Germán Villegas

Germán Villegas

Julio 03, 2019 - 11:50 p.m. Por: Medardo Arias Satizábal

Dos veces gobernador del Valle, Representante a la Cámara, Senador, fue también, en su momento, el Mejor Alcalde de Colombia. Con los Jesuitas aprendió a participar en política. Fue uno de los gobernantes más querido en el litoral Pacífico. Este 25 de agosto se cumplirá el primer año de su fallecimiento, por lo que la Gobernación del Valle del Cauca y el comité que exalta su memoria, preparan diversos actos para honrar su legado.

Existen políticos por formación y por convicción. A esta última estirpe perteneció Germán Villegas Villegas, quien desde las aulas de las Universidad Javeriana en Bogotá, comprendió que un servicio desinteresado y fervoroso a la comunidad, era su camino de vida.

Para el abogado y periodista Fernando Ortiz Alvear, quien fuera su jefe de prensa y asesor, la carrera de Germán Villegas Villegas empezó quizá el día en que hizo su Primera Comunión. Quiso salir de la fiesta y pidió a sus padres llevarlo a uno de los barrios más pobres de la ciudad para repartir sus regalos.

El martes pasado la Academia de Historia del Valle, en cabeza de su presidente Luis Antonio Cuéllar, presentó honores a la familia del extinto político conservador. Al acto asistieron su viuda, Adiela Muriel de Villegas, así como sus hijos Alejandro y Daniela y sus hermanas Angela y Adriana.

De origen antioqueño, los Villegas se asentaron en el Valle del Cauca, a comienzos del Siglo XX. Por parte de su madre, fueron trece los hermanos que emigraron desde Rionegro. Fueron sus abuelos, Lisandro Villegas y Luisa Ramírez de Villegas. Vinieron contratados por Joaquín Vallejo Arbeláez; quería que Lisandro gerenciara Droguerías Aliadas: “Cuando llegaron, la gente de Cali quedó totalmente perpleja”, recordaba Germán en conversación que tuve con el 1 año antes de su deceso. “Pensaban quizá que había llegado la familia Castañeda. Se ubicaron en una casa en la Avenida Sexta, muy cerca de la iglesia de San Judas Tadeo. Ahí vivieron muchísimos años, y mis tías, mujeres muy célebres y bellas, se casaron con caleños muy raizales. Aquí tengo hoy aproximadamente cincuenta primos; la otra rama de los Villegas Londoño, de mi abuelo José J. Villegas, llegó también con ánimo de comercio. Mis tíos y mi abuelo Villegas Gómez, fueron dueños de almacenes muy conocidos en Cali hace 50 años o más. El Alcázar, el Salón Amarillo. En la línea de mi padre están los Varela Villegas; mis tíos se dedicaron al comercio, en una época en que esta actividad era ejercida casi exclusivamente por familias siriolibanesas. El Salón Amarillo de mi abuelo, en la Calle 12, estaba en los bajos de Relator.
También se dedicaron al agro, a la ganadería, y aquí estamos hace 100 años. En total, tengo cien primos; doce tíos por el lado de mi madre y doce tíos por el lado de mi padre”.

Hijo de Daniel Villegas Londoño y de Marta Villegas de Villegas, hizo parte de una familia de once hermanos, de los cuales sobreviven nueve. Germán era el mayor.

Se educó toda la vida con Jesuitas. Sus estudios primarios y secundarios fueron en el Colegio Berchmans, y posteriormente se hizo abogado javeriano en Bogotá, junto al Padre Giraldo. En la universidad tuvo la oportunidad de pertenecer a una escuela de oratoria, de debate, en los centros de estudio jurídico culturales, donde se ejercitaban esas disciplinas. Estaban ahí las figuras de Colombia. Así lo recordaba: “En el nivel siguiente -el nuestro era el Miguel Antonio Caro- estaban Luis Carlos Galán, Rodrigo Lloreda Caicedo, Abel Carbonell. De nuestra academia eran Álvaro Leyva, Fernando Londoño Hoyos, excelente orador desde esa época. Me gradué en 1968, con la tesis 'El abuso del Derecho', cuyo presidente fue el Doctor Hernando Gómez Otálora, para mí el hombre más completo que ha tenido Colombia en Ciencias Políticas”.

Sigue en Twitter @cabomarzo

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS