Dos exposiciones

Escuchar este artículo

Dos exposiciones

Febrero 19, 2020 - 11:40 p. m. Por: Jorge Restrepo Potes

El Arte -y particularmente el arte de la pintura- ha sobrevivido porque no es imitación de la naturaleza, pues si así fuese no habría podido resistir la competencia de la fotografía y, especialmente, del cinematógrafo, que pone a hablar y a moverse a los protagonistas.

Y sobrevive, porque la gente halla en la pintura un regalo para el espíritu. Dígalo si no, la emoción que se experimenta en el Louvre ante el cuadro de Mona Lisa, salido de la mano genial de Leonardo Da Vinci, de la que nadie ha podido descifrar su enigmática sonrisa, ni cuál fue la bella dama italiana que posó para el óleo.

Ahora en Cali, Cine Colombia nos trae una serie de documentales en los que podemos apreciar a los grandes maestros como Rembrandt, el mismo Da Vinci, Dalí, Degas, Monet, Manet, Picasso, Lucian Freud, nieto del creador del psicoanálisis, y tantos otros, y lo mejor es que la boletería se agota, lo que quiere decir para contento general, que fuera de la Salsa también otras expresiones del espíritu anidan en la Sultana del Valle, o Sucursal del Cielo, si se quiere. Aplausos a Cineco.

Hoy jueves se abre en el Club de Ejecutivos -6:00 p.m.- la exposición de Alexandra Guzmán Navia, por quien, junto con su madre Olga Navia Tejada y su hermana Olga Lucía, guardo especial afecto. Las conocí en la campaña de Óscar Gamboa a la Gobernación, en la que fueron activas participantes. Allí supe que Alexandra es pintora de altas valencias, y dos cuadros suyos que obsequió para fortalecer la caja, llegaron a mis manos, uno porque el ganador de la rifa me lo vendió, y el otro, porque al no haber ganador, también lo adquirí, y ambos lucen en mi apartamento. Son verdaderamente preciosos, pues iluminan el recinto con su luz propia.

Alexandra colgará en la sede social atrás mencionada varias de sus obras que muestran el dominio de su técnica pictórica, que a mí, sin ser experto en la materia -y quizás por eso mismo- me parece asombrosa.

A partir de esta tarde, acudan amables lectores a ver la exposición y estoy seguro de que saldrán encantados.

***

En Proartes, desde el 29 de enero y por un mes, está expuesta la obra de Ana María Hurtado Botero, por quien profeso admiración y cariño infinitos. Admiración, porque ha logrado crear un estilo particular que maneja pintura y escultura a través de relieves, con un dominio absoluto del color. Y cariño, no solo por su linda personalidad sino también porque es hija de Carlos Alberto y Amparo, que figuran entre mis amistades más distinguidas.

Sus relieves, construidos en madera, acrílico y metal, con una gama cromática que resaltan la luz, y logran la emoción visual del espectador, que queda extasiado con cada una de sus creaciones.

Ana María estudió diseño y moda en Bogotá, París y Madrid, y en la Bienal de Diseño en Bogotá en 2014 obtuvo un significativo premio.

En 2019 hizo parte de una muestra colectiva en la galería Arcot de Bogotá. La de Proartes es su primera muestra individual.

Invito a mis lectores a asistir a la hermosa casona de Proartes para que admiren estas extraordinarias creaciones de mi paisana tulueña, a quien auguro muchos triunfos en su vida artística. Tiene el futuro abierto en el mundo de la plástica.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS