Oasis

Oasis

Diciembre 26, 2018 - 11:30 p.m. Por: Gonzalo Gallo

Según un cuento egipcio un ataúd examina su realidad y después de pensar mucho habla así:

“Quien me hace, me abandona; quien me compra, no me usa; quien me usa no me ve ni me valora”.

Hace años entré por un rato a un ataúd para tener una sensación inesperada, la verdad, no lo recomiendo.

Es que me gusta vivir experiencias que se salen de lo común y que siempre te dejan valiosas lecciones.

Es bueno tomar la vida como una aventura en la que exploras cosas nuevas y te atreves a hacer lo que a otros les da miedo.

De niño arreglaba las flores en las tumbas altas de un cementerio y ayudaba al sepulturero a sacar los huesos de ataúdes podridos.

Eso me ayudó a no tenerle miedo a la muerte y a verla como un simple paso entre vidas.

Recuerdo al sabio amigo Álvaro Pío Valencia de Popayán a quien le pregunté ya anciano.

- ¿Y cuándo llegue la muerte que hará?

- Sacarla a bailar, fue su hermosa respuesta.

VER COMENTARIOS
Columnistas