La fuerza de las ideas

La fuerza de las ideas

Octubre 19, 2018 - 11:35 p.m. Por: Julián Domínguez Rivera

Uno de los rompecabezas más difíciles de completar es el de los factores que permiten que un país alcance un mayor y sostenido crecimiento económico. Máxime, cuando este objetivo recae en buena medida en factores externos, los cuales no se pueden controlar directamente.

Como el choque que se vivió por la caída en los precios del petróleo, el riesgo que vive el mundo por los proteccionismos y la guerra comercial iniciada por Estados Unidos contra algunos países, como China o Turquía, país que además sufre el desplome de su moneda, lo que ha espantado a los inversionistas, con repercusión en otras economías emergentes.

La fórmula para mitigar lo anterior es contar con una economía competitiva, diversificada, con una oferta de productos de mayor valor agregado y con un bajo endeudamiento, entre otros factores de manejo interno.

Con todo, los factores internos han sido para naciones como la nuestra muy difíciles de gestionar dado que requieren del diseño de visiones de largo plazo y una eficiente y transparente gestión de los planes construidos, además, obviamente, de los recursos para llevarlos a cabo.

El más reciente Reporte Global de Competitividad del Foro Económico Mundial muestra que Colombia, en lugar de avanzar en competitividad al ritmo que lo hacen otros países, retrocede en algunos aspectos clave como instituciones, adopción de TIC y capacidad de innovación, además de tener rezagos en aspectos como infraestructura, educación, mercado de productos y mercado laboral.

Dicho reporte cuenta con una nueva metodología, que señala que una economía próspera en la 4ª Revolución Industrial necesita ser “resiliente frente a shocks externos, ágil en aceptar los cambios y no resistirlos, construir un ecosistema de innovación y prestar especial énfasis en el capital humano”.

Días antes de que se publicara este informe, se conoció que el estadounidense Paul Romer recibió el Premio Nobel de Economía, distinción que le dio la academia sueca por sus teorías en las que ha señalado que “La acumulación de ideas sostiene el crecimiento económico.

Sin duda, el poder de las ideas innovativas no sólo es clave para avanzar, sino obligatorio en el nuevo contexto de desarrollo mundial. Buscar fórmulas diferentes para superar las dificultades e impulsar proyectos exitosos. Atrevernos a pensar ‘por fuera de la caja’ o, mejor aún, creer firmemente que no hay caja. Propiciar e incentivar a quien se atreva a proponer ideas diferentes en todos los entornos: laboral, público, académico, social...

Ahuyentar los tradicionales obstáculos mentales que ponemos de manera consciente o inconsciente. Evitar caer en el famoso ‘gatopardismo’ que describía Lampedusa como: “Que todo cambie para que todo siga igual”, en el que el ‘status quo’ amolda los cambios en su propio beneficio.

Colombia es un país privilegiado en recursos naturales y en talento humano. Se requieren ideas innovativas para orientar estas potencialidades de manera más próspera y eficiente, y lograr alcanzar un crecimiento por encima del potencial. Pero crecer con un sentido profundo, con énfasis en la sostenibilidad y el bienestar colectivo, para que sea y se construya como un propósito de todos.

En una reciente columna publicada en Dinero.com, Pablo Londoño resalta las ideas del exitoso empresario brasileño Ricardo Semler, quien afirma que “Uno de los grandes fracasos de la humanidad es repetir consistentemente errores heredados, que asumimos como normas de vida, sin darnos el espacio para retarlos”.

Avanzaremos a un mayor ritmo cuando nos atrevamos a gestionar el crecimiento bajo un modelo que sea innovativo, incluyente y sustentable. Se trata de un desafío formidable, en el que las nuevas generaciones de líderes empresariales, políticos, sociales y, en general, de todos los campos serán esenciales para lograrlo.

VER COMENTARIOS
Columnistas