Siete hitos

Siete hitos

Diciembre 30, 2018 - 06:50 a.m. Por: Francisco José Lloreda Mera

El 2018 fue un año decisivo para el país por la elección de presidente de la República. Superada la incertidumbre que generó, la transición y el difícil inicio del nuevo gobierno, es necesario señalar algunos de los principales desafíos del próximo año. Algunos no son más que una reiteración de los del año que termina e incluso de los previos, con matices. Pero para 2019 hay siete hitos que, dependiendo de su desenlace, serán determinantes.

Odebrecht. No es el único caso de corrupción pues este cáncer está enquistado en todas las esferas de la vida nacional, en la política y la Justicia y en la contratación oficial. Pero es uno de los más indignantes y escabrosos, por sus tentáculos al más alto nivel, por la desconfianza en su investigación y la muerte coincidente de testigos claves. Se necesita desentrañar y desenmascarar este caso macabro, caiga el que caiga, cueste lo que cueste.

Santrich. La paz con las Farc está en riesgo y no por sus enemigos en el establecimiento, sino por quienes hicieron parte del grupo guerrillero y están haciendo lo imposible por burlar el acuerdo. Las disidencias, la estampida de ‘Iván Márquez’ y el malabarismo de la JEP para evitar la extradición de ‘Santrich’, amenazan la credibilidad del proceso. El exguerrillero debe ser extraditado, sin dilación. Y todos los que siguieron delinquiendo.

Cultivos ilícitos. Se sabe que el narcotráfico es el principal combustible de la violencia, pero no aprendemos. Error garrafal el del gobierno anterior al prohibir, con argumentos ligeros, la erradicación con glifosato; equivocación secundada por las cortes. Ahí está el resultado: un país inundado de coca y de bandas criminales. En buena hora el gobierno entrante decidió corregir el rumbo. No da espera la erradicación forzosa de dicho cultivo.

Infraestructura. Produce rabia lo que pasa con las obras del túnel de La Línea, para no recabar en los problemas de la vía a Buenaventura, al Llano y la Ruta del Sol. Además del deterioro de trayectos terminados, se anuncia que se requieren $620 mil millones más para terminar la vía que atraviesa la Cordillera Central y lo peor, reconstruir y demoler algunas obras. Vergonzoso. Celeridad en las obras y en las demandas a los contratistas.

Petróleo y gas. El país no ha dimensionado lo que significaría perder la autosuficiencia en hidrocarburos, su enorme costo fiscal e impacto en el desarrollo. Si no se impulsa con decisión la exploración y se viabilizan las operaciones, y se da vía libre al desarrollo de los yacimientos no convencionales y se despejan los proyectos costa afuera, a la vuelta de unos años estaremos en serios problemas. 2019 será decisivo para evitar una debacle.

Crecimiento. Digan lo que digan los críticos, con y sin razón, la Ley de Financiamiento incluye medidas que deben mejorar las condiciones de inversión; la carga tributaria de las empresas, independiente de su tamaño, era insostenible y contraproducente. Contra viento y marea, el gobierno le apostó al crecimiento del sector privado y de la economía, y del empleo formal. A trabajar para que así sea. Ojalá el contexto internacional ayude.

Estos desafíos pueden ser sorteados con éxito si nos lo proponemos y si lo trabajamos. Pero serán más factibles, si se atenúa la polarización. Lo más increíble es que quienes más la criticaron en el pasado son quienes más la alimentan hoy día; le tiran al Presidente y al gobierno, porque sí y porque no. El disentimiento en política es necesario, pero no el que se origina en la mezquindad y la rabia. Siete hitos para reflexionar, para actuar.

Sigue en Twitter @FcoLloreda

VER COMENTARIOS
Columnistas