A cuidar la democracia

Escuchar este artículo

A cuidar la democracia

Octubre 25, 2019 - 11:45 p. m. Por: Eduardo José Victoria Ruiz

A raíz de los salvajes sucesos de Chile recibimos una reflexión de una colombiana quien allí vive y aprendió a amar ese bello país. Su plan era quedarse para siempre en esa tranquilidad, orden y cultura. Su dolorosa reflexión final fue “me he dado cuenta que sembré mis afectos alrededor de un país que en el fondo, desconozco”.

Evidentemente, esas reacciones de violencia colectiva eran inimaginables. Lo cierto es que los países están cambiando porque hay una revolución en el comportamiento humano, estimulado especialmente por la manera de comunicarse. Una semilla de insatisfacción puesta en las redes genera en horas un tsunami de agresividad. Ese ciudadano que no tenía como expresarse puesto que en la casa ni lo dejaban hablar, se convirtió en un promotor de reacciones, manifestando desde la palma de su mano las raíces de la injusticia, narra el atropello, critica a su mandatario y convoca una reunión de protesta.

Gobernar hoy es mas difícil que nunca porque cada ciudadano es juez diario de sus gobernantes, con el poder de evaluarlo públicamente y juzgarlo incluso por las vías de hecho. Esto no tiene antecedentes.

Como vamos los gobernantes serán revocados no por el complejo trámite que hay previsto actualmente, sino por las reacciones de indignados e insatisfechos que antes eran testigos pacientes del ocaso de sus mandatos. Como si fuera poco, los programas de gobierno son muy amplios y las necesidades de la comunidad, diversas.

La revuelta chilena empezó por el valor de los tiquetes del Metro y de nada sirvió reversarla pues la lista de exigencias de los manifestantes fue tan larga, que ni el perdón de Piñera ni sus variadas concesiones a los reclamos, han aplacado la furia de los manifestantes.

Sumemos el ánimo perverso de los desestabilizadores profesionales, quienes a lo largo del continente, seguirán estimulando la violencia.

Si queremos mantener la democracia, debemos elegir gobernantes capaces, serios y creativos para atender eficazmente las necesidades de nuestras comunidades. Mandatarios que se sepan comunicar y hagan uso eficiente de la tecnología para transmitir sus programas, avances y logros. Alcaldes y gobernadores que simultáneamente con su vocación social hagan respetar las leyes y acompañen la autoridad ante la terrible tendencia de reclamar con violencia.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS