Saldo en rojo

Agosto 03, 2022 - 11:40 p. m. 2022-08-03 Por: Jorge Restrepo Potes

Uno quisiera ser benévolo para juzgar el período presidencial de Iván Duque, pero es que “el hombre no se presta”, como dicen en Tuluá. Reconozco que la gestión del Gobierno en la pandemia fue eficaz, porque contó con un ministro de Salud excelente, el doctor Fernando Ruiz Gómez, quien se ganó el tigre de la rifa pues a los pocos días de asumir el cargo, cayó el virus Covid-19.

De resto, no vemos los colombianos de lo que tanto se ufana el presidente. Desde luego, los problemas externos azotan las cuentas nacionales, pero hay aspectos del manejo de la Hacienda, que son un desastre: el aumento tremendo de la deuda externa oficial; el crecido déficit de la cuenta corriente; el gasto público desbordado, en fin, “un Gobierno derrochón”, para usar la sentencia que usa el expresidente Uribe.

Por formación recibida de mi familia y de los institutos en los que cursé bachillerato y carrera, no me veo faltándole al respeto a nadie, y menos a una autoridad. El abucheo a Duque en la tarde de instalación de las cámaras legislativas, me parece un acto de mala educación. Pero si analizamos las condiciones de modo, tiempo y lugar, creo que se dieron las suficientes para que la mayoría de los senadores y los representantes se exaltaran, porque también fue una falta de respeto que allí el mandatario soltara tantas mentiras juntas, intolerables varias de ellas.

Decir, por ejemplo, que él y su Gobierno han sido defensores del Acuerdo de Paz con las Farc, no tiene presentación porque todos sabemos que lo que hicieron, tanto el Presidente como los líderes del Centro Democrático, su partido, fue tratar de “hacer trizas el Acuerdo”, obedeciendo la consigna de su campaña en 2018. Eso de que logró ‘paz con legalidad’ es un eufemismo para significar que lo que se pactó en La Habana fue ilegal, cuando lo cierto es que el Acuerdo goza de rango constitucional, y es reconocido en altas instancias internacionales como digno de ser imitado.

¿Será que el Presidente olvida que él y sus congresistas se opusieron a que se les diera a las víctimas del conflicto 16 curules en la Cámara de Representantes? Si hoy tienen esas curules es contra la voluntad de Duque y sus parciales.

¿Será que el Presidente olvida los monumentales ‘osos’ ante mandatarios foráneos, que pena ajena nos produjeron? Armar un concierto en la frontera con Venezuela para darle legitimidad a Juan Guaidó y vaticinar allí -enero de 2019- que al régimen de Maduro le quedaba pocas horas. Tremendo plantígrado siberiano, porque el inquilino de Miraflores ve que al que le queda hoy poco tiempo es al que pronosticó su caída hace tres años largos.

Funcionarios que echaron mano a dineros públicos, o que no se dieron cuenta de lo que hacían sus subalternos. Se perdieron 70 mil millones de MinTic y la titular de esa cartera fue respaldada por su superior jerárquico.

Hace poco vimos que hay 500 mil millones embolatados del proyecto Ocad-Paz, porque el dinero que debía de ir a municipios afectados por el conflicto armado, se esfumó.

La permanente intervención en política de Iván Duque es asombrosa. Se introdujo a las campañas en favor de candidatos de sus afectos. Criticó las propuestas de Petro. Respaldó al general Zapateiro en sus arremetidas contra el candidato del Pacto Histórico, cuando ha debido llamarlo a calificar servicios.

En fin, el balance de este Gobierno muestra resultados catastróficos porque el saldo es de un rojo subido.

Lee contenido sin límites en elpais.com.co por $800 primer mes
VER COMENTARIOS