Escuchar este artículo

El valor de la pluralidad y del centro

Noviembre 01, 2020 - 11:35 p. m. Por: Luis Felipe Gómez Restrepo

El ‘centro’ es mayoría en el país. En la última encuesta polimétrica sobre instituciones, política, economía y sociedad de Datos y Conceptos, arroja que la ubicación ideológica de las personas es mayoritariamente hacia el centro. Efectivamente, en el agrupamiento por tres niveles, el 53% aparece como de centro, el 24% como de derecha y finalmente, el 23% como de izquierda, para los datos nacionales.

En el caso de Cali los resultados, si bien conserva la mayoría en el centro con un 41%, tiene una derecha con el 32% y una izquierda del 27%, el dato más alto de las ciudades en que se hizo la encuesta y por encima de Bogotá que arrojó un 26%. Es decir, que el centro seduce más en esta región.

El centro es mayoritario y más bien constante en todos los segmentos por estudios, sin importar si se trata de solos bachilleres, o con carrera profesional o con maestrías y doctorados. En efecto, el centro ideológico oscila entre el 52% y 54% de los encuestados a nivel nacional. Así, no se trata de estudios, sino de una posición más bien existencial. A su vez, por grupos de edad, el centro es seleccionado entre el 48% y 55% de los encuestados, el más bajo corresponde a las edades entre 36 Y 45 años.
Pero de nuevo, es el más alto en todos los grupos de edades. Mientras que la izquierda tiene sus mayores números entre las personas con mayores títulos académicos y la derecha tiene su mayor presencia en aquellos grupos que tienen primaria y básica secundaria. En lo que tiene que ver con edades, la izquierda es más fuerte en los menores de 45 años, y la derecha es más fuerte en los mayores de esa edad.

Estos límites de izquierda, derecha y centro, no son tan fijos, hay mucha flexibilidad, mucha movilidad, no siempre están en el mismo lugar. Las narrativas de cada uno tienen sus matices, no siempre son iguales, aunque sean izquierdas, derechas y centros.

Si bien el centro puede ser una posición más como la izquierda y la derecha, especialmente cuando asume radicalmente su posición, puede convertirse en otro ‘extremo’. Pero también puede ser un puente entre derecha e izquierda. Estos resultados nos deben invitar a resaltar la importancia que puede tener una franja de centro en el país, y en general en democracia, pues tienden a generar consensos más amplios y a evitar que los extremos polaricen a las sociedades. El centro se convierte en una especie de balanza para que los extremos deban negociar sus posiciones, y se evite la polarización y los reduccionismos de los extremos.

A su vez, es muy importante que todo el espectro político-ideológico esté presente y tenga posibilidad de existencia. Que las distintas narrativas se puedan escuchar y debatir abiertamente. Que puedan existir y expresarse con tranquilidad. Su presencia es una riqueza muy importante para la democracia. La pluralidad es un signo de vitalidad, de fecundidad y de vida en sociedad.

En el fondo, que valores como la libertad y bien común se puedan articular en sociedad es una gran oportunidad para construir nuevas realidades en un país. Esa debe ser la tarea para una democracia en pluralidad y con un centro que sirva de catalizador y no de polarizador. En esto ha dado ejemplo el señor procurador Fernando Carrillo con su iniciativa de Diálogo Social.

* Rector Universidad Javeriana Cali

Sigue en Twitter @RectorJaveCali

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS