Escuchar este artículo

La actitud 2020

Diciembre 13, 2019 - 11:45 p. m. Por: Eduardo José Victoria Ruiz

Hechos recientes como la lista de logros que hicieron que Dilian Francisca Toro fuera elegida como la mejor gobernadora del país, la visión de los inversionistas extranjeros sobre Colombia y el Valle y los destacados reconocimientos sobre Cali, especialmente en materia educativa en la administración Armitage , nos deben invitar a revisar el vínculo entre gobernantes y comunidad.

Dilian superó con creces la prevención inicial sobre su nombre y gestión. Si algo quisiera destacar fue la apertura a todos e indiscutiblemente a los gremios. Lo que pudo haber sido una demostración de poder y de revancha contra sus críticos, fue exactamente lo contrario. La mano tendida del gobernante con visión de futuro. Así lo entendió el sector privado y quienes en su momento habían sido opositores para finalmente reconocer que Dilian es seguramente la política de mayor proyección nacional, no solo por su cauda electoral sino por sus calidades como administradora. El reto para Clara Luz, la nueva gobernadora, es seguir por esta misma senda de tal manera que se consolide una manera óptima de hacer gestión pública. El Valle y la proyección nacional de su movimiento así lo requieren y tengo fe en que se logrará por las capacidades ejecutoras de la nueva gobernante.

Ese ejemplo es inspirador para la alcaldía. Quienes han escuchado al alcalde electo en las comisiones de empalme están gratamente sorprendidos con Jorge Iván Ospina versión 2.0; más estructurado, responsable con sus opiniones, ansioso de buenas prácticas administrativas y seguramente más incluyente. Es importante que esta apertura sea de ambos lados. Como se ha logrado en Bogotá, las prevenciones deben y pueden bajarse desde el sector empresarial, la oposición y los sectores donde Jorge Iván no venció. No podemos seguirnos desgastando en la crítica, el pesimismo y los calificativos injustos. Siento que los críticos fueron exageradamente duros con Armitage al punto que los logros destacados al final de su gestión, seguramente harán tragarse los adjetivos a quienes no apreciaron su entrega y compromiso.

No podemos seguir rumiando sobre un pesimismo que nos hace pesado el caminar diario, que desvaloriza nuestras inversiones y que nos lleva a mirar permanentemente los pastos ajenos. Este debe ser un propósito común de los nuevos gobernantes y de todos los vallecaucanos. Todos a una.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS