Que se definan

Escuchar este artículo

Que se definan

Enero 19, 2020 - 06:50 a. m. Por: Francisco José Lloreda Mera

El Gobierno de Colombia le ha solicitado al de Cuba enviar en extradición a alias Gabino, lo que ha desatado una polémica sobre su viabilidad, dado el protocolo de protección de los negociadores, firmado con el Eln, en caso de romperse los diálogos. Coincide con el aniversario del ataque terrorista contra la Escuela de Policía General Santander, y la propuesta de unos y la exigencia de otros, de reiniciar la negociación con esa guerrilla.

El 5 de abril de 2016, un mes después de iniciados los diálogos entre el gobierno de Juan Manuel Santos y la dirigencia del Eln, las partes y los países garantes suscribieron un documento que fijaba el procedimiento para garantizar la seguridad de la delegación guerrillera, en caso de una ruptura de la negociación. Los firmantes fueron Frank Pearl a nombre del Gobierno y Antonio García del Eln, como jefes de ambas delegaciones.

¿Qué dice ese protocolo? Señala que, de romperse el diálogo, las dos partes y los países garantes tendrían 15 días para planear y concretar el retorno de la delegación del Eln a Colombia y de ser necesarias las “inserciones en territorio colombiano”, es decir, selva adentro, las operaciones militares cesarían durante 72 horas en unas áreas por definir. No quedó claro cómo ni cuándo sería el regreso, pero tenía un objetivo muy específico.

Son usuales este tipo de acuerdos al comienzo de una negociación con un grupo armado ilegal, para garantizarle que pueda dirigirse al lugar que decida sin ser perseguido de inmediato. La discusión en el caso de Colombia, tiene varias aristas. El Comisionado de Paz, Miguel Ceballos, dice que, dado que el gobierno no dio continuidad a los diálogos con el ELN, no está obligado a reconocer el protocolo suscrito por el gobierno Santos.

Cuba indica, a su turno, en lo que coincide con funcionarios del anterior gobierno, que el protocolo está vigente y amparado en el mismo, protege a los cabecillas del Eln. A lo que Colombia responde, además, recordando un tratado de extradición de 1932, que el gobierno de la Isla desconoce porque fue suscrito bajo el régimen de Fulgencio Batista. Es decir, para Cuba el protocolo y no el tratado está vigente, para Colombia lo contrario.

Explicado lo anterior, vamos al grano. Independiente del reconocimiento del protocolo, lo cierto es que tenía un objetivo temporal: garantizar la seguridad de los delegados del Eln, por unos días, mientras regresaban a Colombia o decidían dónde ir, sin que se les persiguiera. De eso hace un año y están en Cuba felices y aburguesados y a decir verdad, sin interés en regresar, pues desde allá dirigen la guerrilla. Y de venir, lo hacen callados.

Es decir, el protocolo no debería ser esgrimido como la razón para negar la extradición. La tesis de su vigencia nos conduciría al escenario absurdo de que nunca se les podrá perseguir, independiente de donde estén. De ser así, el gobierno anterior habría firmado un protocolo sin tiempos ni límites: una licencia eterna e internacional para delinquir. Seamos serios, el tema no es el protocolo, esa es la excusa para no extraditar a 'Gabino'.

Lo que nos lleva al tema de fondo: la corresponsabilidad entre gobiernos que mantienen relaciones diplomáticas. Cómo se explica que Cuba, supuestamente un gobierno amigo, proteja en su territorio, un año y medio después de cesar la negociación con el Eln, a criminales buscados por la Justicia colombiana, y que además se niegue a extraditarlos; o los extradita o los expulsa. Lo que resulta inaceptable es que sigan con ese juego doble, hipócrita, marrullero, que desde hace décadas han tenido con Colombia. Que se definan.

Sigue en Twitter @FcoLloreda

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS