¡En marcha!

¡En marcha!

Diciembre 12, 2018 - 11:40 p.m. Por: Jorge Restrepo Potes

Atendiendo obligante invitación, asistí en Bogotá al acto fundacional del proyecto político En Marcha, que pretende revivir en Colombia la ideología liberal, tan vapuleada por los dirigentes actuales del partido, al cual renunciamos muchos de sus miembros, incluidos los líderes del nuevo movimiento.

Quienes renunciamos a la membrecía del Partido Liberal lo hicimos en el convencimiento de que la dirección única del expresidente César Gaviria ha sido funesta porque ha obrado en contravía de lo que ha sido la colectividad en sus 170 años de historia desde su fundación por Ezequiel Rojas y Vicente Azuero.

Gaviria, en un acto de irresponsabilidad política, entregó las banderas liberales a Álvaro Uribe, sin detenerse a pensar que el jefe del Centro Democrático ha sido el más tenaz adversario del liberalismo desde los años de la violencia de mediados del Siglo XX.

Sin parar mientes en el proceloso tránsito del partido, que en defensa de la libertad lo llevó a intervenir en varias de las guerras civiles del Siglo XIX, hasta la última gran conflagración de los Mil Días, el expresidente comprometió los votos rojos para la candidatura de Iván Duque, a cambio de nada.

Elegido “el que dijo Uribe” le volvió la espalda a Gaviria y a sus bancadas de Senado y Cámara, que se sumaron a esa burda claudicación y ahí están ahora de ‘independientes’, lo cual es absurdo pues si votaron a Duque les correspondía ser gobiernistas, que era lo lógico. Quedaron con el pecado y sin el género.

La masa liberal quedó estupefacta pues no podía entender que César Gaviria traicionara al excelente candidato del partido, Humberto de la Calle, antes de la primera vuelta, en la que sufragaron por Duque, que es como decir Uribe. Increíble.

Por eso un número amplio de liberales renunciamos a nuestra condición de miembros del Partido Liberal, y nos declaramos en rebeldía. El 29 de noviembre último se celebró en la capital un importante evento en el que se fijaron las bases del movimiento En Marcha, que no está integrado únicamente por liberales pues abrió sus puertas a todos los que creen en la vigencia de nuestro ideario, que trasciende la connotación partidista y reivindica esa ideología como filosofía universal.

El libre examen, la igualdad de género, la atención a las necesidades básicas de los colombianos, la auténtica democracia para que el partido vuelva a ser canal de expresión del pueblo, y sobre todo bastión contra la corrupción y defensor decidido del acuerdo de paz con las Farc.

Salí muy reconfortado de esa reunión. Se pasó un excelente video mostrando lo que se propone hacer En Marcha, y me sorprendió ver en esa cita a tantos jóvenes, hombres y mujeres, que se vinculan con el fin de apoyar el compromiso de hacer que las ideas liberales resurjan y con ellas un partido remozado, para volver a ser el partido del pueblo.

A ese noble proyecto dedicaré todas las fuerzas que me quedan, para que en las elecciones del año próximo auténticos liberales desplacen a los que feriaron las ideas, y llevar a los mejores hombres y mujeres a concejos, asambleas, alcaldías y gobernaciones.

Invito a los liberales vallecaucanos a sumarse a esta empresa de salvación de una colectividad a la que se debe buena parte de la historia nacional. Oportunamente se dará a conocer la organización que tendrá este movimiento, que estrenará, de aprobarse la reforma política, el sano sistema de las listas cerradas.

VER COMENTARIOS
Columnistas