Nuestro Orson Wells

Escuchar este artículo

Nuestro Orson Wells

Noviembre 24, 2019 - 11:45 p. m. Por: Mabel Lara

Hace 81 años, un 30 de octubre de 1938, el joven Orson Wells puso al mundo de cabeza al generar pánico entre miles de personas que escuchaban por el estudio uno de la Columbia Broadcasting en Nueva York, desde donde afirmaba que Estados Unidos estaba siendo atacada por alienígenas.

Wells logró con la compañía teatral Mercury poner en escena radial durante 59 minutos la novela de ciencia ficción del escritor británico H.G. Wells ‘La guerra de los mundos’ que relataba una invasión marciana a la Tierra.

Un día antes de Halloween y en medio de la Gran Depresión que vivía EE.UU. esa fue la llama que prendió la mecha de los 12 millones de norteamericanos que se estima escucharon la transmisión, y quienes fueron llevados al pánico extremo: abandonando sus casas, colapsando las autopistas, y en general, huyendo de lo que consideraban era el final del mundo.

Algo similar, guardando las proporciones, fue lo que vivieron 2,2 millones de caleños la noche del jueves anterior, que sirvieron de experimento social para disuadir a miles de manifestantes que de manera pacífica en horas de la mañana se habían tomado las principales vías de la ciudad para protestar.

Con el paso de las horas llegaban los mismos cuatro vídeos en cadena que todos reprodujimos como esquizofrénicos. En cuestión de horas compartimos la imagen de un señor con un fusil que disparaba al aire, también la de unos muchachos descamisados en las unidades residenciales vecinas; y con la banda sonora de los gritos “allí vienen” o “se metieron”, las sombras nos hicieron pasar una de las peores noches de nuestra existencia.

Sería irresponsable decir que no existieron tales ataques a unidades residenciales. Así lo sustentan los más de 100 detenidos y los reportes de caleños que pasaron la noche en vela; pero el mismo mayor general William Ruiz aclaró que “hubo una pandemia de intimidación desde las redes sociales” y el alcalde Maurice Armitage admitió que no le cabía “la menor duda de que esto fue programado, organizado”, según declaró a los medios de comunicación.

No puedo negar la indignación que desde lejos sentimos quienes vivimos con los caleños esta situación ¿Por qué nos habían cogido de conejito de indias para probar tal fechoría? ¿Qué había hecho Cali para ser la única ciudad del país con este reporte de incidentes?

Nuestra bomba social fue la justificación de los hechos; la violencia y la delincuencia común la respuesta. Sin embargo, Bogotá también vivió ataques similares la noche del viernes y no dejo de preguntarme, ¿quién es el Orson Wells detrás de estos montajes?

No quisiera pensar que por vacíos de autoridad Cali está siendo saboteada, nuestra gente está también llamada a rechazar la violencia y a decirle a Colombia: ¡Momento! aquí también los buenos somos más.

Sigue en Twitter @MabelLaraNews

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS