Olores íntimos

Escuchar este artículo

Olores íntimos

Junio 26, 2020 - 11:45 p. m. Por: Eduardo José Victoria Ruiz

Gran reto encontrar temas que no tengan que ver con pandemia. Por eso me pareció diferente el emprendimiento de la actriz Gwyneth Paltrow, ganadora del Oscar por ‘Shakespeare enamorado’ quien decidió lanzar velones con olor a climax sexual. Mi inquietud inicial fue la diversidad de olores íntimos en la humanidad; en ese caso, ¿cómo asegurar que esa vela lleva tal aroma? Para comparar con otro manjar típico, todo buen sancocho tiene notas de cimarrón pero no todos los sancochos huelen igual. Ni saben idéntico. Fortunosamente. Pues indagando llegué al slogan del velón de Gwyneth: ‘This smells like my orgasm’, es decir, quien paga US $75 por cada velón, olerá el orgasmo de la famosa actriz.

Gwyneth hábilmente lo promociona para que ellas en su recato o en su lujuria, lancen mensajes encendiendo la famosa vela. A mí me preocupa mucho un amigo que está perdiendo la memoria rápidamente. Estoy seguro que apenas le enciendan la vela, él pensará que ya todo estuvo consumado y se quedará dormido. Lo increíble es que no es el primer producto de ese género que lanza Gwyneth, anteriormente lo hizo con otro velón con aroma vaginal y fue un éxito.

La idea de encontrar los aromas de la pareja en velones no me llama la atención. Es mejor descubrirlos que comprarlos. Y que la adicción sea por el manjar y no por el olor a esencia de vainilla. Un buen aroma se fija en lo más recóndito del cerebro y solo la muerte neurológica nos acaba los recuerdos y las ganas. El café de la mañana, el pan caliente, el ordeño, la hierba fresca, pero nada como el olor perenne a esas noches lejanas.

En la picaresca vallecaucana hay una anécdota sobre este tema. El inolvidable Álvaro Bueno Campo recordado como ‘el Pasudo Bueno’ tenía un gallinero en Agua Clara en Palmira y al lado, un italiano puso un motel. Un día el italiano le hizo el reclamo al ‘Pasudo’ sobre el malestar de las parejas por culpa del olor a gallinaza, a lo que respondió el ‘Pasudo’: “Pues mis gallinas también están molestas con el olor de las viejas que van a su motel y mis gallinas, ¡no se quejan!”.

Un cabezazo de mercadeo de Gwyneth pues el velón no lleva feromonas, sino pomelo, aceite de naranja amarga y grosella negra con té de pólvora. Este té puede ser la clave.

Qué pena, traté de no escribir de pandemia y terminé en pan-de-Gwineth. No se extrañen que ese sea su próximo lanzamiento comestible.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS