Universidad y democracia

Septiembre 04, 2022 - 11:35 p. m. 2022-09-04 Por:
Elpais.com.co

El padre Arturo Sosa, S.J., actual General de los jesuitas, hizo un llamado a los rectores de las universidades regentadas por la Compañía de Jesús el pasado mes de agosto, en el cual señaló que las universidades como instituciones que fomentan la democracia tienen como condición buscar el bien común y propender por romper los círculos viciosos con que el autoritarismo está infiltrando los fundamentos de la vida social.

Por ello, las universidades están llamadas a formar para la participación en la vida pública, para la formación política de los nuevos ciudadanos, para que las instituciones democráticas se vean fortalecidas en todos los niveles. Por otra parte, hay que generar espacios de discusión plural, donde el diálogo social sea abierto y fecundo proyectando consensos sociales. La creación de una cultura profundamente democrática y participativa debe ser uno de los vectores presentes en los currículos de todas las universidades. Esto impone los retos de diseñar los procesos formativos con ejes transversales reales, no meramente nominales, sino con experiencias que marquen la estructura de los jóvenes gracias a una formación planificada y con rigor.

Muchos virus son los que atentan contra la democracia. Moisés Naim, en su libro ‘La revancha de los poderosos’, señala tres con especial atención: el populismo, la polarización y la postverdad. Pues bien, todos ellos erosionan el terreno democrático dándole espacio a la manipulación y el autoritarismo, para que los enemigos de la democracia terminen acomodados en el poder.

El populismo le quita el sentido auténtico al ejercicio de la voluntad de los pueblos. Aquí las universidades deben participar en la agenda pública de discusión con argumentos para mantener vigente el debate. En cuanto a la polarización reinante en la escena pública y que produce fanáticos y tribus digitales, gobernadas desde las bodegas que distorsionan la perspectiva de la discusión pública, las universidades están llamadas a aportar por la generación de información sopesada, contrastada y analizada críticamente. Por otro lado, una investigación pertinente ayudará a cualificar los debates públicos. Frente a la postverdad, que genera confusión conceptual y desinformación, que terminan propagando falacias y teorías conspirativas, convirtiéndose en rudimentos de manipulación, desde las universidades se debe trabajar mancomunadamente por la verdad, forjando claridad sobre la realidad para explicarla y dar valores a los ciudadanos.

Frente al populismo, debate público serio y profundo; frente a la polarización, la posibilidad de discusión plural y respeto entre todos los actores sociales; frente a la postverdad, la búsqueda sincera de la verdad.

Convertirnos en hombres y mujeres por y con los demás es el fruto de una sociedad bien educada. Las comunidades universitarias no pueden cejar en la formación de personas integrales e integradas, capaces de discernir el presente a lo largo de toda su vida, comprometidas con la solidaridad y la búsqueda de la justicia social.

Las universidades no podemos pasar agachadas frente esta misión tan importante para nuestra estructura social de defensa y fortalecimiento de la democracia.
*Rector Universidad Javeriana Cali

VER COMENTARIOS