo que parece una serie de suspenso en Netflix es la recta final de las elecciones presidenciales en Brasil, país de 200 millones de habitantes que lleva varios años envuelto en una descomunal crisis económica, institucional y de corrupción.

Faltan 10 días para la primera vuelta y los dos favoritos no pueden ser más diferentes. A la derecha extrema está Jair Bolsonaro, el fenómeno mediático que cuenta con el 50 % de desaprobación, y que por sexista y misógino ha despertado un movimiento de protesta de mujeres llamado #EleNao (ÉlNo).

Pero a algunos les gusta el discurso de hombre fuerte que promete limpiar el país, y su retórica polémica lo mantiene de primero en las encuestas. La gran pregunta es si podrá rematar efectivamente su campaña desde una cama de hospital, apoyado solo en las cámaras y las redes sociales.

A la izquierda, Fernando Haddad, exalcalde de Sao Paulo y discípulo del expresidente Lula da Silva, goza de la histórica plataforma del Partido de los Trabajadores y del tiempo extra en televisión que tiene gracias a la mayoría de su partido en el Congreso. Será interesante ver si el apoyo de su encarcelado padrino le alcanzará para ganar.

Ni los que encabezan las encuentas, ni los 10 rivales que se pelean un puesto en la segunda vuelta la tienen fácil.

En Brasil hay 14 millones de desempleados, 60 mil homicidios y 50 mil violaciones al año. La inflación está disparada y el crecimiento es casi inexistente. Para rematar, la ola de venezolanos cruzando la frontera ha resultado en tensiones militares y estira aún más los limitados recursos públicos.

Con 25 partidos políticos representados en el Congreso, y un 77 % de descontento con la política, la mesa está servida de desafíos del tamaño del país.

¿Está Brasil entre un Trump y un Maduro? Según Joel Velasco, experto colega brasileño, Bolsonaro comparte con el presidente de Estados Unidos su popularidad en las redes y una tendencia a hablar con descaro. Mientras Haddad, a la izquierda, podría ser el ‘Maduro de Chávez’, como seguidor más extremo de Lula da Silva. Faltan diez días donde la incertidumbre parece crecer a diario.

Después de un año de elecciones grandes en América Latina, está cerrando el ciclo la campaña más importante de la región. México se fue a la izquierda, Colombia y Chile a la derecha. Brasil decidirá en octubre para qué lado se inclinará la balanza del Continente. El resultado tendrá fuertes implicaciones para la región.

Mientras Brasil se alista para cerrar otra década perdida, el país, y la región entera, tienen en el tintero urgentes reformas políticas y economicas, y el reto de enfrentar el descontento ciudadano.

La continuación de una crisis en el país más grande del hemisferio amenaza arrastrar y contagiar a los vecinos. Un fenómeno populista en Brasil abrirá la puerta en otros países de América, como ha sucedido en Europa.

Según Velasco, que no es tan pesimista, la esperanza está en que los nuevos presidentes, aunque piensen distinto, interpreten seriamente el descontento ciudadano, y no caigan en la tentación de los extremos. Tiene razón. De lo contrario será la región entera la que tendrá que escoger entre el hospital o la cárcel.

Sigue en Twitter @Muni_Jensen

VER COMENTARIOS
Columnistas