El sexo contractual

Mayo 06, 2022 - 11:45 p. m. 2022-05-06 Por: Eduardo José Victoria Ruiz

Usualmente, los acuerdos prematrimoniales entre los ricos y famosos desbordan la imaginación. Las exigencias financieras y de temas obvios como la custodia de los hijos, son superados por apetencias sexuales y otras condiciones. Michael Douglas y Katherine Zeta-Jones acordaron que ella percibiría US$1 millón anuales pero que lo perdería si engordaba más de 10 kilos. Él goza pesándola.

Madonna exigió en su acuerdo con Guy Ritchie que ella llevaría iniciativa en el sexo y podrían darse infidelidades con una serie de precauciones. Jesica Blel y Justin Timberlake estipularon que este le pagaría US$500 mil si lo pillan en camas ajenas. Y esto no solo es en Hollywood. Cuando el fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, se casó con la médica Priscilla Chan está exigió que en cada semana deberían tener un encuentro a solas de 1,45 horas. La chinita no quería que la entrega a la tecnología y al dinero impidiera cortos encuentros de pasión.

Todas las anteriores precauciones fueron superadas por el acuerdo prematrimonial entre los actores Ben Affleck y Jenniffer López, pues esta exigió que harán el amor por lo menos 4 veces a la semana. Las preguntas inundan la imaginación popular:

- ¿Es un amor apasionado o una particular forma de descremar a Ben para que no tenga energías para mirar por la ventana?

- ¿Será que la contabilidad apagará la pasión?

- Hablando de contabilidad, ¿habrá débitos y créditos sexuales? Me explico, si en una semana hay 5 encuentros íntimos, ¿el polvo extra podrá ser abonado a la semana siguiente? Y al revés, ¿se podrá negociar en una semana floja, compensación en la siguiente?

- ¿Qué pasará con las consabidas jaquecas? ¿Será un punto que beneficiará a Affleck?

- ¿Las ejecutorias notables como maromas de pie en la hamaca o hacer el amor en el filo de la terraza mirando a Manhattan, darán un puntaje especial que amortigüen la exigencia del indicador semanal?

- ¿Los juegos eróticos en pareja, ricos en imaginación pero que no concluyen necesariamente en inmersión corporal, tendrán validez para dar puntos y cumplir la meta?

- ¿Cuando estén lejos por sus actividades laborales, les tocará cumplir en débito conyugal de manera virtual?

- ¿Cada uno de estos acuerdos o concesiones adicionales, debe hacerse a través de un otro sí? En ese caso recomiendo registrarlo donde María Inés Pantoja, Notaria 69.

En conclusión, me generan una hartera infinita los acuerdos de estos ricos que hasta los encuentros íntimos contabilizan impidiendo que fluyan las ganas y las emociones auténticas. Y si estas no se dan, pues sin pleitos legales ni reportajes, las cosas llegan a su fin. Con discreción y sin que nadie se multe ni se pene.

Lee contenido sin límites en elpais.com.co por $800 primer mes
VER COMENTARIOS