Los Mojados

Los Mojados

Julio 24, 2019 - 11:50 p.m. Por: Medardo Arias Satizábal

Con este nombre se reconocía en el pasado a quienes pretendían cruzar el río Bravo a nado en busca del famoso ‘sueño americano’. Los llamaban también ‘espaldas mojadas’ y llegaban con sus familias a trabajar duramente en el campo o la ciudad, hasta que envejecían y regresaban a México o cualquier otro lugar de Suramérica.

Muchos indocumentados trabajan y trabajaron en los Estados Unidos con un número de seguridad social -el que permite figurar ante Hacienda para el pago de impuestos- perteneciente a un difunto o en préstamo. A este ‘social security’ se le llama el ‘Mickey Mouse’ y va de mano en mano, previo pago por el mismo en el mercado negro, hasta que ‘se cae’ y deben conseguir otro. A la zozobra laboral por no tener permiso de trabajo, se unen ahora las redadas anunciadas por Trump, quien aseguró en primera instancia que serán deportados 20 mil indocumentados. Hasta el día de ayer el registro era de menos de mil. Las redadas se han extendido a lugares como Nashville, en Tennessee, además de las ciudades consideradas templos de la inmigración como Los Ángeles, Nueva York, Miami, Chicago.

México recuerda por estos días el conflicto que significó la pérdida de Texas, cuando Stephen Fuller Austin al mando de tropas tomó esta extensa porción de tierra como propia en octubre de 1835. Moses, su padre, había instalado ahí una colonia de 300 familias estadounidenses a las que el gobierno mexicano les permitió invertir para desarrollar esta región.

Anteayer, en Nashville, Tennessee, los residentes de un barrio hicieron una cadena humana frente a una residencia donde iban a deportar a una familia mexicana con diez años de residencia.

El temor a ‘la migra’ como se le llama a la policía de inmigración, es recordado en canciones del francés Manu Chao y del mexicano Carlos Santana. Hace 13 años los acuerdos en el Senado de los Estados Unidos para dar vía a la legalización de aproximadamente 12 millones de inmigrantes hispanos fueron congelados.

Entonces, la medida tenía el apoyo del senador demócrata Edward Kennedy, quien clamó para permitir que aquellos que llevaban varios años sin papeles en Estados Unidos y demostraran buen comportamiento, pudieran optar a un proceso legal de residencia y posterior ciudadanía.

Hasta mediados de la primera semana de abril de 2006 se abrió la esperanza de tener ese salvoconducto, previo el pago de una multa federal. La medida cobijaba, a quienes tenían ya cinco años de residencia ahí. Se discutía, igualmente, que quienes no llevaran más de dos años, debían regresar a sus países de origen, con la gabela de retornar dentro de un programa de ‘trabajos temporales’.

En ese mismo abril de hace 13 años, organizaciones que agrupaban a inmigrantes de todos los estados de la unión convocaron a una marcha. La más numerosa fue la de Los Ángeles con más de 1 millón de manifestantes. Juan Aguirre, líder del grupo ‘Latinos US’, declaró entonces: “La situación de los inmigrantes hoy es muy parecida a la de la minoría afroamericana en el pasado. Mucha gente piensa que a los políticos no les hace mella dilatar estas circunstancias sobre decisiones claras con respecto a la política migratoria, porque las gentes a las que desearían ayudar, hipotéticamente, no tienen derecho al voto. Pero creo que los latinos nos hemos hecho sentir en estas jornadas”.

En un poco más de cinco lustros muchas cosas han cambiado. Las detenciones se pueden realizar en las calles, de acuerdo al denominado ‘perfil racial’, y ya no es posible ver grupos de centroamericanos que deambulan en busca de trabajo y abrigo. Ante la advertencia gubernamental, la inmigración ilegal se hace por estos días ‘invisible’.  Ante la negativa de la Corte Suprema de Guatemala para ofrecerse como ‘nación segura’, Trump les aumentará los aranceles, como lo hará también ante México.

Sigue en Twitter @cabomarzo

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS