Al oído de Armitage

Al oído de Armitage

Enero 27, 2019 - 11:35 p.m. Por: Luis Felipe Gómez Restrepo

El 31 de diciembre de 2019 terminará el periodo de Maurice Armitage, un alcalde elegido con la segunda votación más alta en la ciudad desde 1987. Con un año electoral de muchas tensiones sociales por delante, podemos proponerle algunos desafíos para que este año sea un momento de consolidación.

Un primer desafío será mejorar la calificación recibida por la gestión integral de la ciudad de parte del Departamento Nacional de Planeación. En Cali se muestra una alta ejecución del gasto y un bajo cumplimiento de metas de inversión. Si bien esta administración ha hecho un importante avance en darle una salida de forma sostenible al MÍO, es clave que no se vuelva un factor de desestabilización financiera. Hay una relativa baja ejecución de las Megaobras que prevé solo la ejecución del puente de la Carrera 100 con Simón Bolívar. Es vital que la administración deje un buen banco de proyectos para enfrentar los problemas más críticos de Cali.

Un segundo desafío tiene que ver con Emcali. Con las situaciones generadas por el fenómeno del niño y la inminente necesidad de comprar energía para garantizar regularidad y estabilidad en la prestación del servicio. Esta situación incrementará las tarifas para el usuario, aun con el atenuante de que este aumento sea menor al del año 2014. El panorama no está despejado para las Empresas Municipales de Cali, no solo en el tema de energía sino en el de telecomunicaciones en el que se cuentan pérdidas por más de 140 mil millones de pesos, solo teniendo en cuenta el último año. Este es un problema con una historia larga, que puede hacerse crítico en 2019. Entre más fortalecida pueda dejar a Emcali será un aporte clave para el futuro de la ciudad.

Un tercer desafío será enfrentar los tres flagelos que hacen perder competitividad a la ciudad según la Comisión Regional de Competitividad, Ciencia, Tecnología e Innovación del Departamento; la seguridad, la salud y la tramitología. Podría añadirse a esta triada, la educación, un tema al que el Alcalde le dio gran importancia durante 2018 con una inversión mayor a la de vigencias anteriores. Los déficits acumulados en infraestructura y talento humano en la educación básica media han cobrado su cuota en calidad y resultados en las pruebas nacionales Saber 11 en las que los jóvenes caleños obtienen en promedio resultados inferiores a los de las principales ciudades y a la media nacional.

Un cuarto desafío crítico es el de la seguridad; en este aspecto el alcalde Armitage ha mostrado una reducción en la tasa de homicidios de hasta 43 % en 2018, el mejor porcentaje en 25 años según se afirma desde su administración. Las cifras, sin embargo, hablan de un aumento en hurtos y atracos en la ciudad y de una profusión de casos de violencia intrafamiliar donde las mujeres son las principales víctimas que no favorece la percepción de seguridad general del ciudadano.

Finalmente, entre muchos otros desafíos para este último año resulta relevante el cambio estructural de la urbe hacia un distrito deportivo, cultural, turístico, empresarial y de servicios. El trabajo de 2019 sentará las bases sobre la mejor manera de financiar el cambio y de anticipar y prevenir la fragmentación de la ciudad.

Armitage y su equipo pueden hacer un esfuerzo redoblado, para que Cali en este año se fortalezca y podamos enfrentar mejor los retos del futuro.

* Rector Universidad Javeriana Cali

Sigue en Twitter @RectorJaveCali

VER COMENTARIOS
Columnistas